7 cambios que experimenta tu cuerpo cuando dejas de consumir azúcar

El consumo de azúcar puede provocar la acumulación de grasa en la zona abdominal. Se estima que sus efectos en el hígado son similares a los del alcohol.

Desde hace algunos años se viene advirtiendo de que el consumo de azúcar en exceso puede ser muy perjudicial para la salud, pues es una de las causas principales de diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y obesidad.

Si bien, el azúcar en sí misma no es del todo mala, de lo que se advierte es de que no se debe consumir excesivamente y mucho menos en su presentación refinada, que es la forma en que más se encuentra en el mercado.

En su forma natural se puede encontrar en alimentos como las frutas y no representa un peligro para la salud. Lo que viene preocupando a los expertos en salud es que en la mayoría de las dietas está presente el azúcar refinado.

Parece imposible detener el consumo de este nutriente, ya que además de venderse para añadir a los alimentos, también está presente en dulces, panes, procesados, salsas y muchos otros alimentos que se comercializan para incluir en la dieta.

A pesar de esto, los médicos y nutricionistas están haciendo una llamada de alerta para que cada uno tome conciencia del daño que el azúcar le puede causar al cuerpo y de lo importante que es evitar su consumo en exceso.

Al comprometerte por tu salud y dejar de incluir este nutriente en la dieta puedes lograr increíbles cambios en tu cuerpo que mejoran tu calidad de vida. A continuación te damos 7 razones para que dejes de comer este producto.

Tu cuerpo se empieza a saciar

El consumo de azúcar suprime una hormona de nuestro cuerpo llamada leptina, que es la responsable de darnos sensación de saciedad después de comer. El resultado de esto es el deseo insaciable de comer y seguir sintiendo el sabor del dulce.

Al dejar de comer azúcar, el cuerpo vuelve a regular el apetito de manera adecuada y los alimentos aportan mayor sensación de saciedad, lo que se traduce en menor ingesta de calorías y dulce.

Proteges tu corazón

Proteges-tu-corazón

Las dietas con una carga glucémica alta han sido relacionadas con el mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Evitar su consumo es una forma de cuidar el corazón y controlar los niveles de triglicéridos, que es un tipo de grasa que almacena calorías adicionales de azúcar y disminuye los efectos del colesterol bueno.

No olvides leer: Cuidar de tu corazón e hígado gracias al agua tibia con limón

Reduces la grasa abdominal

El azúcar es un alimento alto en calorías, que carece de vitaminas, minerales y fibra. Al ser tan pobre y nutrientes y rica en calorías, este ingrediente acumula grasa y puede causar sobrepeso.

Un estudio de la Endocrine Society reveló que el consumo de este alimento puede provocar la acumulación de grasa en la cintura y vientre.

Al reducir el consumo de azúcar proteges tu hígado

Higado graso

Una investigación publicada en la revista Nature sugiere que el exceso de azúcar tiene un efecto negativo en el hígado, similar al que experimenta con el alcohol. Al evitar su consumo estás evitando que el hígado se sobrecargue de tareas, ayudando a que funcione de manera óptima.

Previenes los cálculos renales

Aunque lo ignores, las bebidas azucaradas y en general el azúcar refinado, provoca un aumento del 25% de riesgo de sufrir de cálculos renales. Lo peor, es que las bebidas azucaradas que no son de cola, como los refrescos, aumentan hasta en un 33% el riesgo.

Para evitar este problema, debes dejar a un lado el consumo de estas bebidas y optar por alternativas saludables como el jugo natural o el agua.

Proteges tu cerebro

Cerebro

Aunque aún falta evidencia científica, algunos estudios han encontrado que los picos de azúcar en la sangre pueden ser una de las causas de los daños cerebrales que afectan a la memoria.

Cabe aclarar que en dichos estudios el culpable era el descontrol de este nutriente en la sangre, no el azúcar de forma directa. Sin embargo, se sabe que consumirlo en exceso es la causa principal de la elevación de los niveles de azúcar en la sangre.

¿Quieres conocer más? Lee: Beber agua, hacer la siesta y caminar: tres protectores para tu cerebro

Cuidas tu piel y la mantienes joven

Al consumir azúcar, se activa un proceso llamado glicación, que hace que este ingrediente se una a las fibras de proteína y cause daños en la elastina y el colágeno de la piel. Disminuyendo el consumo de azúcar estás contribuyendo a cuidar la piel y prevenir los signos del envejecimiento prematuro.