7 mascarillas con nuez moscada para tonificar la piel

Gracias a la textura de la nuez moscada y a su combinación con otros ingredientes, podemos conseguir tonificar la piel sin tener que recurrir a otros productos costosos y potencialmente dañinos.

Seguramente, en más de una ocasión has oído hablar de la importancia de tonificar la piel, sin saber muy bien a qué se refieren. En este artículo, no solo explicaremos en qué consiste la tonificación de la piel y su importancia. También te confiamos cómo preparar 7 mascarillas con nuez moscada con las que podrás conseguir este objetivo.

Pero, ¿qué significa realmente tonificar la piel? La tonificación prepara a la piel para los productos que la hidratan tras su exfoliación o limpieza. Lo ideal es que cada día sigas una rutina que incluya estos tres pasos: limpieza, tonificación e hidratación.

El propósito de la tonificación, pues, es hacer que los poros se cierren después de limpiarlos. Así, conseguiremos reducir las imperfecciones.

1. Nuez moscada, miel y canela

La nuez moscada es un recurso útil para eliminar manchas y cicatrices provocadas por el acné. De ahí nuestro consejo de que, si tienes puntos negros o acné, uses nuez moscada para tonificar la piel. Evitarás, así, secuelas a largo plazo. Por su parte, la miel y la canela te dejarán una piel increíblemente suave.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de nuez moscada en polvo (20 g)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)
  • 2 cucharadas de canela en polvo (20 g)

Preparación

  • Mezcla los tres ingredientes con una cuchara o palita de madera.
  • Aplica la mezcla sobre la piel limpia.
  • Deja reposar por 30 minutos.
  • Enjuaga o aclara con agua normal.

Aplícala 3 veces por semana si tienes muchas manchas o el acné es severo.

Te invitamos a leer: 12 secretos de belleza milenarios que siguen vigentes.

2. Nuez moscada y leche

Leche

Esta mascarilla de nuez moscada para tonificar la piel es perfecta para las pieles que han perdido su brillo natural. Tras apenas un par de aplicaciones, notarás que tu piel luce más brillante y humectada. Aplica esta mascarilla 2 veces por semana.

Ingredientes

  • 1 cucharada de leche (10 ml)
  • 1 cucharada de nuez moscada en polvo (10 g)

 Preparación

  • Mezcla los dos ingredientes hasta lograr una pasta manejable.
  • Aplícala sobre el rostro y el cuello limpios.
  • Asegúrate que repose durante 25 minutos y lava con agua fría.

3. Agua de rosas, azafrán y nuez moscada

La combinación de estos tres ingredientes es todo un lujo para la piel. Combinados, estos ingredientes revitalizan y refrescan tu piel a tal punto que basta con aplicar la mascarilla semanalmente.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de agua de rosas (20 ml)
  • 2 cucharadas de nuez moscada en polvo (20 g)
  • 1 pizca de azafrán

Preparación

  • En un mortero pequeño procesa los tres ingredientes hasta lograr una pasta homogénea.
  • Aplica esta mascarilla sobre el rostro y déjala reposar por 15 minutos.
  • Lava con agua fresca.

4. Bicarbonato de sodio, vinagre de manzana y nuez moscada

Vinagre de sidra de manzana

Quizás hayas probado varios productos comerciales para tonificar tu piel. Sin embargo, no has conseguido tu objetivo. De ahí nuestra invitación a que pruebes esta mascarilla. De paso, lograrás eliminar el sebo y prevenir, así, la aparición de puntos negros.

Hablemos antes del vinagre de manzana y del bicarbonato de sodio. Pues bien, ambos eliminan los puntos negros y el sebo acumulado en lo más profundo de la piel. Por su parte, la nuez moscada y la miel cierran poros y suavizan la dermis.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)
  • 1 cucharada de nuez moscada en polvo (10 g)
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • En un contenedor de plástico bien limpio, mezcla los cuatro ingredientes.
  • Aplica la mascarilla en las zonas donde los puntos negros aparecen con mayor frecuencia.
  • Tras dejar que repose unos 25 minutos, lava con agua fría.
  • Al principio, es recomendable aplicar la mascarilla 3 veces por semana. Cuando el problema ya esté controlado, bastará aplicarla semanalmente.

5. Nuez moscada y lentejas en polvo

Esta mascarilla para tonificar la piel es perfecta si deseas exfoliarla y tonificarla simultáneamente.

Para conseguir lentejas en polvo, basta con echar un puñado de granos en la batidora y procesarlas. Esta es una forma económica de obtener el ingrediente principal para preparar esta mascarilla.

Ingredientes

  • 1 cucharada de nuez moscada en polvo (10 g)
  • 1 cucharada de lentejas en polvo (10 g)
  • ½ cucharada de agua (5 ml)

Preparación

  • Para formar una pasta, mezcla los tres ingredientes.
  • Masajeando circularmente, aplica la mascarilla sobre el rostro limpio.
  • Déjala reposar por 5 minutos y lava con agua fresca

¿Quieres leer más? Consulta: Lentejas, fuente de proteínas y antioxidantes.

6. Leche de coco y nuez moscada

Vaso con leche de coco

La leche de coco hidrata tu piel y elimina las manchas. La nuez moscada, por su parte, reduce las cicatrices causadas por el acné.

Es importante que la leche de coco que utilices sea lo más natural posible. Si la leche que compres no fuera fresca, lee la etiqueta asegúrate de usar un producto libre de conservantes.

Ingredientes

  • 1 cucharada de leche de coco (10 ml)
  • 1 cucharada de nuez moscada (10 g)

Preparación

  • Mezcla los dos ingredientes en un recipiente pequeño.
  • Aplica la mascarilla sobre la piel limpia y deja que repose durante 25 minutos aproximadamente.
  • Retira con agua tibia y aplica tu crema hidratante.

Esta mascarilla es muy inocua, por lo que puedes utilizarla a diario.

7. Nuez moscada y plátano

¿Son las manchas por acné y las arrugas tus dos principales problemas? De ser así, deberías probar esta receta.

La combinación de sus dos ingredientes tonifica la piel y contribuye a reducir las líneas de expresión pequeñas.

Ingredientes

  • ½ plátano maduro
  • 1 cucharada de nuez moscada en polvo (10 g)

Preparación

  • Elige un plátano bastante maduro y mezcla la mitad con la nuez moscada.
  • Aplica la mascarilla en el rostro y en el cuello.
  • Cubre con un paño.
  • Deja reposar unos 15 minutos y enjuaga o aclara con agua fría.

Si arrugas o cicatrices fueran muy pronunciadas, podrías aplicar esta mascarilla todos los días. Pasadas dos semanas, puedes aplicártela a 2 veces por semana.

  • Drake, R. L. (2006). Gray's Anatomy para Estudiantes. Ámsterdam: Elsevier.
  • Poyner Tomas, P. (2001). Enfermedades cutáneas comunes. Barcelona: J & C Ediciones Médicas.
  • Falabella F., R., y otros. (1994). Dermatología. Medellín: Corporación para las Investigaciones Biológicas.