7 mejores canciones de cuna para los más pequeños

Las canciones de cuna para los más pequeños coinciden en tener un ritmo monótono que resulta tranquilizante y relajador para los bebés, ya que se asemeja al latido del corazón.

¿Alguna vez has pensado en la importancia de las canciones de cuna para los más pequeños? Aunque no lo parezcan, son una herramienta increíble para crear un diálogo emocional entre madre e hijo. Además, causan un efecto relajante en tu pequeño.

Los niños que crecen en contacto con la música aprenden a convivir de mejor manera con su entorno. Esto, a su vez, da resultado una comunicación más armoniosa con otras personas. Desde pequeños, la música les encanta. Les proporciona seguridad emocional y confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones.

Desde que nacen, los bebés son capaces de recordar las melodías que han escuchado en el vientre materno. Por lo menos, durante el primer año de vida. Asocian la melodía de las canciones de cuna con un estado de paz y tranquilidad.

¿Cuáles son las mejores canciones de cuna para los más pequeños?

Las canciones de cuna para los más pequeños son una de las maneras en la que los padres demuestran amor y atención a sus hijos. Todo apunta a que estas melodías nacen debido a la vulnerabilidad de los bebés al siempre necesitar a sus padres.

Incluso, diferentes estudios señalan que las canciones de cunas son un lenguaje universal entre madres e hijos. Esto se debe a que en cualquier parte del mundo, las mujeres utilizan el mismo tono de voz para cantar o tararear a sus bebés. Tales armonías provocan una sensación de relajación en los niños, hasta el punto que beneficia el sueño y los ayuda a dormir.

Aunque existen miles de canciones de cuna para los más pequeños, te dejamos una lista de las mejores siete.

Lee este artículo: 8 beneficios de tocar un instrumento musical en la infancia

1. Duérmete niño

“Duérmete niño,
duérmete ya,
que viene el coco
y te comerá”.

El coco es un personaje mítico que se esconde en el armario de los niños que no quieren dormir. Pero, no te preocupes, el coco no le hará nada a tu pequeño. Lo que sí debes saber es que la melodía de esta canción de cuna es perfecta para que tu pequeño duerma toda la noche.

2. Estrellita dónde estás

Mamá con bebé

“Estrellita dónde estás
me pregunto quién serás.
Estrellita dónde estás
me pregunto quién serás.

En el cielo o en el mar
un diamante de verdad.
Estrellita dónde estás
me pregunto quién serás”.

Esta es una de las canciones de cuna más utilizadas por las madres a la hora de dormir. La historia de la estrella que se pierde en el cielo sería suficiente para que tu pequeño se durmiera. Asimismo, puedes cantársela  a tu bebé durante la hora del baño para asegurar un ambiente en el que solo se respire paz y tranquilidad.

3. Palmas palmitas

“Palmas palmitas
que viene papá.
Palmas palmitas
que en casa ya está.
Tortitas al niño, tortitas traerá”.

No solo es una de las canciones de cuna más reconocidas, esta tiene la intención de estimular a tu pequeño para que junte sus manos y dé palmadas. Así, estimula la coordinación manos-ojos.También puedes cantarla para desarrollar las habilidades motoras de tu bebé.

4. Arroró mi niño

“Arrorró mi niño
arrorró mi sol
arrorró pedazo de mi corazón.

Arrorró mi niño
arrorró mi amor
arrorró pedazo de mi corazón.

Este nene lindo
se quiere dormir,
y el pícaro sueño no quiere venir”.

El Arrorró es una canción típica de las islas Canarias, en España. Se ha vuelto tan popular en todo el mundo que, dependiendo del país, se ha modificado según las costumbres y tradiciones de cada pueblo.

5. Los pollitos dicen

“Los pollitos dicen
pío, pío, pío
cuando tienen hambre,
cuando tienen frío.

La gallina busca

el maíz y el trigo,
les da la comida
y les presta abrigo.

Bajo sus dos alas,
acurrucaditos,
duermen los pollitos
hasta el otro día”.

“Los pollitos dicen” es una canción infantil dirigida a niños entre 2 y 5 años. Es perfecta para tranquilizar a tu pequeño si se encuentra muy angustiado. Asimismo, mientras le cantes esta canción, tu pequeño aprenderá el sonido que hacen los pollitos. Del mismo modo, entre sus versos enseña cómo debe actuar una persona responsable.

6. Este niño tiene sueño

“Este niño tiene sueño
tiene ganas de dormir,
tiene un ojito cerrado,
el otro no lo puede abrir.

Duérmete mi niño,
duérmete mi sol,
duérmete pedazo
de mi corazón.”

Esta es otra de las canciones de cuna para los más pequeños que le demostrará a tu bebé lo importante que es para ti.  Entre sus versos, hay líneas que hablan sobre el significado que puede tener un bebé para su madre. Por lo tanto, no te sorprendas si, mientras le cantas esta canción a tu pequeño, a él se le escapa una sonrisa.

Descubre: ¿Qué significa “ser madre de una hija”?

7. Es hora de ir a la cama

Bebé con peluche

“Hasta mañana si Dios quiere,
que descansen bien
llegó la hora de acostarse
y soñar también.
Porque mañana será otro día
hay que vivirlo con alegría.

 

Todas las horas del día
hay que pasarlas muy bien
a la mañana la escuela
para estudiar y aprender.

Y cuando llega la tarde
jugar o ver la televisión
luego cenar en familia
y buenas noches
porque el día ya se fue.

Hasta mañana si Dios quiere,
que descansen bien
llegó la hora de acostarse
y soñar también.
Porque mañana será otro día
hay que vivirlo con alegría.

 

Antes de ir a la cama
no hay que olvidarse también
de cepillarse los dientes
y del pisito después.

Pedir a Dios por los niños
y por la gente con fe
por este mundo travieso
que se olvidó de querer”.

Esta canción es perfecta para enseñarle a tu pequeño que cuando cae la noche debe descansar. Entre sus versos le enseña la importancia de establecer una rutina y que cada día es una nueva oportunidad para ser felices.

Conclusiones

La hora de dormir puede convertirse en un reto para los padres. Algunos niños se resisten a acostarse y terminan alterando la rutina de sueño familiar. Una de las herramientas que pueden ayudar a conciliar el sueño son las canciones de cuna para los más pequeños.

Su efecto relajante y tranquilizador radica en su ritmo monótono, el cual guarda mucha relación con los latidos del corazón. Esto contribuye a nivelar la frecuencia cardíaca del bebé.

El hecho de que los padres sean quienes cantan las nanas transmite cariño y seguridad a los bebés. Les brinda confianza y sensación de protección. En otras palabras, produce un desarrollo emocional más sólido a largo plazo.