7 Mitos que debes saber sobre el colesterol

Yamila Papa Pintor·
24 Julio, 2020
¿Sabías que el cerebro contiene un 25 % de todo el colesterol que hay en tu cuerpo? ¿O que el exceso de colesterol puede ser perjudicial, pero también lo es su ausencia?
 

Existe mucha desinformación sobre el colesterol, una palabra que seguro que habrás escuchado más de una vez, quizá cuando el médico te dijo que sus niveles no están como deberían. Hoy veremos los 7 principales mitos que debes saber sobre el colesterol para que puedas tomar decisiones informadas sobre tu salud.

Y es que tal vez pienses que bajarlo siempre es positivo, pero puede que estés equivocado. ¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo.

¿Qué es el colesterol?

Ateroesclerosis

El colesterol es una sustancia grasa vital para el funcionamiento de las células cuando se encuentra en los niveles adecuados. Está presente en las personas, pero también en la mayoría de los seres vivos (incluidos los vegetales).

El colesterol forma parte de la estructura de las membranas celulares. De hecho, el órgano de nuestro cuerpo que más colesterol contiene es el cerebro con un 25 % como se muestra en un artículo de la Universidad de Harvard. También la leche materna lo contiene en abundancia.

 

La mayor parte del colesterol que hay en el cuerpo se sintetiza en el hígado. Solo puede circular por la sangre acompañado de moléculas transportadoras a las que llamamos lipoproteínas.

Esas moléculas son de dos tipos principales: de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés) y de baja densidad (LDL). El exceso de LDL en sangre se relaciona con la enfermedad cardiovascular, razón por la que se le suele denominar colesterol malo.

Quizás te interese: Dieta para controlar el colesterol malo (LDL)

De acuerdo con la Fundación Española del Corazón algunas de las tareas del colesterol son:

  • Estructurar las membranas celulares
  • Es un precursor de las hormonas sexuales, como los estrógenos o la testosterona
  • También es un precursor de otras hormonas como el cortisol o la aldosterona
  • Interviene en la formación de vitamina D.
  • Es el principal componente de la bilis, necesaria para la digestión de las grasas.

Esas tareas que realiza el colesterol son fundamentales para la regulación del sistema inmunitario y endocrino, para el buen funcionamiento y desarrollo del sistema nervioso, o incluso para la salud de la piel. Ahora que ya sabes qué es y para qué sirve, hablemos de los 7 mitos que debes saber sobre el colesterol.

 

Placas en las arterias

Mitos que debes saber sobre el colesterol

1. El marisco está repleto de colesterol

No es una verdad completa. Las investigaciones indican que los mariscos tienen óxidos de colesterol que se relacionan con la enfermedad cardiovascular, pero su presencia se reduce con el congelado y dependiendo del método de cocción. Además, los mariscos son alimentos altamente nutritivos que también nos aportan ácidos grasos Omega 3 que reducen el colesterol negativo.

Descubre: ¿Por qué son tan importantes los ácidos omega-3?

2. El colesterol es una moda

Si bien es cierto que antes las personas no sabían ni que existía el colesterol, también es verdad que los problemas que acarrea el exceso de LDL son reales. Las consecuencias de no controlar los niveles de colesterol pueden ser graves cuando existe un trastorno metabólico.

 

Lo que también es real es el exceso de preocupación por niveles de colesterol relativamente altos en personas que llevan una vida sana y con bajos niveles de estrés. En estos casos la enfermedad cardiovascular es mucho menos probable.

Colesterol

3. Es bueno bajar todo el colesterol

El colesterol cumple funciones fundamentales en nuestro cuerpo. Se debe reducir hasta niveles normales si la relación entre LDL y HDL no es óptima, pero reducirlo demasiado puede ser contraproducente.

Además, las estatinas, los fármacos más usados para bajar el colesterol, según algunos estudios podrían tener efectos secundarios importantes a largo plazo, como dolores musculares o problemas cognitivos.

4. Algunos alimentos no tienen colesterol

En todos los seres vivos, incluyendo animales, plantas y bacterias, hay colesterol. Puede haber especies que tengan menos cantidad que otras, es cierto, pero no existe ninguna con cero colesterol.

 

Además, precisamente una dieta equilibrada y rica en determinados nutrientes puede ayudarnos a reducir nuestro niveles de colesterol de forma natural. Este es el caso, como ya hemos visto, de los alimentos ricos en Omega 3, pero también de la fibra soluble, entre otros.

5. Las nueces aumentan el colesterol

Este mito parte de la base de que las nueces poseen mucha cantidad de grasa. Pero estos ácidos grasos esenciales son buenos para el cerebro y para el cuerpo en general.

De hecho, numerosas investigaciones demuestran que el consumo de frutos secos está asociado con una disminución del colesterol LDL. Esto se debe a sus propiedades antioxidantes que tienen un efecto protector contra enfermedades cardiovasculares.

Así que, si comes un puñado de nueces (junto a otros frutos secos) estarás consumiendo Omega 3 y Omega 6 y, además, evitarás comer alimentos que sí contengan grasas perjudiciales, como es el caso de las patatas fritas procesadas (por ejemplo).

 

Placa en una arteria

6. La única causa del infarto es el colesterol

El exceso de un tipo de LDL cuando existe además un HDL bajo, se relaciona con el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Pero también existen otros factores tanto o más importantes que pueden aumentar el riesgo de infarto o ictus. La Fundación Española del Corazón recoge algunos de ellos, como la hipertensión, el estrés, el sedentarismo o el perímetro de la cintura.

7. Es necesario consumir medicamentos para reducir el colesterol

Eso depende de varios factores. Algunas personas en situación de riesgo cardiovascular necesitan reducir el nivel de colesterol con fármacos. Para otras es suficiente con mejorar la alimentación, reducir el estrés y aumentar la actividad física. En cualquier caso, le corresponde al médico valorar quién debe o no debe medicarse.

 

Y estos son los mitos que debes saber sobre el colesterol. Como has visto la mayoría son falsos, pero, aunque no lo creas, estos están bastante extendidos en nuestra sociedad hoy en día. Por eso, es muy importante ser críticos con la información que leemos o escuchamos.

En caso de duda, lo mejor es siempre consultar a nuestro médico. No solo porque cuenta con estudios específicos sino porque conoce nuestro caso concreto. Debemos escucharlo siempre.