7 mitos sobre el cuidado de la piel que creías ciertos

Daniela Echeverri Castro·
08 Abril, 2020
Las manchas en la piel que asociamos al envejecimiento aparecen por la exposición a los rayos UV, por lo que una correcta protección es fundamental para evitarlas.

Existen varios mitos sobre el cuidado de la piel que causan confusión e ideas equivocadas en las personas. Con frecuencia muchos dificultan el mantenimiento de una buena rutina.

Con la facilidad que se tiene hoy en día con la tecnología, cada vez es más fácil acceder a todo tipo de información en cuanto a estética y prevención del envejecimiento.

Sin embargo, no todo lo que se dice en el ámbito popular es cierto y en ocasiones, se propagan las malinterpretaciones que, al final, generan decepción o efectos negativos. Es importante conocer cuáles son esas falsas creencias y qué alternativas existen para no volver a cometer errores.

En esta ocasión queremos compartir esos 7 mitos comunes que suelen tenerse con respecto a la belleza y conservación de la piel.

1. Las cremas pueden borrar las arrugas

Las cremas pueden borrar las arrugas

Uno de los principales mitos sobre el cuidado de la piel más extendidos es que las cremas faciales pueden “borrar” arrugas y devolverle a la piel toda su juventud.

Por más compuestos activos que contenga, las cremas antiarrugas no pueden eliminarlas por completo cuando ya han aparecido. En todo caso, solo pueden atenuarlas.

En algunos casos también pueden ser útiles para reducir la presencia de manchas u otros signos de la edad; sin embargo, para que las arrugas se reduzcan más del 90 %, es necesario recurrir a inyecciones de ácido hialurónico u otros tratamientos dermatológicos.

Eso sí, en cualquier caso, el uso de protector solar desempeña un papel fundamental en la prevención y tratamiento de los signos de la edad.

Descubre: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

2. Los jabones antibacterianos son lo mejor para limpiar la piel

Otro de los mitos sobre el cuidado de la piel más extendidos es que hay que limpiar la piel con productos que “barran” la piel y la “sequen”.

¡Cuidado con lo que eliges! Si bien hay productos que pueden eliminar la suciedad y el exceso de grasa y bacterias, pueden resecar en exceso la piel y, por ende, hacerla más vulnerable a todo tipo de problemas: desde granos hasta tirantez. Por ello, antes de aplicarte cualquier jabón o producto de limpieza: consulta con el dermatólogo.

3. Comer chocolate causa acné

Comer chocolate causa acné

El chocolate, los lácteos y el azúcar son tres alimentos muy presentes en los distintos mitos sobre el cuidado de la piel.

Cuando se habla de la relación entre dieta y acné, hay mucho debate. Además, cada caso es distinto, ya que no todos los organismos responden igual a los alimentos. Por ejemplo, hay quienes comen chocolate y no tienen problema, mientras que otros experimentan un empeoramiento al comerlo.

Aunque hasta el momento no hay pruebas suficientes para asegurar que el chocolate provoque acné, se podría disminuir su consumo si se considera que empeora el problema. Sobre todo, cuando está elaborado con leche y azúcares añadidos.

Cuando tiene un alto porcentaje de cacao y un escaso contenido de azúcares y añadidos, se considera que se puede comer sin problemas, pues de hecho, contiene antioxidantes que reducen el impacto de los radicales libres en la piel.

4. La vitamina E borra las cicatrices

Las cicatrices en la piel son marcas muy difíciles de eliminar y casi siempre se requiere algún tipo de tratamiento profesional para recuperar el estado normal de la piel.

La vitamina E desempeña un papel fundamental en la regeneración, pero eso no quiere decir que sea una cura contra esta alteración. Su consumo (a través de distintos alimentos) y su aplicación (a través de productos cosméticos) son un complemento del tratamiento que paute el dermatólogo.

5. El acné se supera con el tiempo

Por desgracia para muchos esto no es cierto. El uso de productos estéticos antiacné puede minimizar su presencia, pero quienes tienen una fuerte tendencia a desarrollarlo, deben lidiar contra él toda su vida.

Por ende, otro de los mitos sobre el cuidado de la piel es que el acné se “supera” con el tiempo, y sobre todo, después de la pubertad.

En la mujer, el síndrome premenstrual, los ciclos menstruales, el embarazo y la menopausia son etapas que cursan con diversos cambios hormonales y, por ende, pueden conllevar a padecer acné. Y no solo en la adolescencia, sino a cualquier edad.

6. Las manchas en la piel son inevitables por la vejez

Las manchas en la piel son inevitables por la vejez

Muchos de los cambios que sufre la piel a medida que pasan los años forman parte de su proceso biológico de envejecimiento.

Sin embargo, en el caso de las manchas, es importante dejar claro que la mayoría se pueden prevenir porque son producto de la exposición a los rayos UV del sol.

Si se tratan desde edades tempranas y se usa protector solar con frecuencia, las probabilidades de tenerlas en la tercera edad son mínimas.

Descubre: 8 productos de uso cotidiano que no debes aplicar en tu piel

7. El bronceado es perjudicial

Por los efectos dañinos del sol en la actualidad se dice que el bronceado es perjudicial y aumenta el riesgo de cáncer de piel.

Lo cierto es que, si bien los rayos UV son la causa principal de esta enfermedad, exponerse con moderación no debería representar riesgo alguno.

Lo esencial es utilizar un protector solar de al menos un SPF (factor de protección solar) 30, buscar el sol en horarios donde no sea tan intenso y, sobre todo, evitar que sea por tiempo prolongado.

¿Con quién se puede resolver las dudas?

En caso de tener dudas, siempre podemos consultar con el dermatólogo. Hay que tener siempre en cuenta que, a la hora de cuidar la piel, lo mejor es estar bien informados sobre nuestras necesidades particulares. De esta manera, podremos tomar buenas desiciones a la hora de llevar a cabo la rutina de cuidado y limpieza.