7 mitos sobre la alimentación y el padecimiento de artritis

Aunque son más conocidas las friegas con vinagre de manzana para aliviar los dolores, lo cierto es que no tienen base científica. En cambio, la guindilla aplicada de forma tópica sí puede calmarlos

¿Es cierto que hay algunos alimentos como el vinagre, las pasas o el vino tinto mejoran de manera notable los síntomas de esta enfermedad? ¿Es cierto que algunos alimentos como las solanáceas o los lácteos pueden, en cambio, perjudicarnos?

En este artículo te explicamos cuáles son estos mitos alimentarios, así como otros remedios naturales que sí que han sido demostrados.

¿Por qué duele la artritis?

El dolor que se siente surge como consecuencia de la inflamación y la rigidez que provocan los dos huesos al rozarse por culpa de la desaparición gradual del cartílago. Cuando el cartílago es normal, su función es la de proteger la articulación, permitir un movimiento suave y amortiguar la presión y los impactos causados por el movimiento.

Además del dolor y la inflamación, la artritis también limita la capacidad de movimiento y, en algunos casos, puede incluso provocar un enrojecimiento de la piel.

Ver también: Cómo reducir el dolor en los huesos naturalmente

Por qué duele la artritis

¡Te recomendamos!

[video-youtube id=DxLePltD1MA]

¿Por qué surgen mitos?

La artritis es una enfermedad que puede ser, en algunos casos, muy dolorosa, y obligar a quienes la sufren a tener que recurrir a una fuerte medicación. El hecho de que los tratamientos médicos no siempre sean efectivos, o bien sus efectos secundarios, han provocado que muchas personas busquen otras alternativas.

La Arthritis Foundation ha explicado cuáles son los mitos más habituales en referencia a algunos alimentos para combatir esta enfermedad. Ningún estudio riguroso ha demostrado los resultados que se atribuyen a los siguientes remedios naturales.

Mitos sin demostrar

  • Una docena de pasas puestas en remojo con ginebra proporcionan un alivio diario.
  • El vinagre de manzana calma los dolores.
  • El consumo de productos lácteos empeora los síntomas de la artritis.
  • Las solanáceas (tomate, patata, berenjena y pimiento) agravan esta enfermedad.
  • Las dietas crudívoras, que se basan en el consumo de alimentos crudos, mejoran el estado de esta dolencia.
  • El consumo moderado de vino tinto, gracias a su contenido en resveratrol, controla la artritis.
  • El consumo de frutas cítricas puede agravar esta enfermedad.
Mitos sin demostrar

Alimentos que sí funcionan

La misma fundación enumera los alimentos que sí que han demostrado de manera científica sus resultados positivos sobre la artritis:

  • Aguacate: Alivia la osteoartritis y retrasa su avance.
  • Aceite de pescado de agua fría, como el bacalao, la caballa o el atún: Es rico en ácidos grasos omega-3, los cuales contribuyen a reducir la inflamación en las articulaciones.
  • Té verde: Muy rico en antioxidantes y principios antiinflamatorios.
  • Cúrcuma: Excelente especia antiinflamatoria y analgésica, que reducirá la hinchazón y calmará el dolor.
  • Jengibre: De un modo similar al de la cúrcuma, el jengibre también es muy eficaz para combatir la artritis.
  • Aceite de oliva: Este aceite es muy beneficioso para el organismo en general y para la artritis en particular.
  • Semillas y aceite de lino: Ricos en ácidos grasos omega-3 y glucosamina.
  • Guindilla o ají: Este tipo de picante ha demostrado en varios estudios que, por su contenido en capsaicina, puede ayudarnos a aliviar el dolor si lo aplicamos de manera externa, directamente sobre la piel de la zona afectada.
  • Uña de gato: Esta planta medicinal, conocida también como garra del diablo, es una de las más efectivas para tratar la artritis.
  • Ortiga verde: Es muy depurativa y combate los síntomas de esta dolencia.

Es fundamental consultar siempre con un médico o terapeuta antes de realizar un tratamiento natural, en especial si se está tomando medicación.

Te recomendamos leer: 4 formas de incluir más aguacate en la dieta para mejorar tu salud

Alimentos que sí funcionan

Vitaminas beneficiosas

Podemos completar los beneficios de una dieta que incluya estos alimentos con los siguientes suplementos vitamínicos naturales:

  • Vitamina A: Antioxidante y protectora de los tejidos.
  • Vitamina C: Ayuda a fabricar colágeno y tejido conjuntivo.
  • Vitamina B1 o tiamina: Convierte los azúcares en energía.
  • Vitamina B2 o riboflavina: Promueve la creación de nuevas células.
  • Vitamina B3 o niacina: Mejora la capacidad energética del organismo.
  • Vitamina B6: Mejora la síntesis de aminoácidos, eritrocitos y anticuerpos.
  • Vitamina D: Promueve la absorción del calcio y su carencia puede provocar debilidad ósea y muscular.

Podemos obtener estas vitaminas a través de los alimentos, o bien recurrir de manera puntual a algunos suplementos adaptados a nuestro caso particular. No debemos medicarnos nunca por nuestra cuenta.