7 motivos por los que no te debes saltar el desayuno

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 31 diciembre, 2018
Daniela Castro · 22 agosto, 2017 · Última actualización: 31 diciembre, 2018 31 diciembre, 2018
¿Sabías que consumir un desayuno equilibrado cada mañana te ayuda a afrontar el día con más energías y mejora incluso tu estado de ánimo? También puede ser clave para lidiar con el estrés

Hasta hace algunos años muchos pensaban que saltarse el desayuno era una forma saludable de ahorrar calorías. Ignorar esta primera comida hacía pensar que se estaba haciendo un gran esfuerzo para reducir el exceso de kilos.

No obstante, los nutricionistas advirtieron de que esta práctica era perjudicial para la salud y, lejos de ayudar a perderlo, podría influir en el sobrepeso.

Su consumo diario es una de las principales fuentes de energía para el organismo, lo cual es clave para tener un óptimo rendimiento físico y mental. Además, sus nutrientes influyen en la actividad metabólica, siendo determinante para perder peso de forma saludable.

Más allá de esto, un buen desayuno le brinda al cuerpo otros beneficios que promueven el bienestar. Por esta razón, a continuación explicaremos los 7 motivos por los que no es conveniente saltarse el desayuno.

7 motivos por los que no es recomendable saltarse el desayuno

Despertar con energía.

1. Te brinda energía

Si bien el periodo de descanso es clave para tener energía física y mental al día siguiente, es fundamental complementarlo con la ingesta de un desayuno completo y saludable. Este brinda al cuerpo los nutrientes que requiere para activar sus funciones.

Su ingesta favorece la salud muscular y articular, de modo que mejora la capacidad para realizar tareas de alta exigencia física. Además, es idóneo para fortalecer las funciones cerebrales y lograr una mejor concentración durante las tareas de la jornada.

Te recomendamos leer: Alimentación saludable para empezar un día lleno de energía

2. Previene el estrés

Las personas que suelen saltarse el desayuno suelen caer con más facilidad en episodios de estrés en comparación con los que se toman el tiempo suficiente para comer bien a esta hora.

Los alimentos que se consumen en esta comida ayudan a mejorar la respuesta del cuerpo ante situaciones de amenaza o dificultades. Estos contienen nutrientes que frenan la producción excesiva de cortisol, un tipo de hormona responsable del estrés y otros desequilibrios emocionales.

3. Te ayuda a tener un peso saludable

Ayuda a perder peso.

Como ya lo mencionados, un desayuno completo y nutritivo es una de las claves para perder peso de forma saludable. Este activa las funciones metabólicas desde el primer momento del día y, durante la jornada, ayuda a optimizar el gasto energético.

Por otro lado, los alimentos ayudan a prolongar la sensación de saciedad, a la vez que disminuyen los episodios de ansiedad por la comida.

4. Es clave para ganar masa muscular

Durante el desayuno se le brinda al organismo fuentes de proteínas, carbohidratos y sustancias antioxidantes que, en conjunto, contribuyen a ganar masa muscular.

Estos nutrientes ayudan a lograr una óptima utilización de las fuentes de energía para el cuerpo y, por lo tanto, mejoran el rendimiento durante las actividades deportivas.

5. Mejora tu estado de ánimo

Mujer sonriendo.

La irritabilidad y la depresión suelen tener cierto vínculo con los hábitos alimenticios. Las personas que suelen saltarse el desayuno suelen caer con más facilidad en estados de ánimo negativos.

Dado que de este depende en gran medida del nivel de energía del cuerpo, es fundamental consumirlo todos los días para estar de buen humor.

Los nutrientes que aportan los alimentos ayudan a estimular la actividad cerebral y del sistema nervioso. Por lo tanto, mejoran el trabajo de las hormonas del bienestar.

Lee también: Mejora tu estado de ánimo con los aromas y los colores

6. Protege tu salud cognitiva

Por tratarse de la primera fuente significativa de nutrientes del día, el desayuno es un “combustible” que, a nivel cerebral, ayuda a conseguir un mejor rendimiento. Los alimentos de buena calidad nutricional optimizan la concentración mental, así como la memoria a corto y mediano plazo.

Aquellos que se toman el tiempo suficiente para desayunar tienen menos riesgo de padecer deterioro cognitivo prematuro y afecciones como el alzhéimer.

7. Mejora tu calidad de vida

Mujer comiendo ensalada.

Por tanto, además de su capacidad para prevenir enfermedades, el desayuno es un hábito que mejora la calidad de vida. Aquellos que empiezan a dedicarle por lo menos 20 minutos al día, basándolo en alimentos sanos, notan la diferencia.

Al ingerirlo el sistema inmunitario se fortalece y se reduce el riesgo de problemas respiratorios, infecciones y trastornos inflamatorios. También beneficia la salud cardiovascular y es determinante para tener una buena digestión.

¿Te tomas el tiempo necesario para desayunar bien? Ahora que ya conoces sus beneficios, procura consumirlo todos los días y verifica que contenga fuentes de nutrientes de calidad. Evita remplazarlo por alimentos procesados o cargados de harinas refinadas y azúcares.

  • Ferrer-Cascales, R., Sánchez-Sansegundo, M., Ruiz-Robledillo, N., Albaladejo-Blázquez, N., Laguna-Pérez, A., & Zaragoza-Martí, A. (2018). Eat or skip breakfast? The important role of breakfast quality for health-related quality of life, stress and depression in spanish adolescents. International Journal of Environmental Research and Public Health. https://doi.org/10.3390/ijerph15081781

  • Witbracht, M., Keim, N. L., Forester, S., Widaman, A., & Laugero, K. (2015). Female breakfast skippers display a disrupted cortisol rhythm and elevated blood pressure. Physiology and Behavior. https://doi.org/10.1016/j.physbeh.2014.12.044

  • Widaman, A. M., Witbracht, M. G., Forester, S. M., Laugero, K. D., & Keim, N. L. (2016). Chronic Stress Is Associated with Indicators of Diet Quality in Habitual Breakfast Skippers. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics. https://doi.org/10.1016/j.jand.2016.03.016

  • Adolphus, K., Lawton, C. L., & Dye, L. (2013). The effects of breakfast on behavior and academic performance in children and adolescents. Frontiers in Human Neuroscience. https://doi.org/10.3389/fnhum.2013.00425