7 objetos personales que deberías cambiar más seguido por recomendación médica

Aunque a simple vista nos pueda parecer que están en perfecto estado, los objetos de higiene personal pueden acumular bacterias y otros microorganismos nocivos, por lo que debemos cambiarlos con frecuencia

Hay una amplia variedad de objetos personales que, por cuestiones de higiene y salud, se deben cambiar de forma regular.

Aunque muchos de ellos, a simple vista, permanecen casi en perfectas condiciones, es necesario reemplazarlos para que no generen reacciones indeseadas tras ser utilizados.

Y es que, si bien no lo notamos, hay muchos tipos de virus y bacterias que aprovechan las condiciones que van adquiriendo estos elementos para lograr proliferarse.

Por esta razón es esencial conocer cuáles son y qué tiempo aproximado pueden usarse sin que representen un riesgo.

¡Descúbrelo!

1. Cepillo para el cabello

Péinate con el cepillo adecuado

La frecuencia con que debemos cambiar el cepillo para el cabello varía según factores como la calidad de sus materiales, el tipo de pelo y los productos que se emplean para facilitar el peinado.

Sin embargo, a nivel general, lo más recomendable es hacerlo por lo menos una vez cada 6 o 12 meses, según cómo se conserve.

Además de esto, es primordial tener en cuenta que se le deben prestar unos cuidados básicos como:

  • Desinfectarlo una vez a la semana.
  • Eliminar los cabellos acumulados.
  • Lavarlo para retirarle los restos de crema de peinado.

Lee también: 5 ingredientes naturales para tratar el cabello seco

2. Esponja de baño

Las esponjas de baño son un accesorio exfoliante que nos permite eliminar las células muertas y otras impurezas que suelen acumularse en la superficie de la piel.

El problema que existe con su uso habitual es que pueden propiciar la aparición de infecciones y enfermedades, ya que su textura y humedad facilita la propagación de muchos microorganismos.

Por esta razón se recomienda su cambio cada 3 o 4 semanas si son de materiales naturales, y cada 2 meses si son de material sintético.

Y, al igual que en el caso anterior, hay que tomar medidas como:

  • Lavarlas todos los días con un producto desinfectante.
  • Ponerlas al aire libre para que se sequen.
  • Evitar su uso en el rostro y la zona íntima.
  • No usarla después del rasurado.

3. Cepillo de dientes

Usar un cepillo de dientes inadecuado

El cepillo de dientes es uno de los elementos de higiene que se deben cambiar de forma habitual, incluso cuando parecen mantener en buenas condiciones.

Los doctores y especialistas en salud oral aconsejan cambiarlos conforme se van desgastando sus cerdas; sin embargo, si en un periodo de 3 meses esto no ha ocurrido, igual se deben reemplazar.

Usarlo por más tiempo del recomendado aumenta el riesgo de sufrir enfermedades bucales y debilitamiento del sistema inmunitario.

4. Toallas de baño

Las toallas de baño pueden durar muchos años cuando se les brinda un trato adecuado. No obstante, se deben cambiar por otras limpias después de 3 o 4 usos.

Lavarlas continuamente y evitar más usos de los recomendados es determinante para evitar molestias en la piel debido a las bacterias.

Aunque no podemos notarlo a simple vista, sus tejidos van acumulando células muertas, moho y bacterias que ponen en riesgo la salud de la piel.

5. Máquinas de rasurar

Afeitarse

Las máquinas de rasurar desechables, al igual que las hojas, pueden utilizarse entre 5 y 7 veces, según la calidad de los materiales con que estén fabricadas.

Estos elementos se deben cambiar cuando empiezan a deslizarse o rasurar mal.

Al igual que ocurre con otros objetos, puede contaminarse con facilidad con varios tipos de virus y bacterias debido al contacto con la piel, los productos de rasurado y la humedad.

Si deseas prolongarle su vida útil asegúrate de lavarla con agua caliente tras cada uso.

6. Ropa de cama

Por costumbre o falta de tiempo muchas personas tardan meses en cambiar la ropa de su cama.

¡Cuidado! Si es tu caso, debes saber que lo ideal es hacerlo, por lo menos, una vez a la semana para evitar infecciones y enfermedades.

Esto debido a que los tejidos absorben sudor, células muertas, ácaros y otras impurezas que, al acumularse, generan reacciones indeseadas en el organismo.

Y aunque muchos de sus efectos no son inmediatos, muchas afecciones están relacionadas con este mal hábito.

Visita este artículo: Spray contra los ácaros

7. Toallas para las manos

Toallas-orden

Lavar y secar las manos es uno de los hábitos de higiene diarios que todas las personas deben practicar.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las toallas para manos van acumulando suciedad, restos de jabón y humedad, lo cual aumenta la presencia de microorganismos dañinos.

Esto quiere decir que, para evitar enfermedades, lo mejor es cambiarlas por toallas limpias cada 2 días, o bien, usar de las que son desechables.

¿Cada cuando cambias estos objetos en tu hogar? Ahora que sabes por qué debes hacerlo, procura reemplazarlos más seguido.