7 pistas para detectar la diabetes

Yamila Papa 18 febrero, 2018
La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por un desequilibrio en los niveles de glucosa en sangre. Estos suelen estar por encima de los valores estándar.

Detectar la diabetes no se trata de una cuestión arbitraria. Cuando existen sospechas, por lo general, estas surgen como consecuencia del conocimiento de algún familiar cercano con esta enfermedad. Por consiguiente, nos preocupa nuestra propia salud.

Por otra parte, las personas que mantienen hábitos alimenticios y tienen tendencia a excederse con las golosinas y la chatarra, suelen escuchar con frecuencia que deben cuidarse o podrían desarrollar diabetes en algún momento. Sin embargo, la advertencia no está completa si no se brindan pistas que permitan detectar la diabetes.

¿Qué debes saber para detectar la diabetes?

La mejor manera de hacerle frente a una patología es mediante el conocimiento de la misma. Mientras mejor informados estemos, podremos tomar medidas más acertadas al respecto.

En el caso de la diabetes, la quienes padecen suelen tener una media de edad entre los 40 y 60 años. En su mayoría, estos pacientes desconocen que padecen esta enfermedad hasta que ocurre alguna incidencia y entonces el médico les revela el diagnóstico.

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica, por lo que no tiene cura. Se caracteriza por un nivel elevado de glucosa (azúcar) en la sangre debido a una producción insuficiente o una resistencia a la insulina.

Para detectar la diabetes es necesario que la persona se realice un análisis de sangre. Se considera que una persona es diabética cuando en el torrente sanguíneo tiene más de 125 mg por decilitro de glucosa. Existen diferentes variantes:

  • Tipo I. El páncreas no produce insulina, es más frecuente en niños y adultos jóvenes. Para tratarla los pacientes deben medicarse con insulina y llevar una dieta sana.
  • Tipo II. El organismo no usa bien la insulina producida por el páncreas. Es el tipo más frecuente de diabetes sobre todo en adultos mayores, personas sedentarias y personas con sobrepeso.
    • El tratamiento incluye insulina o medicamentos hipoglucemiantes así como también una dieta saludable y ejercicio.
  • Gestacional. Aparece durante el embarazo ya que las hormonas “bloquean” el trabajo de la insulina. Es más común en las mujeres que quedan encinta después de los 25 años, si tienen hipertensión arterial o si aumentan demasiado de peso durante la gestación.
    • Otros motivos de diabetes estacional son los antecedentes familiares y el síndrome de ovario poliquístico. El tratamiento se basa en ejercicio y dieta acordes a su condición.

Las posibilidades de desarrollar esta enfermedad son mucho más elevadas si hay antecedentes familiares.

Lee también: 5 plantas medicinales que ayudan a controlar la diabetes

Cómo detectar la diabetes

Existen diversas manifestaciones que nos pueden alertar sobre esta enfermedad. Se debe prestar mucha atención ya que los síntomas o bien pueden ser esporádicos o confundirse.

Ante cualquiera de las siguientes señales sería bueno que consultases al médico para que realice un estudio de sangre.

1. Ir más al baño

No reprimas los deseos de ir al baño

El aumento de las ganas de orinar es una de las formas de detectar la diabetes. Esta acción es conocida por los médicos como Poliuria y suele ser más común por las noches. Nos levantamos varias veces para ir al baño y no podemos descansar bien. También puede suceder que, sin aumentar la ingesta de líquidos, las veces que se orina al día son mayores.

2. Perder peso

Hay que prestar atención a la pérdida de peso. Especialmente si no se ha realizado ningún tipo de cambio en la alimentación o la rutina de ejercicios.

Si adelgazas “sin motivo”  tal vez esto puede deberse a un problema en el páncreas. Si bien esto es más frecuente en los niños también puede suceder en la adultez.

3. Tener mucha sed

beber-agua

No importa cuánta agua se beba, si la persona siempre siente la boca y la garganta seca, esta es otra señal que permite detectar la diabetes. El hecho de que el cuerpo pida más y más líquido es un llamado de atención inequívoco de que algo no está bien en el organismo.

Esto se debe a que el organismo necesita recuperar el líquido que ha perdido a través de la orina (ambas señales suelen presentarse en conjunto).

En este caso, te recomendamos que sacies tu sed con agua, zumos naturales o infusiones de hierbas. Nunca con refrescos, café, bebidas alcohólicas o zumos embotellados ya que estos empeoran el cuadro. ¿Cómo? Al aumentar los niveles de azúcar en sangre.

4. Sentir hormigueos y picores

Otra de las señales de aparición de diabetes que en realidad no está relacionada al azúcar en sangre sino a los problemas de vascularización. Estos se conocen como “neuropatías” y causan hormigueos y sensación de adormecimiento en las extremidades. Pueden aumentar durante la noche.

5. Estar muy cansado

cansancio-visual

Sin importar cuántas horas duermas o que te quedes tranquilo en casa todo el fin de semana la persona se siente cansada y sin fuerzas a menudo. En este sentido, la falta de energía es otra señal que permite detectar la diabetes (del tipo II).

Visita este artículo: Alimentos que generan cansancio

6. Visión borrosa

En las primeras etapas de diabetes las personas suelen experimentar ciertos cambios en la visión y, de pronto, es posible que necesiten gafas. Incluso aquellos con miopía o astigmatismo pueden tener problemas para enfocar algún objeto o ver de cerca aunque cuando van al oculista la graduación sigue siendo la misma.

Una vez que se detecta la diabetes es muy importante cuidar la vista para evitar o retrasar la aparición de ciertas patologías. Por ejemplo, la retinopatía que en algunos casos (sin atención ni tratamiento correspondiente) pueden derivar en ceguera.

Es normal que los diabéticos tengan problemas en sus sistema nervioso.

7. Presentar heridas no cicatrizadas

Cicatrizar heridas con cola de caballo

Por ejemplo, si la persona se hace una herida con un cuchillo al cocinar y esta herida no cicatriza en poco tiempo, esto puede ser una señal de que algo no funciona correctamente en el organismo. Por lo general, se considera una de las señales que permiten detectar la diabetes.

En el caso de los diabéticos tienen inconvenientes para que la vascularización se lleve a cabo de forma satisfactoria. Por ello los cortes y las heridas tardan más en cicatrizar.

Te puede gustar