7 posturas para lograr una penetración profunda

Las posturas sexuales para alcanzar una penetración profunda no están pensadas para el sexo anal, ya que, al no tener lubricación propia, podrían resultar dolorosas

Lograr una penetración profunda durante el coito genera múltiples sensaciones en la pareja.

Hay muchos libros que hablan de diferentes posturas sexuales. Solamente el antiguo Kamasutra describe 64 posiciones para explorar todas las posibilidades que ofrece hacer el amor.

No hay que convertir el encuentro sexual en una experiencia acrobática: se trata de experimentar y de romper con la rutina dentro de la pareja.

Hay recomendaciones importantes al intentar cualquiera de estas posturas que garantizan una penetración profunda durante el coito:

  • Los hombres con pene grande deben tener sumo cuidado, pues pueden lastimar a su pareja.
  • Estas posiciones no son aptas para mujeres embarazadas.
  • Estas posturas son para la penetración vaginal. Si se va a intentar una penetración anal, hay que recordar que esta zona no tiene lubricación natural y no es elástica como la vagina, razón por la cual pueden resultar dolorosas.

1. La sorpresa

alorgasmia-sexo

Es una de la favorita de los hombres pues tiene un alto grado de dominación de la penetración. Es ideal para las mujeres que aprecian la estimulación de la zona del ano, pues él la tiene disponible mientras la penetra.

  • Ambos de pie, ella se dobla hacia abajo, hacia sus pies.
  • Él la toma por las caderas y la penetra desde atrás.

Ver también: Porque mi pareja no me hace sexo oral

2. La esclava

Es una postura de dominación masculina, ya que la mujer prácticamente no puede moverse, lo que puede ser muy excitante. Es una buena postura para hacer sobre una mesa.

En cada penetración, el escroto roza las nalgas de la mujer.

  • La mujer permanece echada, con las piernas dobladas sobre el pecho de él.
  • El hombre está incorporado. La penetra y aprieta las piernas de ella de con sus manos para conseguir un ritmo vigoroso.

3. La unión de la libélula

hombre-disfrutar-sexo

Los dos están acostados de lado mirando en la misma dirección, no se ven las caras. Hay una doble estimulación que puede provocar un placer muy intenso.

  • La mujer aprisiona con sus piernas dobladas la pelvis de su compañero y presiona con las caderas.
  • Mientras la penetra, él presiona con una mano las nalgas de ella, y con la otra puede estimular la región anal.

4. Bitilasana

También conocida como la postura de la vaca, surge a partir de una posición de yoga y puede generar más placer del que imaginas. El ritmo de la penetración depende de ambos. Si ella empuja su cuerpo hacia atrás puede ser más profunda la sensación.

  • La mujer debe colocarse en la postura de “perrito”, pero durante la penetración debe exagerar el arco de su espalda para que sus caderas se eleven.
  • Él, de rodillas, la penetra desde atrás.

5. La unión en X

pareja-sexo

Cuando los dos coordinan bien el movimiento con esta posición, el hombre experimenta sensaciones poco habituales y la erección puede prolongarse más de lo habitual. A la mujer le puede costar llegar al orgasmo, pero puede ayudarse acariciándose el clítoris durante la penetración.

  • La mujer se coloca sobre el hombre. Cuando él la penetra, ella se echa hacia atrás muy despacio.
  • Él la ayuda con los brazos hasta que consigue colocarse entre las piernas de él, que están abiertas. Ambos realizan movimientos circulares lentos.

Visita este artículo: 4 técnicas para estimular el clítoris

6. La tijera sentada

En esta posición es ella quien lleva las riendas, ya que tiene el control de la profundidad y el ángulo de la penetración. El hombre tiene libertad para acariciarla y estimular otras zonas de su cuerpo, como el clítoris.

  • El hombre debe acostarse boca arriba, con las piernas y rodillas flexionadas.
  • La mujer se monta sobre él, con una pierna al costado de su cadera y la otra entre sus piernas. Se puede apoyar en la rodilla de él.

7. La danza del ciempiés

La danza del ciempiés

Es estupenda para que los dos puedan ver la unión de sus órganos genitales. Si el hombre tiene bien abiertas las piernas, ella podrá realizar movimientos rotatorios que subirán el nivel de excitación en ambos.

  • Él se sienta con las piernas abiertas y extendidas, se apoya en las manos. Ella se sienta sobre él e igualmente se apoya en pies y manos.
  • Ella dobla las rodillas y se comprime sobre el torso de su compañero para ser penetrada.
  • La mujer estimula el pene con sus músculos del perineo.

 

Categorías: Relaciones Etiquetas: