7 posturas sexis que deberías probar

Las posturas sexis que las mujeres deben incluir en sus encuentros amorosos para asegurar una noche de placer y una repetición en poco tiempo

Las posturas sexis son una de  forma muy especial, efectiva y divertida de avivar tus relaciones de pareja.

Con seguridad, una vez que comiencen con esta aventura, la confianza aumentará. Podrás corroborar, personalmente, que la sensualidad también es parte de tu persona.

Aprender nuevas posiciones lleva el erotismo a un nivel superior.

Los hombres enloquecen cuando sus mujeres los sorprenden tomando la iniciativa con posturas sexis. Entienden que a pesar de todo, la atracción y ese momento mágico del sexo son claves para estar unidos y felices.

Intenta estas posturas sexis y tu chico querrá verte cada vez más seguido

Toda mujer puede convertirse en una bomba sensual si se lo propone.

1. Mujer arriba

Toma la iniciativa y siéntate encima de él, enfrentados y con movimientos lentos. Poco a poco comienza a balancearte mientras puedes besarle el cuello y tirar suavemente de sus cabellos.

Es importante mantener siempre el torso y los pechos erguidos cerca de su boca.

El hombre tiene la posibilidad de besar todo lo que tiene a su alcance y la tomar tu cintura ayudando a marcar el ritmo.

La penetración es profunda y estimulante. Ambos se encuentran con un alto nivel de complicidad y pasión que aumenta con el contacto visual y las palabras al oído.

Posición de la mujer arriba para practicar sexo.

2. El perrito buscón

Vestir una prenda erótica y andar como un perro lentamente los vuelve locos.

Una excelente opción es realizar algunos juegos previos, excitarlo a más no poder.

Cuando la temperatura ha subido, debes darle la espalda y ponerte en posición. Gira la cabeza y pídele que te penetre. Es de lo más sensual que puedan escuchar ellos.

Una vez que el caballero comience con la acción puedes tirar su pecho hacia la superficie y hacer movimientos circulares.

Esto provoca que sean más los nervios que se vean involucrados en el acto sexual. Pero, sobre todo, hace que los hombres te vean como verdadera mujeres.

Descubre: 5 juegos previos al hacer el amor que te encantarán

3. La araña

Ambos se acomodan en la cama apoyando sus brazos hacia atrás y estirando las piernas hacia el compañero. El hombre abre un poco más las piernas, sobre las que recibe las de su chica.

Es necesario flexionar las piernas y colocar sus pies planos en la cama o el lugar donde decidan practicarla.

La araña es una de las posturas sexis en las que los movimientos son más suaves y tiene mayor importancia todo el acto en sí mismo.

Se pueden disfrutar uno a otro en cada gesto y en cada contracción muscular. Todos los sentidos se elevan con la desnudez plena y el goce de la unión.

4. De pie

Puedes invitar a tu amante a que te acompañe a tomar una ducha y bajo el agua enjabonar cada parte de su cuerpo.

Permite que te mire pasando tus manos por tu propio cuerpo, por delante y por detrás.

Mirar sin tocar, un juego que los excita y genera una ansiedad irresistible.

Luego enjabona su cuerpo sin olvidar ninguna zona. Cuando crean que ya están a punto, voltéate y apoyarte de espalda sobre el pecho de tu amante. Seguramente él sabrá que hacer en ese preciso instante.

Sexo en la ducha.

5. La niñera

La mujer se tiende boca arriba sobre la cama, insinuante y provocativa.

La propuesta indecente puede darse, a veces, con solo una mirada.

El hombre se acerca y se coloca de rodillas sobre los hombros de la chica introduciendo el pene en su boca. Una de las posturas sexis par el sexo oral con una variante diferente.

Las manos de ella están libres para estimular su clítoris o acariciar a su amado.

Los extras que puedan sumar son siempre bienvenidos en un encuentro íntimo.

Qué les molesta: 7 cosas que los chicos odian en la cama

6. El misionero enrollado

Si están acostumbrados a hacer la postura del misionero y no saben como empezar a cambiar, esta es una alternativa.

Cuando el hombre esté encima coloca una almohada debajo de tu espalda. La inclinación que lograr cambia el ángulo de penetración y las sensaciones ya varían.

Levanta las piernas y rodea la espalda de tu chico para motivar a otro tipo de movimientos y profundidad.

Estira las manos hacia atrás, dando permiso a que él haga lo que desee con tu cuerpo.

7. El dragón

Una posición similar al perrito, solo que en esta ocasión la mujer se coloca en cuatro patas sobre una cama. El hombre parado por detrás, la toma de sus caderas y la penetra.

Un consejo es que las rodillas de ellas se encuentren juntas y la espalda bien recta.

El dragón es una posición para personas con cualquier condición sexual y para sexo vaginal o anal. Incluso, se puede cambiar durante el coito si ambos están de acuerdo.

Quienes todavía no se atrevieron  a probar estas posturas sexis pueden elegir una para el próximo encuentro íntimo.