7 posturas sexuales para la noche de bodas

7 junio, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Al momento de encontrarse en la intimidad es importante no dejar de lado la espontaneidad y buscar que la pasión guíe con naturalidad. De esta manera, la pareja podrá estar mucho más dispuesta a disfrutar y vivir el momento.

Después de varias horas de celebración, llega la noche de bodas; uno de los momentos más especiales para la pareja, ya que finalmente pueden estar a solas para disfrutar de su intimidad. Es entonces cuando puede que el amor, la ternura, la pasión y muchas otras emociones converjan.

Para muchos, este viene a ser el momento ideal para lograr una experiencia realmente inolvidable. Por ello, si bien no dejan la espontaneidad de lado, es posible que busquen poner en práctica las mejores posturas sexuales para asegurarse un buen resultado.

Las 7 mejores posturas sexuales para la noche de bodas

A continuación, te proponemos una lista con las 7 mejores posturas sexuales que puedes disfrutar en tu noche de bodas.

1. Parados bajo el agua

Si después de la celebración, los novios se sienten con ganas de tomar un baño para refrescarse y descansar mejor, se puede aprovechar este momento para ducharse juntos y hacer el amor bajo el agua. En el momento, la desnudez de los cuerpos mojados puede inspirar a ambos a poner en práctica diferentes juegos y a explorarse con confianza.

2. La rana

Para realizar esta postura, es necesario mantener muy bien el equilibrio y tener una buena flexibilidad. Por ello, puede ser una buena opción para las novias que no han bebido demasiado durante la fiesta.

El hombre se acuesta boca arriba, eleva sus piernas, manteniéndolas flexionadas contra su pecho y espera a que la mujer se siente sobre él, consiguiendo así la penetración. El control del ritmo lo tendrá ella.

Con «la rana», la penetración será profunda y brindará un gran placer a la pareja, capaz de procurar el clímax.

Posturas sexuales para la noche de bodas.

3. Cruz Noruega

Esta postura es ideal para la noche de bodas y muchas otras ocasiones. Ella se coloca sobre la cama con una pierna estirada y la otra flexionada con la rodilla hacia arriba, o hacia abajo apoyando en el piso. Mientras tanto, el compañero se acomoda en la pierna de la novia y la penetra suavemente.

Al quedar libres las manos de ambos, es posible realizar esta postura y al mismo tiempo estimular las diferentes zonas erógenas de cada quien. 

Descubre: Postura del misionero y sus 8 variantes

4. La cucharita

La cucharita es una postura que, además de brindar mucho placer, puede crear esa atmósfera de romance que tanto se desea disfrutar en la noche de bodas. Se trata de una postura muy romántica y bien sea que la pareja decida mirarse a los ojos o no, lo que sí estará garantizado será el placer.

Mitos y verdades de practicar sexo anal.

5. Flor de loto

Esta es otra de las mejores posturas para la noche de bodas. El novio se sienta con sus piernas cruzadas sobre la cama (u otra superficie), como si fuera a meditar, mientras ella coloca encima de él y rodea su cintura con sus piernas. Aquí ella también tendrá el control del ritmo de la penetración.

En la postura de la Flor de loto ambos pueden conectar la mirada, acariciarse el cuerpo e intercambiar caricias, besos y palabras de afecto si así lo desean.

6. La silla

En esta postura, el novio se sienta en una silla, abre sus piernas y coloca a su compañera (de espaldas) encima de él, mientras la penetra. Se trata de una postura muy cómoda en la que El ritmo, la intensidad  y la fuerza dependerá de la excitación que tengan en ese instante.

Lee también: Los 6 mejores juegos preliminares

7. El misionero

Una de las posturas sexuales más conocidas en la cama es «el misionero». No tiene mucha complejidad y brinda la posibilidad de mirarse directamente a los ojos, besarse y acariciarse mientras buscan el placer juntos. Además, tiene la gran ventaja que, por ratos, puede ser o bien muy romántica o muy pasional.

Posturas sexuales fáciles, el misionero.

A tener en cuenta

Recuerda que lo más importante es disfrutar del momento, acercarse a la pareja, brindarle afecto y vivir la pasión. No hace falta imponerse metas inalcanzables, presionarse ni exigirse demasiado.