7 posturas sexuales para la noche de bodas

Claudia Pamela Forestello · 7 junio, 2018
Existen posturas sexuales para la noche de boda que son el broche de oro para uno de los momentos más especiales en la vida de las mujeres, ese que cambiará para siempre sus vidas

Las posturas sexuales para la  noche de bodas son tan importantes como el resto de la celebración. Ellas son las que dan el toque final a esa fiesta tan soñada por todas las mujeres, tal vez desde que son niñas. Sea la primera vez o no, hay que estar seguras de elegir para ese momento las ideales, las que se recordarán por siempre.

En la luna de miel todos los complejos y vergüenzas no tienen permiso. Sobre todo en la primera noche se trata de una entrega total y absoluta en la que se animen a todo. Es una experiencia que será inolvidable para la pareja y la pasión llega para celebrar la felicidad de la unión sentimental.

Al quedar solos, ambos traen sus sentidos en un nivel de excitación elevado como consecuencia del evento vivido. Es la hora de la intimidad y lo mejor es que la espontaneidad los guíe de la manera más natural. Sin embargo, conocer las mejores posturas para la noche de bodas siempre asegura un buen resultado.

Descubre las 7 mejores posturas sexuales para la noche de bodas

1. Parados bajo el agua

Luego de algunas fiestas los novios se sienten un poco cansados o mojados por el sudor por tanto baile. Bañarse juntos es muy romántico y hacer el amor bajo el agua es energético. Además, la desnudez de los cuerpos los estimula a diferentes juegos eróticos que aumentan la confianza entre ambos.

2. La rana

Es una postura de novias que no han bebido demasiado en su fiesta de casamiento, ya que necesita de mucho equilibrio. Pero si tienen la fuerza y elasticidad adecuadas los beneficios al momento del clímax son máximos.

El hombre se acuesta y eleva sus piernas flexionadas, entonces ella se sienta sobre él favoreciendo la penetración. El control está determinado por la persona que está arriba y la penetración es profunda asegurando el máximo placer.

Posturas sexuales para la noche de bodas.

Una variante es que el hombre se no se tire sobre la superficie, sino que se quede en cuclillas. De esta forma él puede guiar la intensidad y los movimientos mientras su chica elige si moverse o no.

3. Cruz Noruega

Ideal para que la mujer sea la agasajada y disfrute de todos los placeres que se logran en los mejores encuentros íntimos. Ella se tira sobre la cama con una pierna estirada y la otra flexionada con la rodilla hacia arriba, o hacia abajo apoyando en el piso. El encargado de hacerla gozar, se acomoda en la pierna de su chica y la penetra suavemente.

Las manos de ambos tienen la posibilidad de estimular diferentes zonas erógenas propias o del compañero. Es una noche especial y todo lo que sea positivo está permitido.

Descubre: Postura del misionero y sus 8 variantes

4. La cucharita

Jamás puede faltar en una noche romántica la cucharita: la postura del amor, la seguridad y la contención. Luego de tanta exaltación por la fiesta y los momentos emotivos que se dan en la celebración del matrimonio, un abrazo es la relajación necesaria. Algunas parejas llegan al cuarto con el deseo de permanecer juntos y tranquilos.

Mitos y verdades de practicar sexo anal.

Ambos mirando hacia el mismo lado, el hombre atrás y las caricias óptimas para demostrar amor puro. La penetración pasa a un segundo lugar, lo más importante es la gran conexión amorosa que se da entre ellos.

5. Flor de loto

El recién casado se sienta con sus piernas cruzadas y sostiene su cuerpo con sus brazos atrás. La flamante esposa se sienta sobre él y todo lo que viene luego es un sexo apasionado con complementos especiales.

Las miradas se conectan, las manos acarician el resto de sus cuerpos y las palabras de felicidad simplemente surgen.

6. La silla

Si el nuevo esposo desea regalarle a su elegida una de las mejores posturas sexuales para la noche de bodas, la silla es una buena opción. La recién incorporada al mundo de las esposas está bastante agotada, ya que fue la encargada de todos los preparativos de los festejos y se ganó el mayor premio.

Entonces, tomar la iniciativa y darle unos minutos de satisfacción lo hará sumar puntos adicionales. El caballero se sienta sobre la mujer que dejar caer sus piernas para distender todas las tensiones. El ritmo, la intensidad  y la fuerza depende de la excitación que tengan en ese instante.

7. El misionero

Una de las posiciones más tradicionales y con menos riesgos que se puedan conocer. Sin embargo, en la noche de bodas algunas parejas solo necesitan tener un contacto directo de todo su ser. Esta postura sin demasiadas complejidades, les otorga esa posibilidad de mirarse directamente a los ojos, estar relajados, hablarse al oído y amarse.

Posturas sexuales fáciles, el misionero.

Tal ves no es de las más arriesgadas ni locas entre las posturas sexuales para la noche de bodas, pero es romántica. Los abrazos, las caricias y los besos son la mejor compañía en estas noches. El resto de las habilidades en el sexo las podrán demostrar con el tiempo. Pero esta noche están agotados, están felices y no hace falta mucho más.