7 problemas de salud que no tienen síntomas

A pesar de no tener una sintomatología clara, hay muchos problemas de salud que pueden llegar a ser graves si no se detectan a tiempo. Acudir chequeos regulares es fundamental para diagnosticarlos

Si nos duele la garganta puede deberse a las anginas, si estornudamos quizás se deba a una congestión o resfriado… Sin embargo, hay algunas enfermedades o problemas de salud que no tienen síntomas tan “visibles”.

¿Te gustaría saber cuáles son? En este artículo te lo contamos.

Problemas de salud sin síntomas

Así como muchas veces existen señales que no están relacionadas a ninguna patología en particular, también hay síntomas “silenciosos” que pueden deberse a un problema de salud.

Este tipo de problemas de salud sin signos se pueden diagnosticar con estudios de rutina y tratar con hábitos de vida más saludables.

Las condiciones más comunes que no dan aviso son:

1. Presión arterial alta

La hipertensión es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo y se relaciona sobre todo a nuestra alimentación.

  • Una dieta con exceso de sal deriva en una presión arterial elevada.
  • Aunque nos sintamos bien la tensión puede estar más alta que los niveles considerados normales (140 mm Hg en la tensión sistólica y 99 en la diastólica).

Durante mucho tiempo la hipertensión puede ser asintomática.

Los grupos que suelen sufrir tensión arterial alta son las personas mayores, las embarazadas y los pacientes con enfermedades renales.

Aunque no es necesario tomarse la presión a cada rato, sí es conveniente hacerlo, al menos, una vez a la semana y en diferentes momentos del día.

Lee también: Diabetes e hipertensión: ¿qué puedo comer?

2. Glaucoma

glaucoma

Se trata de una enfermedad degenerativa provocada por un aumento en la tensión ocular.

Los ojos contienen un líquido similar al agua que se va renovando constantemente. Si el sistema de drenaje falla, la presión aumenta y esto daña el nervio óptico.

Aunque muchas personas le resten importancia a esta condición es necesario saber que el glaucoma es la segunda causa de ceguera (tras las cataratas).

  • En la etapa inicial es una enfermedad que no presenta síntomas (los primeros signos se detectan cuando el cuadro está muy avanzado) y puede ser irreversible si no es diagnosticada a tiempo.
  • De a poco la persona pierde la agudeza visual periférica y los oculistas recién pueden diagnosticar el glaucoma cuando el paciente sufre caídas y tropiezos.
  • Los ancianos, los miopes y los diabéticos tienen cuatro veces más riesgo de padecer esta enfermedad.
  • El problema se puede reducir con un tratamiento (que va desde aplicación de colirio a cirugías láser).

3. Osteoporosis

Esta enfermedad que debilita los huesos y causa roturas con mayor facilidad es muy común en las personas de la tercera edad.

Los pacientes con osteoporosis se quiebran los huesos de la cadera, las muñecas o la columna con frecuencia.

Es otro de los problemas silenciosos que se detecta cuando, al caernos, terminamos con un hueso roto.

  • La pérdida de densidad ósea no genera dolor ni ningún otro síntoma.
  • Se recomienda consumir calcio a través de la dieta y, a cierta edad, añadir ciertos suplementos recetados por el médico.

4. Diabetes tipo 2

Diabetes-tipo-2

Millones de personas en todo el mundo ignoran que padecen esta enfermedad.

  • La hiperglucemia en los adultos se presenta en forma lenta y con casi ningún signo en las etapas iniciales.
  • En los niños y adolescentes por el contrario la sintomatología “aparece” de manera más brusca.

Hay casos de personas que están al límite (unos 200 mg/dl de glucemia en sangre) y únicamente presentan más ganas de orinar o algo de cansancio.

Cuidarse con las comidas y con el peso es fundamental para evitar la enfermedad.

Hacer ejercicio varias veces a la semana también aleja la diabetes y, por supuesto, realizarse análisis de sangre una vez al año es muy importante.

De esta forma podemos detectar el problema a tiempo y conseguir un tratamiento adecuado.

Los obesos, hipertensos y aquellos con antecedentes familiares de diabetes deben prestar mayor atención y consultar con el médico.

5. Hepatitis C

Esta enfermedad que afecta el hígado está causada por un virus que provoca una infección aguda o crónica.

La primera de ellas es asintomática y pocas veces se la relaciona a una patología que puede convertirse en mortal.

En el caso de la hepatitis avanzada ocasiona dolores muy fuertes en el estómago.

Visita este artículo: 5 recetas para limpiar el hígado

6. Apnea de sueño

Apnea de sueño

Solemos relacionar los ronquidos con estar muy cansados o sufrir algo de sobrepeso. Sin embargo, esta condición puede ocultar un problema de salud que merece la pena tener en cuenta.

Esta obstrucción de la vía respiratoria superior provoca un colapso o detención en el ingreso de oxígeno que luego reanuda con un ronquido o sonido.

Esta pausa en la respiración puede estar causada por una malformación de la mandíbula, tener el paladar estrecho o la faringe obstruida.

Si bien el exceso de peso no es la causa directa de la apnea, puede empeorar el cuadro.

Muchas personas que asisten a la consulta por este problema lo hacen porque sus parejas no pueden dormir y no por sus propios síntomas.

7. Cáncer de pulmón

Los tumores suelen aparecer sin mostrar ningún síntoma o afectación al paciente. El período asintomática es más corto que en el caso, por ejemplo, de la hipertensión.

En el caso de cáncer de pulmón quizás pasen meses hasta que la persona comience a toser más de lo habitual y decida ir al médico para hacerse una radiografía.

Esta enfermedad es la principal causa de muerte en los hombres, sobre todo si han fumado durante varios años.

Los dos problemas principales relacionados al cáncer de pulmón son la carencia de una prueba preventiva y la dificultad para detectarlo en sus primeras etapas.

Te puede gustar