7 razones para desintoxicar el hígado y cómo hacerlo

El hígado es uno de los órganos del cuerpo que más funciones y tareas cumple todos los días, siendo vital para la salud y la buena calidad de vida. Este órgano tan importante es el encargado de filtrar las toxinas presentes en el organismo para desintoxicar el cuerpo y prevenir muchas enfermedades. Se dice que el hígado cumple alrededor de 500 funciones, siendo esencial en el metabolismo, el sistema inmunológico, el sistema digestivo o el sistema de desintoxicación, entre otros.

Sin embargo, la mayoría de nosotros sobrecargamos de tareas al hígado y vamos ralentizando su trabajo, provocando una acumulación de toxinas que puede afectar su salud y que puede impedir sus funciones. Muchas personas no son conscientes de la importancia del hígado y de su desintoxicación. Por eso, en esta ocasión te vamos a compartir 7 razones para desintoxicar tu hígado.

¿Por qué es importante desintoxicar el hígado?

Higado

El hígado es el principal órgano del sistema de desintoxicación, el cual cumple la función de filtrar la sangre día y noche para eliminar las toxinas. La desintoxicación es una serie vital de procesos que mantienen el cuerpo saludable y libre de sustancias tóxicas que pueden causar enfermedades.

Este órgano también se encarga de filtrar y procesar todas tus hormonas, razón por la que su correcto funcionamiento garantiza el equilibrio hormonal. Si hay algún tipo de alteración, esto puede causar desequilibrios como, por ejemplo, exceso de estrógenos, producción defectuosa de la insulina y mucho más.

Al desintoxicar el hígado se facilita la eliminación de toxinas y sustancias de desecho del cuerpo, se combaten los radicales libres y también se promueve la eliminación de metales pesados acumulados en el cuerpo. Pero, además de esto, hay otras 7 importantes razones por las que deberías desintoxicar el hígado.

Tu dieta es rica en grasas saturadas y grasas procesadas

No podemos negar que muchos de los alimentos que consumimos actualmente están cargados de grasas saturadas y grasas procesadas que se van acumulando en nuestro cuerpo. El consumo de alimentos fritos, alimentos no orgánicos de origen animal, comidas procesadas, enlatados y embutidos, entre otros, hacen que el hígado trabaje tiempo extra y se agote fácilmente. Esto se debe a que el hígado es el responsable de descomponer todos estos alimentos y estos suele ser difíciles de procesar.

Llevas una dieta rica en carbohidratos procesados

carbohidratos

Alimentos ricos en carbohidratos procesados como el pan blanco, pastas blancas, bebidas azucaradas y dulces, también causan sobrecarga en el hígado, ya que este tiene la función de trabajar para regular los niveles de azúcar en la sangre, por lo que tendrá que esforzarse más. Si tu dieta es rica en este tipo de alimentos, es muy conveniente que desintoxiques tu hígado regularmente.

Consumes alcohol o medicamentos recetados

El alcohol y los químicos de los medicamentos son sustancias muy difíciles de filtrar para el hígado. Cuando una persona consume bebidas alcohólicas en exceso o toma medicamentos por mucho tiempo, el hígado puede empezar a sufrir diferentes trastornos como, por ejemplo, hígado graso o cirrosis hepática.

Respiras aire contaminado

Son pocos los lugares del planeta donde podemos respirar aire puro y saludable. La mayoría de nosotros estamos respirando un aire contaminado y lleno de partículas tóxicas que pueden afectar la salud a largo plazo. Los pulmones absorben todas las sustancias tóxicas del aire, pero es el hígado el responsable de filtrarlas y eliminarlas.

No duermes ni descansas lo suficiente

dormir1 (1)

Aunque muchas veces lo ignores, no descansar o dormir bien afecta mucho tu calidad de vida. En el caso del hígado, el sueño reparador es esencial para su funcionamiento óptimo. El hígado está más activo entre las 1 y 3 de la mañana. Por esta razón es importante descansar bien y darle ese tiempo para cumplir sus funciones.

Haces demasiado ejercicio

Aunque el ejercicio es clave para eliminar las sustancias tóxicas del cuerpo, el abuso del mismo podría ser dañino para el organismo. El exceso de ejercicio podría incrementar la acción de los radicales libres y no le daría el tiempo suficiente al hígado para combatirlos. Si este es tu caso, es conveniente desintoxicar el hígado y tomar un merecido descanso.

Comes una dieta pobre en nutrientes general

Nutrientes que no deben de faltar en una dieta saludable

Los nutrientes son esenciales para un correcto funcionamiento del hígado. Es clave llevar una dieta que le proporcione vitamina C, ácido fólico, vitamina B3 y B6 y la vitamina E, entre otros. Además, este necesita aminoácidos esenciales como la glicina y taurina, al igual que calcio. Si tu dieta tiene estas deficiencias, es importante mejorar la alimentación y tomar suplementos si fuera necesario.