7 razones importantes para desayunar todos los días

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 20 febrero, 2019
Carolina Betancourth · 24 febrero, 2017
Desayunar todos los días es fundamental para un óptimo rendimiento físico y mental durante toda la jornada. Descubre 7 razones para hacerlo.

Desayunar todos los días es fundamental para un óptimo rendimiento físico y mental durante toda la jornada. Si bien muchos lo ignoran o remplazan por alternativas poco saludables, se trata de una de las fuentes de nutrientes más importantes para la salud.

A través de su ingesta se le brinda al cuerpo un significativo impulso de energía. Tras varias horas de descanso, este impulso le sirve para activar las funciones de todos sus sistemas.

De paso, ejerce efectos beneficiosos sobre el sistema nervioso y el cerebro, a la vez que mejora el estado de ánimo para alcanzar una mejor productividad con cada reto que se presente a lo largo del día. Lo que muy pocos se alcanzan a imaginar es que, más allá de esto, hay muchas otras razones por las que no debería faltar.

Eso sí, cabe aclarar que en el desayuno debemos combinar todos los grupos de nutrientes. Además, debe corresponder al 25% de las calorías necesarias. Considerando que muchos no conocen sus bondades, en el siguiente espacio queremos destacar las 7 principales. ¡No te lo pierdas!

1. Ayuda a perder peso

Desayunar todos los días ayuda a perder peso

Aunque hace algunos años se pensaba que ignorar el desayuno era una forma de ahorrar calorías. Hoy se sabe que desayunar todos los días tiene muchos más beneficios en cuanto a la pérdida de peso.

Los nutrientes que se absorben le brindan una alta concentración de energía al organismo. De esta manera promueven las funciones metabólicas que ayudan a quemar las calorías. Por otro lado, es una de las mejores formas de mantener la sensación de saciedad y evitar picar entre comidas o excederse con las calorías.

Ver también: remedios con jugo de limón para metabolizar las grasas de tu organismo

2. Aumenta el rendimiento físico

Por tratarse de una fuente de “combustible” para todos los sistemas del cuerpo, el desayuno es uno de los mejores aliados para conseguir toda la energía que necesitamos a nivel físico.

Sus nutrientes esenciales actúan de forma positiva a nivel articular, óseo y muscular, aumentando la capacidad para llevar a cabo actividades de alta exigencia física. De paso, alivia el cansancio y la sensación de fatiga, los cuales tienden a interferir en las tareas cotidianas.

3. Mejora el estado de ánimo

Desayunar todos los días mejora el estado de ánimo

El estado de ánimo depende mucho del nivel de energía del cuerpo. Por lo tanto, un buen desayuno es una recarga ideal para estar de buen humor. Los nutrientes de los alimentos estimulan la actividad del cerebro y el sistema nervioso, aumentando la producción de los neurotransmisores del bienestar.

Tomar un desayuno de mala calidad o suprimirlo aumenta la tendencia a sufrir estrés, irritabilidad y otros trastornos emocionales que afectan la salud.

4. Previene algunas enfermedades

Ingerir un desayuno de buena calidad es un hábito que fortalece el sistema inmunitario para evitar el desarrollo de algunas enfermedades comunes como la gripe y el resfriado.

Las sustancias que se absorben de los alimentos a esta hora del día equilibran las funciones de los órganos vitales. Además, evitan problemas como la diabetes y la hipertensión. De hecho, dado que debe contener fibra y antioxidantes, es un gran aliado para regular los procesos digestivos y metabólicos.

5. Mejora la salud cognitiva

Desayunar todos los días mejora la salud cognitiva

Los alimentos que se consumen durante esta primera comida son un “combustible” para el cerebro que, horas más tarde, le sirven para tener un óptimo rendimiento en cada una de sus tareas.

Aquellos que consumen un desayuno de alta calidad nutricional suelen tener una mejor concentración mental en comparación con los que no. Además, a largo plazo, participa en la prevención del deterioro cognitivo asociado con la edad y enfermedades como el alzhéimer.

6. Desayunar todos los días combate el estrés

Las personas que tienen que atravesar situaciones estresantes y difíciles deben procurar mejorar la calidad de su desayuno. Aunque pareciera que no tiene que ver, los alimentos que se consumen durante esta comida son claves para mejorar la respuesta del cuerpo frente a las amenazas o problemas.

Una correcta absorción de nutrientes combate los niveles altos de cortisol, una hormona relacionada con el estrés y otros desequilibrios emocionales.

Te recomendamos leer: Combate el estrés con estos 5 remedios naturales

7. Ayuda a ganar masa muscular

Desayunar todos los días ayuda a ganar masa muscular

Desayunar todos los días proteínas, carbohidratos y sustancias antioxidantes es beneficioso para ganar masa muscular. Estos nutrientes garantizan una óptima utilización de las fuentes de energía del cuerpo y, de paso, promueven el aumento de la masa magra como complemento de las actividades físicas.

¿Estás segura de que desayunas bien cada día? Si aún sigues remplazando un desayuno saludable por café y galletas, más te vale considerar tomar medidas al respecto. Prepara un plan de desayunos completos y balanceados, y descubre por ti misma las bondades de desayunar todos los días.

  • Keski-Rahkonen, A., Kaprio, J., Rissanen, A., Virkkunen, M., & Rose, R. J. (2003). Breakfast skipping and health-compromising behaviors in adolescents and adults. European Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1038/sj.ejcn.1601618
  • Jakubowicz, D., Barnea, M., Wainstein, J., & Froy, O. (2013). High Caloric intake at breakfast vs. dinner differentially influences weight loss of overweight and obese women. Obesity. https://doi.org/10.1002/oby.20460
  • Leidy, H. J., Ortinau, L. C., Douglas, S. M., & Hoertel, H. A. (2013). Beneficial effects of a higher-protein breakfast on the appetitive, hormonal, and neural signals controlling energy intake regulation in overweight/obese, “breakfast-skipping,” late-adolescent girls. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.3945/ajcn.112.053116
  • Levitsky, D. A., & Pacanowski, C. R. (2013). Effect of skipping breakfast on subsequent energy intake. Physiology and Behavior. https://doi.org/10.1016/j.physbeh.2013.05.006