7 razones por las que debes hacer sentadillas todos los días

Las sentadillas en tu entrenamiento son un ejercicio muy adecuado para fortalecer tu abdomen y espalda, sin olvidar piernas, caderas y rodillas.

A la hora de hacer ejercicio hay una serie de rutinas que tienen muchos más beneficios de lo que se pueden llegar a pensar y una de ellas son las sentadillas.

Y es que tienen, como decimos, muchos efectos en el cuerpo, que se traducirán en una mejor salud y figura.

Como sabemos, las sentadillas son uno de los ejercicios básicos que se pueden encontrar en todo tipo de entrenamiento de fuerza.

Sirven para trabajar directamente los músculos de las caderas, glúteos y muslos, y fortalecer los huesos, ligamentos y tendones.

Además, las sentadillas son uno de los tres movimientos que integran el levantamiento de potencia y son excelentes para el desarrollo y tonificación de las piernas. Para algunos, incluso, es el principal ejercicio.

No olvides que si sufres de alguna complicación en tus articulaciones o de enfermedades asociadas debes preguntar a tu médico antes de incluir este ejercicio en tu entrenamiento.

Estas son algunas de sus bondades.

1. Tu fuerza aumentará

Sentadillas con mancuernas.

 

Algo tan sencillo como hacer sentadillas incrementará tu fuerza en determinadas zonas como los glúteos, los isquiotibiales y los cuádriceps.

Además, también servirá para mejorar la potencia en tu cadera, que es esencial para encontrarte mucho más ágil en tu quehacer diario.

Por otra parte, estimula las hormonas que se encargan de mantener en perfecto estado tus músculos, así como de fortalecer el cuerpo entero. Si le añades pesas, reforzarás todos estos beneficios.

2. Piernas y glúteos más definidos

Sentadillas al aire libre

Las sentadillas te ayudarán, de manera notable y visible, a obtener unas piernas y glúteos mucho más definidos.

Este movimiento tan sencillo es una excelente forma de construir de manera rápida el músculo, por lo que tendrás unas extremidades apretadas y tonificadas si entrenas de forma constante.

Te recomendamos leer: 5 bailes que te ayudarán a tonificar piernas, glúteos y muslos

3. Mejora la movilidad

Algo tan sencillo como hacer sentadillas hará que notes una gran mejora en tu agilidad y la propia movilidad.

Son una gran manera de aumentar el rango de movimiento en las caderas y los tobillos, lo que ayudará a reducir el dolor en la espalda baja y las rodillas de forma gradual.

Si se realizan de forma correcta, no deberían agravar el estado de las articulaciones, por lo que es un ejercicio recomendable para todo el mundo.

De todas formas, si sientes alguna molestia al ejercitarte, siempre es recomendable acudir a un especialista.

4. Estabiliza tu cuerpo

Un ejercicio tan sencillo como realizar sentadillas con pesas es capaz de desafiar el equilibrio y, a su vez, acabar por estabilizar el cuerpo a través de todo el rango de movimiento.

Los músculos transversales y rectos que conforman el abdomen están sometidos a presión todo el tiempo que haces sentadillas. Esto provoca que acabes teniendo un estómago más plano y tonificado mientras seas perseverante.

El simple hecho de tener unos músculos más fuertes podría ayudarte a a prevenir futuras lesiones.

5. Útil para tu espalda

Dolor de espalda

Aunque no lo parezca, hacer sentadillas puede ser una opción estupenda para mejorar tu postura.

Tanto si las haces con pesas como sin ellas, verás que  en este tipo de ejercicios se emplea la espalda superior.  Esto te ayudará a estabilizar el cuerpo a través del movimiento.

Fortalecerás los músculos responsables de que acabes teniendo una postura correcta y, poco a poco, podría corregirse al haber entrenado frecuentemente.

6. Sentadillas con una pierna

Hay una variación de las sentadillas que son las sentadillas con una sola pierna.

  • Para hacerlas tendrás que colocar todo el peso sobre el pie derecho, mientras levantas la pierna izquierda del suelo y doblas la rodilla izquierda.
  • Luego tendrás que extender los brazos hacia arriba, a la altura de los hombros.
  • Acto seguido tendrás que doblar la rodilla derecha, desplazar las caderas hacia atrás y hacia abajo, hasta que la rodilla derecha esté en paralelo con el suelo.
  • Mantén tu pecho levantado, empuja con la punta del pie derecho y vuelve a una posición erguida. Haz tres series de 15 repeticiones y notarás la diferencia.

Ver también: 7 formas de hacer sentadillas para moldear y tonificar tu cuerpo

7. Sentadillas con peso

Sentadillas con peso.

Una variedad de las sentadillas son aquellas en las que se introduce peso.

  • Para hacer este tipo de sentadillas puedes, sin ir más lejos, tomar un balón medicinal o pesas y colocarlo frente de tu pecho.
  • Junta los omóplatos y levanta el pecho.
  • Colócate con los pies a lo ancho de las caderas y dobla las rodillas. Mueve las caderas hacia atrás hasta que los muslos queden paralelos al suelo.
  • A continuación, levántate para volver a tu postura natural y haz tres series de 10 repeticiones, con 30 segundos de descanso entre series.
  • Con este sencillo ejercicio notarás la diferencia y te sentirás mucho más fuerte.
  • Chulvi-Medrano, I. (2009). Revisión narrativa del rol de la sentadilla en los programas de acondicionamiento neuromuscular y rehabilitación. Revista Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiologia, 12(1), 35–45. https://doi.org/10.1016/j.rifk.2008.11.002
  • García Sánchez, I., & Requena Sánchez, B. (2011). La repetición máxima en el ejercicio de sentadilla: procedimientos de medida y factores determinantes. Apunts Educación Física y Deportes. https://doi.org/10.5672/apunts.2014-0983.es.(2011/2).104.10
  • Lavorato, M., & Pereira, N. (2008). La sentadilla ¿es un ejercicio potencialmente lesivo? Productosfortia.Com. Retrieved from http://www.productosfortia.com/la-sentadilla-es-un-ejercicio-potencialmente-lesivo.pdf