7 razones por las que llorar es bueno

Okairy Zuñiga · 2 febrero, 2019
Son muchas las razones para decir que llorar es bueno: alivia la tristeza, elimina toxinas, disminuye la presión arterial. Tus lágrimas ya no te darán vergüenza.

Solemos ver a las personas que lloran como débiles o excesivamente emocionales. Sin embargo, llorar es bueno y deberías hacerlo siempre que tengas la necesidad. En efecto, llorar es un acto que te permite demostrar tu emociones y retomar el control sobre ellas. 

Aquí te demostraremos que es bueno, y los múltiples beneficios que trae para la salud el hacerlo. Descubrirás que no debes reprimirte en ningún caso.

1. Llorar te hace sentir mejor

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que después de llorar te sientes más libre y emocionalmente más estable. Esto se debe a que al llorar, tu sistema nervioso parasimpático es activado por los estímulos de las glándulas ubicadas en los ojosEste estímulo envía un alivio positivo a través de todo tu cuerpo. Por esto, no es de extrañar que después de llorar largo y tendido te sientas aliviado y más relajado.

Por otra parte, en esta relación, influye en gran medida tu personalidad. Algunas personas se sienten más cómodas permitiendo que sus emociones fluyan, mientras que otras procuran evitarlo.

Ver también: Si tú no lloras, tu cuerpo sí lo hará

2. Llorar reduce los niveles de ciertas hormonas dañinas

llorar

Otra razón por la que llorar es bueno es que este pequeño acto ayuda a reducir los niveles de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH). Esta hormona, también denominada corticotropina y HACT, suele acumularse en los momentos de tensión y estés.

Sin embargo, aunque en  líneas generales su simple aumento en momentos de estrés no es causa definitiva para provocar ninguna enfermedad, unos niveles anormalmente altos puede provocar algunas afecciones como la enfermedad de Cushing o la de Addison.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que, al llorar, nos calmamos y relajamos. En este sentido, ayudamos a regular de forma natural los niveles de ACTH. 

Este efecto se complementa con la prolactina, una hormona que se encuentra en las lágrimas. La prolactina es importante para obtener gratificación sexual, mejorar las relaciones interpersonales y sentirte unido a otras personas.

3. Podrás conocer un mayor número de emociones

Los animales tienen la capacidad de llorar. Sin embargo, en ellos este acto tiene una finalidad física bien específica: limpiar los ductos lagrimales. 

El ser humano es más complejo. Aunque las lágrimas ayudan a liberar tus ductos lagrimales, también te permiten entrar en contacto con tus emociones.

Puede parecer algo simple, pues seguro piensas que llorar es bueno solo para eliminar la tristeza. Cuando has eliminado tu tristeza o enojo, podrás entrar en contacto con la felicidad, la gratitud o la calma.

Por esto, cuando te limitas, estás ocasionando una lejanía con tus emociones. No es raro encontrar gente que, debido a que no llora, puede llegar a tener problemas para afrontar otras emociones.

4. Las lágrimas humectan tus ojos

llorar

¿Sueles sentir constantemente secos tu ojos? El clima y el constante uso de dispositivos móviles suelen ocasionar este problema cada vez con mayor frecuencia.

En caso de que hayas notado resequedad ocular con regularidad, deberías visitar a tu oftalmólogo. Por lo general, el médico te prescribirá algunas lágrimas artificiales para resolver la resequedad ocular.

Sin embargo, lo normal sería no necesitar estas lágrimas artificiales, pues las generadas por el organismo tienen el mismo efecto. En este caso, no hablamos de lágrimas relacionadas a las emociones, sino de un simple mecanismo de hidratación. De hecho, es común que hayas notado que tus ojos lloran como mecanismo de defensa ante ciertos estímulos:

  • Al picar alimento irritantes como la cebolla o los picantes.
  • Cuando entra un poco de polvo en los ojos.
  • Cuando hace mucho viento y tus ojos se resecan.

Favorece la humectación de tus ojos tomando suficiente líquido a lo largo del día. Si fallas en este sentido, presentarás infecciones constantes en las mucosas oculares.

Te recomendamos leer: ¿Te has preguntado alguna vez para qué sirve llorar?

5. Ser vulnerable te ayuda a conectarte con otras personas

¿Cómo te sientes cuando ves llorar a una persona? Tal vez te sientas un poco incómodo, pero también desarrollas cierta empatía. 

La mayoría estamos acostumbrados a no llorar por temor a incomodar a los demás. Sin embargo, el llanto te acercará a quienes comparten contigo ese momento. En efecto, durante y después de llorar es mucho más fácil hablar sobre los problemas y dejarlos ir. Luego de ello, encontrar la mejor solución se hace más fácil.

6. Llorar te permite avanzar en tu vida

Llorar y reír

Una de las grandes necesidades que tenemos como seres humanos es la de sentirnos a salvo. Esta necesidad nos hace crecer profesional y económicamente, pero también, muchas veces, nos limita a la hora de mostrar nuestras emociones.

Es importante que te des la oportunidad de entrar en contacto con tus emociones. En algunos casos esto implicará llorar un poco, por ejemplo, cuando has sido lastimada emocionalmente. Cuando esto ocurra, date tiempo de llorar todo lo que necesites para poder avanzar y crecer como persona. Recuerda que tan pronto como enfrentes tu pasado, más rápido crecerás.

7. Llorar disminuye la presión arterial

Otro motivo por el que llorar es bueno es que este acto ayuda a reducir la presión arterial elevada. Esto se debe a que tu cuerpo se relajará y reducirá la presión.

Ahora que conoces algunos beneficio del llanto, esperamos que veas este acto como algo complejo y necesario para tu salud física y emocional. Recuerda que llorar te libera en muchos sentidos

  • Becht, M.C.; Vingerhoets, Ad, Crying and Mood Change, 2002, https://pure.uvt.nl/ws/portalfiles/portal/492469/crymoodchange.PDF
  • Bylsma, Lauren & Croon, Marcel & Vingerhoets, Ad & Rottenberg, Jonathan. (2011).
    “When and for whom does crying improve mood? A daily diary study of 1004 crying
    episodes”. Journal of Research in Personality. 45. 385-392. 10.1016/j.jrp.2011.04.007.
  • Kottler, J.A. & Montgomery, M.J.. (2001). “Theories of crying”, Adult Crying. A Biopsychological Approach. 1-17.
  • Shani Gelstein et al. “Human Tears Contain a Chemosignal”, Science  14 Jan 2011:
    Vol. 331, Issue 6014, pp. 226-230