7 razones por las que puedes tener una inflamación del estómago

¿Sabías que el saltarte comidas, lejos de ayudarte a bajar de peso, puede ser uno de los motivos por los que tienes el estómago inflamado? Para evitarlo procura cumplir con las 5 ingestas diarias

La inflamación del estómago es un síntoma común que, algunas veces, se confunde con la acumulación de grasa que se produce debido a la mala alimentación. Aunque es cierto que este factor influye en su aparición, hay muchas otras posibles causas por las cuales se puede desarrollar.

En este artículo queremos revelar en detalle 7 posibles causas y algunas sugerencias para el tratamiento de la inflamación del estómago.

La inflamación del estómago

La inflamación del estómago no solo produce hinchazón. También suelen producirse incómodos síntomas como los gases, la pesadez y el dolor. Por ese motivo, quienes la sufren buscan la solución definitiva a su problema.

No obstante, es necesario conocer cuál es su posible causa para tomar las medidas necesarias para controlarla de forma eficaz. La retención de líquidos, los desbalances en el pH  del cuerpo y los problemas digestivos son una mínima parte de las cosas que pueden ocasionar una inflamación del estómago.

Posibles causas

1. Comer rápido y en exceso

¿Quieres conocer más? Lee: 7 modos de empezar bien el día para combatir el estrés y la ansiedad

Causas de la inflamación del estómago

Los platos demasiado abundantes y copiosos son los principales responsables de la inflamación del estómago que se produce de forma habitual. Estas comidas aumentan la producción de gases en el intestino y, a su vez, producen una incómoda sensación de pesadez.

¿Qué debes hacer?

  • Para empezar, dedica por lo menos 20 o 30 minutos a cada comida principal.
  • Mastica bien los alimentos.
  • Por último, modera las porciones.

2. Tener estrés

Estar sometidos a fuertes episodios de estrés tiene mucho que ver con la hinchazón que sufre el vientre cuando no hay otra razón aparente. Si bien parece que una cosa no está relacionada con la otra, este estado emocional interfiere de forma directa en la digestión.

En este caso la sangre del sistema digestivo se desvía y, como consecuencia, la digestión es más lenta y menos eficiente. Además, en algunos pacientes los cambios de la respiración por el estrés hacen tragar demasiado aire. Esto, como consecuencia, aumenta la inflamación.

¿Qué debes hacer?

Consume una infusión con propiedades calmantes y antiinflamatorias, tales como:

  • Valeriana.
  • Lavanda.
  • Manzanilla.
  • Hinojo.
  • Jengibre.
  • Menta.

3. Consumir alimentos que producen gases

Las carnes procesadas causan inflamación del estómago

El consumo habitual y excesivo de algunos alimentos es la razón que explica una frecuente inflamación del estómago. Es cierto que algunos son saludables e importantes dentro del plan de alimentación.No obstante, siempre se recomienda moderar su ingesta para evitar estos síntomas.

¿Qué debes hacer?

  • Disminuye el consumo de grasas saturadas, carbohidratos simples y condimentos.
  • Evita las bebidas carbonatadas.

4. Estar deshidratados

El consumo insuficiente de agua impide que los sistemas del cuerpo funcionen de manera eficiente. Por esto, también influye en los desequilibrios de los procesos inflamatorios.

La deshidratación afecta la digestión de los alimentos. Y, dado que causa estreñimiento y gases, también es responsable de la hinchazón estomacal.

¿Qué debes hacer?

  • Asegúrate de consumir entre 6 y 8 vasos de agua al día.
  • Consume bebidas naturales, como zumos y batidos.
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en agua, como frutas y vegetales.

5. Tener intolerancias alimentarias

Intolerancias alimentarias como causa de la inflamación del estómago

Las intolerancias alimentarias no diagnosticadas son bastante habituales entre la población. Además, como muchos ignoran su presencia, son el motivo de la inflamación del estómago no controlada.

Alimentos como los lácteos y las fuentes de gluten suelen ser los principales desencadenantes de estas reacciones en el organismo. Esto se debe a que sus compuestos son difíciles de digerir. Por tanto, dado que se van acumulando, provocan estreñimiento, gases y otros molestos síntomas.

¿Qué debes hacer?

  • Consulta al médico si sospechas que algunos alimentos te hacen mal.
  • Limita el consumo de lácteos, condimentos y gluten para determinar si están relacionados con la inflamación de tu cuerpo.

6. Consumir medicamentos en exceso

El consumo excesivo y recurrente de algunos medicamentos de venta libre también puede ser una causa. Estos pueden alterar la flora bacteriana del intestino y, a su vez, aumentar la inflamación del estómago.

Aunque no en todos los pacientes se produce esta reacción, es necesario considerarlo como un posible factor desencadenante. Seguro que siempre podemos encontrar alternativas que no nos hagan tanto daño.

¿Qué debes hacer?

  • Procura ingerir fármacos solo bajo supervisión médica.
  • Evita la ingesta excesiva de aspirinas, antiácidos y narcóticos para el dolor.

Lee:  La cúrcuma es tan o más efectiva que estos 7 medicamentos

7. Ignorar una comida principal

Causas de la inflamación del estómago

Ignorar una de las comidas principales o reducir las porciones recomendadas afecta el proceso de digestión. Durante algunos años se pensó que era una forma de ahorrar calorías para perder peso. No obstante, hoy se sabe que es un hábito que causa efectos contrarios y molestias digestivas.

¿Qué debes hacer?

  • Asegúrate de consumir 3 comidas principales.
  • Modera la cantidad de cada plato y varía los alimentos que contienen.
  • Si te es posible, distribuye las porciones para hacer hasta 5 comidas al día.

¿Identificas alguna de estas causas? Si te aqueja este síntoma de forma recurrente, trata de tomar las medidas de prevención necesarias y combátelo. No obstante, en caso que la inflamación persista, consulta al médico.

 

  • Myles, I. A. (2014). Fast food fever: Reviewing the impacts of the Western diet on immunity. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/1475-2891-13-61
  • Levine, M. S., Spencer, G., Alavi, A., & Metz, D. C. (2007). Competitive speed eating: Truth and consequences. American Journal of Roentgenology. https://doi.org/10.2214/AJR.07.2342
  • Holtmeier, W., & Caspary, W. F. (2006). Celiac disease. Orphanet Journal of Rare Diseases. https://doi.org/10.1186/1750-1172-1-3