7 razones por las que se pueden hinchar los ojos

Ivan Aranaga Amengual · 21 diciembre, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 11 diciembre, 2018
Los ojos pueden hincharse por muchos motivos. Te mostramos cuáles pueden ser las causas y qué puedes hacer para reducir la hinchazón con soluciones prácticas.

El rostro es una de las áreas que más se ve impactada tanto por factores personales— como el estrés o el envejecimiento— como por agentes externos, como los factores climáticos. Así, nuestros ojos son los grandes afectados. La piel que los cubre y los rodea es especialmente delgada, haciéndola más susceptible a que se te puedan hinchar los ojos.

Sin embargo, son las causas internas las que más problemas generan en la zona. Desde que despertamos, los ojos piden ser cuidados con mucha atención, por lo que debemos tener hábitos que los favorezcan. Estos son algunos de ellos, ¡apunta!

A qué se deben las molestias en los ojos

Desde abuso en el consumo de sal hasta los cambios en el estado de ánimo, nuestros ojos pueden verse impactados por un sinfín de motivos. Apartando algún signo físico que genere la inflamación en la región golpeada, son muchos los factores que pueden provocar hinchazón en esta zona y a los que debemos prestar atención.

1. Cansancio

Es el problema más común. La falta de horas de sueño se manifiesta de varias formas con nuestros ojos como una de sus principales víctimas. Según el ritmo de vida que llevemos, el estrés puede ir ganando espacio y, uno de los elementos que en ocasiones sacrificamos, es el descanso.

cansancio-visual

Lee también: Cómo reducir el cansancio visual de forma natural

2. Blefaritis

Este padecimiento también es habitual. Al levantarte, seguramente has visto ciertas partículas ubicadas en la base de las pestañas, pues estas son bacterias, las cuales, si no se eliminan son capaces de causar irritación y ardor en el ojo. Se relacionan con varias enfermedades en la zona ocular. La solución está clara: una buena higiene que pase por no tocarse los ojos con las manos sucias y desmaquillarse a conciencia, entre otras pautas.

3. Enfermedades renales

El consumo constante y en buenas cantidades de líquidos evitará que se formen cálculos renales, especialmente los de oxalato de calcio.

Al contrario a lo que podías considerar, existen males diagnosticados muy lejos de nuestros ojos que tienen un impacto negativo en ellos. La glomerulonefritis y el síndrome nefrótico son algunos causantes de este problema, ya que ocasionan la retención de líquidos.

El síndrome nefrótico (SN) es una de las presentaciones mejor conocidas de la enfermedad renal en adultos o niños. Tiene una incidencia de 3 casos nuevos anuales por 100.000 adultos. Es una forma rara de manifestación de la enfermedad renal comparada la disminución de la función renal o la microalbuminuria que aparecen como complicaciones de enfermedades sistémicas, como la diabetes y la hipertensión arterial.

IntraMed

4. Alergias

Si los ojos están hinchados, puede que sea señal de otra cosa. Cuando esta no desaparece después de limpiar el rostro ni con el paso de las horas, puede ser un síntoma de alguna alergia. La conjuntivitis es una de las más populares. Si tus ojos presentan un color rojo durante varios días puede que pases por esta enfermedad.

5. Genética

La influencia de los antepasados siempre se refleja en nuestro físico y en nuestras costumbres. Si tienes familiares con estas características, sin que esto implique un mal de salud, es muy probable que también cuentes con este factor.

mascarilla para ojos cansados y con ojeras

6. La edad

El tiempo siempre hará de las suyas en nuestro organismo. Por más que nos cuidemos habrá cosas que no podremos evitar y en nuestra piel se notarán los mayores cambios. Entre tantas posibilidades, nuestros ojos sentirán el impacto dado el desgaste natural de nuestros tejidos y músculos.

Visita este artículo: 5 cosas que no sabías sobre tus ojos

7. Llanto

En algún momento de nuestras vidas hemos atravesado por momentos lamentables que nos llevan al llanto como medida de desahogo. Las glándulas lagrimales se ven obligadas a trabajar a un ritmo más veloz del normal, lo que causa su inflamación.

llorar

Qué debemos hacer

La mayoría de estos casos se pueden solucionar con una serie de remedios caseros o llevando a cabo mejores hábitos de limpieza facial al empezar y al terminar el día.

  • Limpia siempre el rostro con agua fría para desinflamar zonas.
  • Dobla un paño y mójalo con agua fría. Cuando esté bastante húmedo, colócalo sobre los ojos cerrados. Este es un proceso que puedes hacer en casa antes de dormir. No solo los ojos se ven hinchados al despertar, el impacto de la jornada tiene un efecto sobre ellos. Hazlo durante 10 minutos.
  • Si consideras que tienes un problema de circulación puedes golpear ligeramente los párpados con tus dedos índices y medios. Esto lleva a que la sangre acumulada vuelva a movilizarse como debería.
  • Descansa. Suena sencillo, pero incluso contar con las ocho horas de sueño puede no ser suficiente. Despeja tu mente antes de dormir, evita tener luces encendidas y deja a un lado las preocupaciones.
  • No revises la computadora ni el teléfono. No tengas motivos para despertar cuando no debes.