7 buenas razones por las cuales usar la copa menstrual

Elena Martínez 5 enero, 2018
La copa menstrual es un recipiente de silicona que se coloca dentro de la vagina donde almacena la sangre del periodo menstrual. Te presentamos las 7 razones por las que debes usarla.

La copa menstrual es uno de los mejores inventos del siglo XX. No obstante, no ha sido hasta las últimas décadas que se ha popularizado este gran avance para las mujeres, en especial gracias a la difusión por internet.

En este artículo compartimos las 7 razones por las cuales deberías usar la copa menstrual y damos respuesta a las dudas e inquietudes más frecuentes.

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente de silicona en forma de embudo que se introduce en la vagina durante el periodo para recoger el flujo menstrual. 

Hace un siglo surgieron algunos rudimentarios modelos de copas menstruales fabricadas con caucho. No obstante, aunque tuvieron buena acogida, su escasa rentabilidad, los tabúes de la época y la proliferación de los tampones dejaron en la oscuridad este gran invento.

A finales de los años 80 volvió a surgir la copa menstrual, esta vez elaborada con látex y con un diseño mucho más moderno hasta que se empezaron a hacer con silicona médica.

Hoy en día hay muchas marcas de copas menstruales que ofrecen una gran variedad de productos adaptados a las diferentes necesidades de las mujeres.

Lee también: Copa menstrual: ¿qué deberíamos saber?

Razones para usarla

1. Es económica

copa menstrual

La copa menstrual suele costar entre 20 y 30 euros, pero tiene una durabilidad de 10 años. Esto la convierte en el método más rentable para sobrellevar los periodos menstruales. No obstante, es importante cuidarla bien, limpiarla con productos naturales y esterilizarla cada mes hirviéndola durante 10 minutos.

2. Es ecológica

El uso de la copa menstrual implica también un compromiso con el medio ambiente, si tenemos en cuenta la cantidad de residuos que generamos al usar compresas y tampones. Además, su proceso de fabricación también es mucho más limpio. Es, sin duda, un gran avance a nivel ecológico.

3. Mejor que el tampón

Mejor que el tampón

La copa menstrual tiene las ventajas del tampón. Nos permite las mismas comodidades, ya que la llevamos en nuestro interior sin notarla para poder hacer nuestras actividades diarias sin ninguna molestia. No obstante, la copa supone todavía más ventajas, y es que podemos usarla incluso cuando apenas tengamos flujo sin ningún riesgo. 

Además, la copa tiene más capacidad que el tampón, por lo que podemos usarla durante más horas e incluso durante la noche.

4. Respeta nuestra zona íntima

La copa menstrual recoge el flujo menstrual en lugar de absorberlo. De este modo, es mucho más respetuosa con nuestra flora vaginal y permite que nuestro periodo siga su propio ritmo. Además, la copa está elaborada solamente con silicona médica y no contiene sustancias que puedan alterar nuestro pH, como por ejemplo, blanqueadores de los tampones.

5. Nos permite conocer nuestro ciclo

Copa menstrual

Al usar la copa podemos comprobar qué cantidad de flujo menstrual tenemos, lo cual nos ayudará a detectar cualquier posible irregularidad. Algunas copas menstruales, incluso, tienen unas marcas para saber la cantidad. También podremos observar mejor el color y la posible presencia de coágulos.

6. Es más higiénica

Si usamos la copa de manera correcta y la limpiamos y esterilizamos como nos indique el fabricante, este utensilio es mucho más higiénico que los tampones o las compresas. Ayudamos así a prevenir cualquier tipo de infección.

Ver también: 7 buenas razones para preferir la copa menstrual

7. Hay diferentes modelos

 

Cada vez existen más modelos de copas menstruales para adecuarlas mejor a nuestras necesidades. Tanto el tamaño (depende de la edad y si hemos tenido partos vaginales) de la cantidad de flujo como el sistema de extracción, pueden variar un poco, aunque la idea básica del recipiente es la misma.

Dudas frecuentes

¿Es difícil ponerse la copa menstrual?

Hay diferentes modelos

Como sucede también con los tampones, al principio se necesita un poco de práctica para introducirla, pero luego es rápido y sencillo. Las primeras veces o, si tienes sequedad vaginal, puedes usar un poco de lubricante para tu comodidad.

¿Nos la podemos cambiar en cualquier lugar?

Necesitamos un baño y un lugar donde lavarla. Siempre podemos llevar toallitas húmedas para casos de emergencia.

¿Se nota que la llevamos puesta?

No. Del mismo modo que el tampón. No la notamos nosotras ni la notan los demás.

¿Puedo tener pérdidas?

No deberías si llevas la copa adecuada a tu flujo y la llevas bien colocada.

¿Causa mal olor?

No, porque lo que da olor es la sangre en contacto con el oxígeno, como sucede con la compresa.

Te puede gustar