7 recomendaciones en caso de ahogamiento por agua

En caso de ahogamiento en el agua, es fundamental que una vez fuera, coloquemos al afectado de lado para evitar que al toser pueda ahogarse

Son muchas las personas que suelen perder la vida a causa de diversos tipos de ahogamiento. Este llega a ser una problemática relevante para la sociedad, por ello han surgido diferentes alternativas para prevenirlos y tratarlos.

Uno de los más comunes es el ahogamiento provocado por agua, no solo en niños sino en adultos y personas mayores.

No obstante, lo más preocupante es la reacción de las demás personas ante un probable episodio de estos.

Y es que debido a la ignorancia que existe al respecto quien lo sufre puede llegar a morir.

¿Qué es el ahogamiento por agua?

ahogamiento

Tal y como lo indica su nombre, este es el impedimento de respiración producido por cantidades excesivas de agua. Es irrelevante que estas sean contaminadas o naturales, ya que en ambos casos es peligroso para el organismo.

Los principales casos de ahogamiento por agua se presentan en lugares concurridos, tales como las playas y las piscinas; a pesar de ello, la reacción llega a ser tardía.

Los más afectados son los niños y jóvenes, especialmente por no acatar las sugerencias expuestas en estos sitios.

Aunque ningún estado de ahogamiento es normal o llevadero, el ocasionado por agua fría puede contribuir a los organismos de rescate.

La temperatura de ésta permite conservar el estado del sistema nervioso central, por ello, brinda más tiempo a la atención de primeros auxilios.

Con base en lo anterior surgen una serie de recomendaciones que pueden llegar a salvar una vida.

¿Quieres conocer más? Lee:  5 errores comunes al dar los primeros auxilios

Recomendaciones en caso de presentarse un ahogamiento por agua

Es posible que nada garantice el bienestar de un individuo inmerso en una situación similar.

Sin embargo, acatar las recomendaciones expresadas a continuación puede traer consigo una gran probabilidad de supervivencia.

1. Mantener la calma

Este es quizá una de los consejos más comunes, no solo ante el ahogamiento por agua, sino en presencia de cualquier emergencia.

Entrar en pánico no ayudará en absoluto. De hecho, alterar los nervios afecta de lleno al resto de capacidades corporales.

Por ello es necesario respirar hondo para continuar.

2. Buscar un organismo especializado para la ayuda

Buscar un organismo especializado para la ayuda

El primer método para conseguir ayuda es a través de los teléfonos móviles o celulares, bien sea por aplicaciones o por medio de llamadas al número de urgencias de cada país.

En caso de no contar con ningún dispositivo móvil, debemos recordar la primera recomendación: pedir a alguien para buscar ayuda en el perímetro más cercano.

3. Dirigirse al afectado por el ahogamiento

Esta recomendación es primordial, teniendo en cuenta la vida en riesgo de dicha persona y la de uno mismo.

Para ello, es necesario aproximarse prontamente, pero con cautela.

4. Sacarlo del agua

En casa de encontrarse todavía en la zona donde se presentó el problema, debe sacarse de allí lo más rápido posible.

  • Bien sea en piscina o en el mar, el cuerpo debe posicionarse boca arriba, con la columna, la cabeza y el cuello alineados. Esto evitará lesiones o empeorar las que ya existen en el organismo.
  • Una vez fuera del agua, lo colocaremos de lado.

Comprobar el estado del afectado

El ahogamiento por agua puede causar pérdida de la consciencia parcial o total; no por tener los ojos abiertos debe tener todos los sentidos intactos.

  • Por ende, en primer lugar se recomienda asegurarse del estado de consciencia; un par de preguntas bastan para lograrlo.

Por ejemplo: “¿Cuál es su nombre?” o “¿Qué edad tiene?”; también funciona pedirle que tosa de forma voluntaria.

La tos en el ahogamiento

Tener la necesidad de toser

En caso de toser, es obligatorio percatarse de si expulsa agua o no; si no lo hace, la persona debe recostarse e inclinar la cabeza para fomentar la debida expulsión.

Si ocurre lo contrario, las cosas mejorarán pronto.

6. Realizar masaje cardíaco

Esta recomendación es un poco más compleja y solo debe llevarse a cabo si se tienen conocimientos de primeros auxilios y si la persona se encuentra totalmente inconsciente.

Si no se siente seguro de atender este tipo de sugerencia, espere los organismos de socorro.

Visita este artículo: Cómo reconocer las diferencias entre un infarto, un paro cardíaco y un ictus

7. Evitar la respiración boca a boca

De la misma manera como ocurre con el masaje cardíaco, la respiración boca a boca solo puede elaborarse en caso de ser un profesional y si el paciente lo necesita.

Lo ideal es procurar ayuda lo antes posible.

Te puede gustar