7 reglas para un desayuno saludable

Un buen desayuno nos ayudará a afrontar la jornada con energía y nos ayudará a mantener un peso equilibrado, ya que es la comida fundamental del día.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día. No solo porque es lo primero que recibe tu cuerpo tras una noche de descanso, sino porque te puede ayudar a afrontar el día de forma más vital y positiva. Por eso, te traemos una serie de sencillas pautas con las que, además de aprender a alimentarte mejor, contribuirás a mantener un estilo de vida saludable y una mejor calidad de vida. ¿Qué tal si las ponemos en práctica?

En ocasiones, por razones de trabajo o por hábitos adquiridos con el tiempo, solemos levantarnos deprisa y salimos de casa habiendo desayunado pobremente. O bien lo hacemos de pie, o consiste en un simple café. Incluso, a veces, ni eso. Sin embargo, aunque creamos que el organismo tiene suficiente con esa pequeña ingesta, nada más lejos de la realidad.

Al poco tiempo, puede que nos sintamos sin energía o con un ligero malestar en forma de mareo o debilidad muscular. Son errores que a largo plazo nos pueden pasar factura. Por ello, es fundamental detenernos un momento para realizar un desayuno saludable y completo que nos proporcione energía durante todo el día.

¿Por qué es tan importante el desayuno?

Desayuno-saludable

  • Salir de casa sin haber desayunado correctamente afecta nuestra concentración. Esto es debido a que nuestros niveles de glucosa no son necesarios como para alimentar nuestro cerebro adecuadamente. A su vez, este estado puede hacer que estemos irritables y de mal humor.
  • Hemos de tener en cuenta que nuestro cuerpo lleva 8 horas sin consumir ningún alimento, por lo que agradecerá que dediques tiempo a reponer energías.
  • El desayuno es especialmente importante en el caso de los niños. No desayunar puede conllevar efectos físicos, psicológicos y emocionales adversos. Además, es vital para su desarrollo integral y su productividad intelectual en el colegio.
  • El desayuno es una fuente importante de un alto porcentaje de las vitaminas y minerales esenciales que necesitamos durante el día.
  • Las personas que desayunan de manera equilibrada, variada y correcta, suelen mantener su peso dentro de límites saludables. Lo ideal es realizar 5 comidas al día, siendo el desayuno una parte esencial.

Desayuno ideal: 7 reglas básicas

1. Desayuno con alimentos alcalinos

alimentos alcalinos

Es preferible empezar el día con alimentos alcalinos, es decir, cuyo PH es menor de 7; que hacerlo con un desayuno más ácido. Un indicativo de que estás llevando una dieta demasiado ácida es levantarse por la mañana con un sabor desagradable en la boca.

Lo ideal es empezar el día con un zumo de limón o de naranja, o incluso con un té blanco y una manzana. Ambos combinados, tienen efectos parecidos a los de un café. La mayoría de las frutas son alcalinas, así que no olvides incluir una pieza o un jugo natural en tu desayuno.

2. Cereales integrales

A la hora de tomar carbohidratos, has de conocer los más favorables para la salud y la línea. Por eso, los cereales integrales se alzan como una muy buena opciónavena, cebada, quinoa, trigo… Unas tostadas que contengan este tipo de nutrientes son una excelente fuente de energía. Tiende a evitar los cereales refinados y muy elaborados.

3. Cuidado con las combinaciones dulce y salado

¿Y por qué? Te preguntarás. ¿No puedo combinar un plato de fruta con un sandwich? Puedes hacerlo, pero tu estómago puede resentirse. Los azúcares de las frutas son fáciles de digerir y no están mucho tiempo en el estómago, pero si tomamos cosas pesadas y saladas, los azúcares de la fruta retrasan su digestión. Y pueden inflamarte. Obsérvate y encuentra la combinación ideal.

4. Obtén las proteínas adecuadas en tu desayuno

desayuno

Muchas personas suelen desayunar huevos fritos, bacon o salchichas. No dejan de ser alimentos muy pesados para por la mañana. Recuerda que el cuerpo ha estado en reposo toda la noche y necesita ir despertándose poco a poco. Por lo que, un desayuno basado en proteínas y grasas consumido de manera habitual puede pasarnos factura a largo plazo. Puedes darte un homenaje de vez en cuando, pero es recomendable sustituirlos por un desayuno que inclusa menos grasas.

Incluye, por ejemplo, germinados de soja en una ensalada de frutas, e incluso nueces. Son ideales para que nuestro cerebro obtenga la energía óptima y adecuada.

5. Evita los lácteos

Actualmente, existen estudios que demonizan a la leche y otros que la ensalzan como súperalimento. Entre sus efectos negativos, puede producir inflamaciones en personas con intolerancia, migrañas, acidifican la sangre, contribuyen a un aumento de la mucosidad en el colon… Si además la persona tienes problemas respiratorios como asma, los lácteos agravan esta realidadPuedes sustituirlos por leche de soja, de almendras e incluso de almendra.

6. Siéntate para desayunar

Si comes con prisa tu estómago puede resentirse. Tómate tu tiempo, levántate un poco antes y hazlo de modo tranquilo, masticando despacio para que los nutrientes se absorban de modo adecuado. Intenta relajarte con un poco de música para salir de casa con tranquilidad, bien nutrido y con las energías suficientes como para afrontar el día.

7. Hidrátate bien

Dieta del limon

Es esencial que salgas de casa cada mañana con el cuerpo bien hidratado. Nuestro cerebro lo necesita y los riñones, encargados de limpiar nuestro cuerpo de toxinas, también. De ahí que sea esencial que durante el desayuno tomes al menos dos vasos de agua.

Para ello puedes combinarlo por ejemplo con el jugo de un limón, ese primer vaso de líquidos que te ayudará a limpiar el organismo. Más tarde, cuando hayas acabado de desayunar, tómate un último vaso de agua antes de salir de casa.

Ya vemos que seguir estos sencillos pasos es muy simple. Basta con empezar a cambiar pequeños hábitos e ir introduciendo alimentos más saludables a la dieta. ¡Verás como te sientes lleno de energía y dispuesto a afrontar el día con mejor humor!