7 reglas que te ayudarán a comunicarte con un manipulador

Katherine Flórez · 8 marzo, 2016
Debemos aprender a protegernos ante los ataques de las personas manipuladoras y no dejarnos avasallar por sus comportamientos. Si fuera necesario, es importante poner distancia para salvaguardar nuestra salud mental

Todos los seres humanos somos únicos y tenemos cualidades que definen nuestra personalidad. Sin embargo, cuando de relaciones se trata, es importante aprender a distinguir a aquellas personas que nos causan daño y nos limitan con su forma de ser, como es la figura del manipulador.

Las personas manipuladoras pretenden controlar nuestra vida y hacen todo lo que esté a su alcance para hacernos sentir inferiores. Lo peor de todo es ser conscientes de ello y no tener la capacidad para alejarlas antes que la situación empeore.

En algunos casos esta situación puede durar años, volviendo al manipulado una víctima de su propia vida sin sentir la plena libertad de tomar sus propias decisiones.

Sabiendo que son muchos los que se pueden sentir títeres de otros, a continuación queremos compartir 7 sencillas reglas de comunicación, basadas en las estrategias diseñadas por el experto Preston Ni.

1. Ten presente que tienes derechos intransferibles

Mujer gritando a otra

Un manipulador profesional tiene la habilidad de pisotear los derechos de otros para beneficiarse a sí mismo.

No obstante, si los hacemos respetar y establecemos límites, será difícil que esa persona pueda asumir el control. Recuerda que tienes toda una serie de derechos:

  • Ser respetado por las demás personas.
  • Expresar tus sentimientos, ideas y deseos.
  • Establecer tus prioridades.
  • Decir “NO” sin tener sentimiento de culpa.
  • Recibir aquello por lo que has pagado o luchado.
  • Exponer tus puntos de vista, aunque sean diferentes a los de los demás.
  • Protegerte de amenazas físicas, morales y emocionales.
  • Construir tu vida según el concepto que tengas de felicidad.

Lee también: Saber decir NO, es bueno para tu salud

2. Busca alejarte del manipulador

Buscando mantener el control de las situaciones, los manipuladores cambiarán de manera constante sus actitudes ante las demás personas.

Primero puede que sean demasiado educados y alegres, pero después pueden tener reacciones agresivas y groseras. En determinados momentos intentarán hacerse las víctimas, pero después querrán demostrar que son toscos e impetuosos.

Si empiezas a notar este tipo de comportamientos en alguno de los que te rodean, lo mejor es que procures alejarte tanto como puedas. Es muy probable que esa actitud tenga sus raíces en la infancia y, por lo tanto, por más que lo intentes no podrás corregirlo.

3. Identifica el problema

Mujer mirando a un hombre manipulador

Una de las mayores habilidades de un manipulador es identificar las debilidades de sus víctimas para poder jugar con ellas. Que no se te haga extraño si empiezas a sentir sensación de incapacidad o de culpa por no obedecer a las peticiones de esa persona.

Es primordial identificar esas características y tener siempre presente que el problema no es tuyo. Perder las riendas de la situación hará que sientas que no eres suficientemente bueno y que requieras de la otra persona para tomar decisiones.

Analiza la relación con el posible manipulador e identifica el problema respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Esta persona me respeta?
  • ¿Cómo están fundamentadas están sus expectativas y peticiones?
  • ¿Se trata de una relación equilibrada? ¿Será que solo alguno de los dos está recibiendo los beneficios?
  • ¿Está relación está afectando a mi autoestima?

4. Ponlo a prueba

Marioneta simbolizando personas manipuladas

Enfrenta al manipulador con algunas preguntas. Podrás descubrir sus debilidades e identificar si tiene algo de autocrítica o vergüenza.

  • ¿Crees que lo que me pides es justo?
  • ¿Te parece que esto es justo conmigo?
  • ¿Te doy mi opinión al respecto?
  • ¿Me lo estás preguntando o estás afirmando?
  • ¿Qué recibo a cambio?
  • ¿Realmente crees que yo creo en lo que me dices?

5. Deja de apresurarte

No dejes que en ninguna situación te presionen para tomar una decisión que requiere tiempo para ser pensada. Deja de apresurarte y mantén el control con tan solo decir “lo pensaré” o con un “no” definitivo.

Ten siempre presente que una de las estrategias favoritas de un manipulador es forzar a su víctima para responder o actuar de inmediato a sus peticiones.

6. Aprende a decir “no”

Mujer diciendo no

Una de las claves más importantes para la comunicación en cualquier tipo de relación es el saber decir “no”. Es una de las formas más efectivas para mantener el control y una buena relación con el interlocutor. Ten presente que estás en todo tu derecho a establecer tus prioridades y a decir “no” cuando no deseas las cosas.

Te puede interesar: Cómo tomar decisiones con seguridad

7. Defiéndete de las burlas y ofensas

Una persona manipuladora siempre busca la forma de sentirse superior para crear un sentimiento de temor o sufrimiento. Las ofensas y las burlas son una de las herramientas que tienen para atacar cuando sienten que están perdiendo el control.

Lo curioso es que, en la mayoría de los casos, estas personas muestran su lado más cobarde cuando la víctima demuestra carácter y se defiende. Bajo ninguna circunstancia hay justificaciones para este tipo de comportamientos. Por lo tanto, siéntete seguro de ponerle freno sin remordimiento alguno.