7 remedios caseros para no comerse las uñas - Mejor con Salud

7 remedios caseros para no comerse las uñas

Además de aplicar diferentes remedios en los dedos, para no comerse las uñas también es conveniente tomar infusiones relajantes para reducir la ansiedad y los nervios que llevan a esta manía

Onicofagia es el nombre médico que se denomina el hábito de morderse las uñas. Puede estar causado por la ansiedad, los nervios o el miedo.

Además de ser un problema estético también ocasiona heridas o infecciones en la piel, las cutículas y los dedos. Por ello es fundamental no comerse las uñas.

En este artículo te damos algunos remedios caseros para lograrlo.

¿Es posible no comerse las uñas?

Morderse las uñas

La onicofagia es más frecuente en los niños y en los hombres, que no se preocupan tanto por el aspecto estético de sus manos.

Este mal hábito suele aparecer en circunstancias traumáticas o estresantes como puede ser un examen, el desempleo, la muerte de un ser querido, viajar en avión, etc.

No solo se muerden las uñas, sino también los tejidos blandos del dedo y las cutículas. Esto puede causar muchas consecuencias para nuestra salud como, por ejemplo:

  • Sangrado y heridas
  • Enfermedades producidas por bacterias u hongos
  • Deformidad de las uñas
  • Problemas dentales (desgaste del esmalte, caries)
  • Lesiones en la boca (aftas, llagas)
  • Enfermedades estomacales (al tragarse las uñas)
  • Problemas respiratorios (si una uña es aspirada hacia los pulmones o se encaja en la laringe)

Además, tenemos el factor estético, que merece la pena destacar aunque no sea la principal preocupación.

Y también el aspecto psicológico: las personas que se muerden las uñas suelen ocultar sus manos por vergüenza o esconderse cuando realizan este hábito.

Lee también: ¿Por qué aparecen marcas blancas en las uñas?

Remedios caseros para no morderse las uñas

Esa manía tan difícil de controlar y en muchos casos inconsciente puede tratarse. Solo se necesita un poco de voluntad, algo de esfuerzo, compromiso y aprovechar las bondades de ciertos remedios caseros:

Beber infusiones relajantes

Algunas hierbas, disponibles en las casas naturistas o dietéticas, pueden ayudarte a que reduzcas la ansiedad y los nervios y por ende dejes de comerte las uñas.

En la mayoría de los casos el estrés es el principal desencadenante de la onicofagia. Te recomendamos que emplees valeriana o pasiflora para lograr tu objetivo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de la hierba elegida (20 g)
  • 1 taza de agua (200 ml)

Preparación

  • Hierve el agua y vierte en una taza.
  • Añade la hierba escogida y permite que infusione durante 5 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, cuela la infusión.
  • Bebe antes de que se enfríe.

Mascar chicle o raíces

Regaliz

Puede sonar extraño, pero se trata de una técnica más que eficaz si queremos dejar de comernos las uñas.

Sirve para disminuir la ansiedad y quitar la angustia que puede llevarnos a “atacar” los dedos de las manos.

Te aconsejamos que masques chicles sin azúcar para evitar las caries o también raíces de jengibre o palos de regaliz.

Ten siempre a mano alguno de estos tres ingredientes para cuando aparezcan las ganas de comerte las uñas.

Apretar una pelota

Se pueden comprar en las tiendas o jugueterías y son las mismas que se usan, por ejemplo, para la rehabilitación de aquellos pacientes que han sufrido algún problema en el túnel carpiano.

Estas pelotas de goma que se pueden estrujar con mucha fuerza son una buena idea para derivar la ansiedad o la angustia y no comerse las uñas.

En momentos de mucho estrés no dudes en tener una lo más cerca posible.

Aplicar aceites amargos

Muchos aceites esenciales tienen un sabor bastante amargo y quizás puede ser un remedio casero útil para dejar de morderse las uñas.

Los recomendables son el aceite de árbol de té o el aceite de neem. Ambos te dejarán un gusto horrible en la boca y desistirás de seguir atacando tus dedos.

Es muy sencillo: aplica unas gotas del aceite esencial elegido en una bola de algodón y frota en todas las uñas.

Quizás debas repetir el proceso varias veces al día, ya que se irá absorbiendo o eliminando con los quehaceres cotidianos.

Colocar ajo o limón

Colocar ajo o limón

Si no tienes aceites esenciales en casa no hay problema: puedes reemplazarlos con ingredientes que seguramente hay en tu alacena o nevera.

El limón, el ajo o incluso la pimienta negra en polvo pueden ayudarte para que dejes de lado el hábito de comerte las uñas. Hay personas que se frotan ají picante en los dedos.

En cualquier caso, hazlo con precaución para evitar una reacción en la boca.

Visita este artículo: Peligros de usar uñas acrílicas o artificiales

Llevar guantes

Si no puedes resistir la tentación de comerte las uñas siquiera cuando duermes, te aconsejamos que uses guantes la mayor parte del tiempo.

Hazlo sobre todo en esas horas “muertas” donde no estás tan ocupado y la tentación es superior:

  • Cuando miras televisión
  •  Cuando te sientas en el sillón y lees
  • Después de cenar al hacer la sobremesa

Seguir una dieta rica en aceites esenciales

Si te comes las uñas por los nervios o porque, de alguna manera, debes eliminar la ansiedad por la comida, te recomendamos que sigas una dieta que incluya alimentos ricos en vitamina B y ácidos grasos Omega 3.

Estos te darán una sensación de saciedad por más tiempo. Entre los alimentos que no te pueden faltar están:

  • La leche
  • Los frutos secos
  • El salmón
  • La avena