7 remedios para tratar el dolor abdominal en los niños

Son muchas las causas de un dolor abdominal en niños y bebés. Generalmente, no habrá nada de qué preocuparse. Te damos algunas claves para que ayudes a tu pequeño a encontrar pronto el alivio.

Todo padre ha de lidiar en algún momento con el dolor abdominal en los niños. Mientras el niño se queja, los padres se angustian, aunque no haya ningún problema médico de importancia. Generalmente, el dolor abdominal en los niños abarca la zona del estómago y puede darse en cualquier punto entre el pecho y la ingle.

A pesar de que es frecuente y sin mayores implicaciones que pongan en riesgo la salud de un niño, en algunos casos puede ser señal de que está ocurriendo algo más grave. Lo importante es determinar la gravedad de lo que se está presentando.

Evidentemente, será más fácil con un niño entre 4 y 12 años que puede explicar qué le ocurre. Con bebés o niños pequeños, toca analizar los síntomas para determinar cuál es el mejor camino a seguir.

¿Cómo es el dolor abdominal en los niños?

  • Si el dolor es generalizado o se ubica en la mitad del abdomen, la causa puede ser indigestión, gases o estreñimiento.
  • Cuando el dolor es por tensión emocional, se localiza en la zona circundante del ombligo o en la boca del estómago. Un dolor intenso que aparece y desaparece, una o más veces al mes, puede ser ocasionado por estrés.
  • Los dolores similares a un calambre probablemente se deban a gases. Quizá el niño comió mucho, presenta hinchazón y diarrea.
Niño con dolor en la barriga.

En cualquiera de estos casos, es posible atender la dolencia con algunos remedios caseros. Si se trata de un bebé, es más difícil precisar qué tipo de dolor tiene. Pero si un niño presenta alguno de los siguientes síntomas, puede ser que tenga un dolor abdominal:

  • Está irritable.
  • Sube las piernas hacia el vientre.
  • Come poco o menos de lo habitual.

¿Cómo tratar el dolor abdominal en un niño?

Las siguientes recomendaciones pueden funcionar cuando un dolor abdominal en los niños está relacionado con problemas digestivos o causas emocionales.

Dale para tomar una infusión caliente

Las infusiones de manzanilla, menta, hinojo o jengibre son ampliamente reconocidas por sus propiedades digestivas y antiinflamatorias. La infusión caliente ayuda a asentar el estómago y el calor relaja la musculatura, pero están contraindicadas en los bebés.

Procura que duerma de lado

Pídele a tu niño que se recueste sobre un costado, esta posición lo ayudará a liberar los gases. Si puede apoyarse sobre una almohada y elevar un poco los tobillos, será más efectivo. También, puedes colocar una manta o compresa caliente sobre su abdomen.

Bebé durmiendo.

Dale un baño caliente

Todo lo que se ingiera o se coloque caliente sobre los músculos abdominales ayuda a liberar la tensión. Dale a tu pequeño un baño con agua de tibia a caliente. Adicionalmente, mientras lo bañas, juega con él. Esto lo ayudará a olvidarse del dolor.

Te recomendamos leer: Cómo hacer gel de baño casero no contaminante

Cuida su alimentación

Evita que tu niño coma alimentos grasos, dulces, leche o productos lácteos, mientras tiene el dolor abdominal. El alimento perfecto es un clásico caldo de pollo que lo alimenta, lo mantiene hidratado y relaja sus músculos. El agua de coco es una excelente fuente de electrolitos naturales, en caso de diarreas.

Házle un masaje relajante

Acostado sobre su espalda, tanto a un niño como a un bebé, le sienta bien recibir un suave masaje en el sentido de las agujas del reloj. Para darle el masaje, puedes utilizar aceite esencial de menta o una crema de azahar. Sigue el tracto digestivo y presiónalo con suavidad.

Aplica la reflexología

La reflexología puede ayudar a tu niño. Toma el pie izquierdo de tu hijo con tu mano derecha. Luego, con tu pulgar izquierdo aplica una presión uniforme y constante en la zona del arco. Presiona un poco con el pulgar hacia delante y hacia atrás a lo largo del arco. Repite varias veces.

Reflexología del pie de un bebé.

Te interesa leer: Cómo hacer gel de baño casero no contaminante

Haz que “pedalee”

El ejercicio que imita el pedaleo de una bicicleta ayuda a descongestionar los intestinos. Pídele a tu niño que se acueste boca arriba, que levante los pies y se mueva como si pedaleara. Si es un bebé, tú misma puedes mover suavemente sus piernas imitando el “pedaleo de la bicicleta”.

¿Cuándo hay que recurrir al médico?

Cuando el dolor no cede con ninguna de estas recomendaciones y está acompañado de diarrea, vómitos y calambres; podría tratarse de una infección por parásitos. Eso solo se puede detectar con un examen de heces. Debe ser el médico quien te indique cuál es el mejor desparasitante, según la edad de tu niño.

Cuando el dolor abdominal está focalizado en un solo punto, puede indicar un problema mayor con otros órganos, tales como el apéndice, la vesícula biliar, los intestinos, los ovarios, los testículos u otros. No tengas dudas, es el momento de acudir al médico.