7 remedios naturales que controlan la ansiedad nerviosa

Para que la ansiedad nerviosa no interfiera con nuestro sueño es conveniente que consumamos estas infusiones por la noche antes de ir a dormir, aunque también podemos tomarlas durante el día

El trabajo, los problemas económicos, las obligaciones… Todo esto causa mucho estrés.

En la actualidad cada vez son más las personas que buscan remedios naturales que controlan la ansiedad nerviosa y combatir sus principales síntomas.

En este artículo te contamos sobre los más eficaces.

Ansiedad nerviosa: ¿cuándo? ¿por qué?

ansiedad

Sentirnos ansiosos y nerviosos es algo muy común en estos tiempos. Si bien esto no significa que esté bien, lo cierto es que son frecuentes las consultas en relación a esta consecuencia de la vida contemporánea.

Todas las personas tenemos problemas de diferentes índoles. Sin embargo, a algunas les afectan más que a otras y en diferentes grados. Los síntomas más habituales de la ansiedad nerviosa son:

  • Insomnio, problemas para conciliar el sueño.
  • Elevación de la presión arterial, taquicardia y palpitaciones.
  • Tensión, irritabilidad, mal humor.
  • Incapacidad para concentrarse, tomar decisiones o quedarse quietos.
  • Sensación de hormigueo en las extremidades, respiración entrecortada, mareos y temblores.

La ansiedad nerviosa es más frecuente en ciertas etapas de la vida.

Aparece en el organismo como una reacción hacia un supuesto peligro; nos pone en estado de alerta, a la espera de una situación adversa y por eso no podemos descansar y nuestro corazón late a mil por hora.

En acontecimientos cotidianos como, por ejemplo, una entrevista de trabajo, un examen, la boda o una mudanza es normal sentirse ansioso o nervioso.

Sin embargo, cuando las presiones y problemas nos agobian continuamente podemos sufrir cuadros de ansiedad nerviosa más graves.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 estrategias personales para canalizar y aliviar la ansiedad en 15 días

Remedios naturales para reducir la ansiedad nerviosa

Respirar profundo, dormir una siesta o meditar pueden ser muy buenas opciones para calmarnos.

También podemos aprovechar las bondades de los remedios caseros que te contamos a continuación:

1. Té de melisa

Es muy eficaz para tratar la ansiedad y “bajar revoluciones” después de un día muy complicado. Te recomendamos consumirlo por las noches para dormir mejor.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de melisa o toronjil (10 g)

Preparación

  • Pon el agua en un cazo y calienta hasta que entre en ebullición.
  • Retira del fuego y añade la melisa.
  • Deja reposar unos minutos, filtra y bebe (si lo deseas, puedes endulzar con miel).

2. Infusión de milenrama y espino albar

Infusión de milenrama y espino albar

Estas dos hierbas son relajantes naturales y se pueden conseguir en las casas naturistas. Calman el sistema nervioso y combaten el insomnio.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de milenrama (10 g)
  • 1 cucharada de flores de espino blanco (10 g)

Preparación

  • Hierve el agua durante 3 minutos.
  • Retira del fuego y añade las dos hierbas al mismo tiempo.
  • Tapa y deja refrescar por 10 minutos.
  • Cuela y bebe, si quieres, endulzado con miel.
  • Consume dos veces al día durante un mes seguido.

3. Té de lúpulo

Este remedio casero es eficaz para las personas que sienten ansiedad nerviosa y también episodios de atracones con comida. Lo máximo recomendable es 3 tazas al día cuando aparecen los síntomas.

Ingredientes

  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 1 cucharadita de flores de lúpulo (5 g)

Preparación

  • Hervir el agua y retirar a los 5 minutos de comenzar la ebullición.
  • Añadir las flores de lúpulo y calentar otros 3 minutos.
  • Pasado ese tiempo dejar reposar 5 minutos.
  • Colar y beber lo más caliente posible.

4. Batido caliente de manzana

Este licuado aporta todos los beneficios de la manzana y al mismo tiempo reconforta por beberse caliente.

Ingredientes

  • 2 manzanas
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 1 pizca de sal

Preparación

  • Lavar y pelar las manzanas.
  • Picar y colocar en el vaso de la licuadora junto al agua.
  • Procesar bien y echar en un cazo.
  • Hervir 5 minutos y agregar la sal.
  • Remover bien y consumir antes de que se enfríe.

5. Té de valeriana

Té de valeriana

Es una de las plantas más “famosas” para combatir la ansiedad nerviosa. La raíz de esta planta es relajante si se consume antes de dormir. Así, es perfecta para evitar el insomnio o las pesadillas.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de raíz de valeriana (10 g)

Preparación

  • Coloca el agua y la raíz de valeriana en un cazo.
  • Calienta hasta que hierva. Deja que se realice la decocción durante 5 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar 5 minutos.
  • Filtra, endulza al gusto y bebe de a sorbos.

Visita este artículo: Cómo dormir mejor bebiendo valeriana

6. Té de lechuga

La lechuga es una planta con muchas propiedades relajantes. Por ejemplo, se usa para el baño del bebé cuando no duerme lo suficiente.

Si se consume como infusión ayuda a las personas con trastornos del sueño o nerviosismo.

Ingredientes

  • ½ cogollo de lechuga
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • Lava bien las hojas de la lechuga y coloca en un cazo grande.
  • Echa el agua y calienta hasta que hierva.
  • Cocina 10 minutos, retira del fuego y deja que se enfríe.
  • Filtra y bebe hasta 2 tazas por día (una de ellas por la noche).

7. Té de hierbas relajantes

Si el cuadro de ansiedad nerviosa es muy profundo prepara esta infusión que combina las principales hierbas calmantes.

Se recomienda consumirla después de las comidas principales.

Ingredientes

  • 2 cucharada de lavanda (20 g)
  • 2 cucharada de tilo (20 g)
  • 2 cucharada de hierba gatera (20 g)
  • 2 cucharada de toronjil (20 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • En un recipiente echa todas las hierbas y mézclalas bien.
  • Extrae 4 cucharadas (el resto se puede usar guardar cerrado para el otro día) y mezcla con el agua en un cazo.
  • Calienta el agua y, una vez hierva, cocina durante 10 minutos.
  • Cuela y bebe una taza cuando todavía esté caliente.
  • Esta cantidad rinde 4 tazas, por lo que se puede preparar para 2 días y reservar en la nevera.

 

Te puede gustar