7 remedios naturales contra el mal olor vaginal

20 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Si el mal olor vaginal es persistente y además cursa con molestias como irritación, hinchazón, entre otros, lo más recomendable es hacerse un chequeo ginecológico.

El mal olor vaginal es sinónimo de incomodidad para muchas mujeres. Puede presentarse por diversas razones y, a diferencia de lo que se pueda pensar, no solo por una cuestión de higiene.

En circunstancias normales (es decir, cuando existe un equilibrio) la flora o microbiota vaginal juega un papel crucial en la protección de la zona íntima. Por ello, cuando algo produce una alteración en ella, la mujer puede ser más propensa a sufrir enfermedades. Los microorganismos proliferan y, al no encontrar una barrera, consiguen invadir.

Cuando algún agente patógeno ha causado el desequilibrio de la microbiota vaginal, uno de los síntomas que puede causar es el mal olor vaginal y cambios en el flujo.

Entonces, dentro de las posibles causas del mal olor vaginal podemos mencionar las siguientes:

  • Vaginosis bacteriana
  • Infección vaginal por levaduras
  • Enfermedades de transmisión sexual como clamidia o gonorrea, entre otras
  • Cambios en los niveles de estrógenos por:
    • Menstruación
    • Embarazo (aunque en este caso puede que solo se intensifique el olor, pero que este no sea malo)
    • Menopausia (que puede llevar a la aparición de infecciones que causen el mal olor)
  • Mal uso de tampones, compresas y protectores diarios. 
  • Uso de productos inadecuados para la vagina, como jabones perfumados y desodorantes (que afectan el pH de la vagina).

¿Qué puedes hacer contra el mal olor vaginal?

Veamos a continuación cuáles son las medidas o remedios naturales que puedes poner en práctica para despedirte del mal olor vaginal y la incomodidad.

1. Bebe mucha agua

Mujer con potomanía

Mantener una buena hidratación siempre es indispensable para gozar de buena salud. El agua no solo contribuye con el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas, sino que también ayuda a prevenir el crecimiento excesivo de bacterias en la zona íntima.

No es recomendable que consumas aguas saborizadas ni otras bebidas industriales, sino más bien agua, jugos naturales y (si el médico lo autoriza) algunas infusiones herbales.

Descubre: 3 bebidas frutales para hidratarse

2. Evita consumir alimentos muy azucarados

Una mala alimentación, combinada con una hidratación deficiente, puede hacer que tengas mal olor vaginal. Por ello, debes asegurarte de mantener buenos hábitos alimenticios.

Es recomendable que evites consumir grandes cantidades de comestibles azucarados, ya que estos pueden provocar fácilmente la proliferación de agentes patógenos, como los hongos.

Según datos de una investigación reciente, un consumo bajo de azúcar, dentro de una dieta sana y equilibrada ayuda a mantener la salud de la vagina.

En lugar de comer golosinas, bollería y otros productos afines, ¿qué tal si tomas una rica ensalada de frutas o un poco de yogur natural o griego con frutos secos?

3. Regula tu consumo de café

Así como el café puede modificar el olor de tu sudor, también puede cambiar el olor de tu vagina. Y es que se ha demostrado que el consumo de café puede hacer que tu olor corporal cambie, en líneas generales. 

Entonces, si quieres evitar el mal olor vaginal, entonces procura moderar tu consumo de café a diario.

Nota: los expertos de MedicalNewsToday indican que también es recomendable evitar (o al menos moderar) el consumo de bebidas alcohólicas, carnes rojas, pescado, espárragos, curry, ajo y cebolla para prevenir el mal olor vaginal.

4. Evita la ropa de materiales sintéticos

Prendas de algodón

Aunque hayan materiales muy bonitos, como el encaje y el satén, estos no son recomendables para el uso diario. A pesar de lo bonitos que lucen, pueden impedir que la vagina transpire como corresponde, se altere su pH y se presente el mal olor vaginal.

  • La alternativa más saludable para diario es el algodón que, además de ser fresco, resulta muy cómodo.
  • También es importante que cambies tu ropa interior cada 12 horas si hace mucho calor o has sudado demasiado. De lo contrario, con un cambio al día es suficiente.

5. Deja de usar jabones y productos con fragancias

Lavarse la vagina constantemente con agua y productos perfumados (como jabones y champúes) no es realmente conveniente. En lugar de ayudar a eliminar el mal olor, pueden incrementarlo.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir los productos para el cuidado de la higiene íntima. Los que no están especialmente diseñados para ello, resecan el área y la exponen aún más a las bacterias y demás agentes patógenos. 

6. Dúchate siempre después de hacer deporte

Después del sexo y de realizar ejercicio es indispensable ducharse para no acumular el sudor y promover con ello la aparición de malos olores.

No es necesario hacerlo de inmediato, de manera cronometrada, pero sí es conveniente hacerlo en un lapso de tiempo corto para prevenir molestias.

Los expertos de la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia indican lo siguiente:

«Lava tus genitales externamente con agua templada y utiliza jabón de pH neutro (7), (ya que la piel es muy sensible en esa zona),  NUNCA te laves internamente (duchas vaginales), puedes producirte más infecciones ya que eliminas la flora vaginal normal. El mejor medio de cuidar tu vagina después del sexo es no hacer nada, la vagina se limpiara por sí sola».

7. Duerme sin ropa interior

Así como es recomendable que uses ropa interior limpia y de algodón a diario, también lo es que duermas sin ella para poder darle a tu zona íntima, un tiempo largo para que se ventile adecuadamente.

Por otra parte, es recomendable que evites el uso de prendas ajustadas por periodos de tiempo prolongados, como leggins, pantalones y afines. Sobre todo si estos son de materiales sintéticos.

Nota final

Prevenir el mal olor vaginal es sencillo cuando se mantienen buenos hábitos de vida. Ahora bien, cuando este se presenta, persiste y, además, viene acompañado por otros síntomas incómodos, como enrojecimiento, comezón, etc., entonces será necesario acudir al ginecólogo para una revisión.

  • Estrada J. Potencialidades del uso del árbol del Nim y sus bioproductos. Rvta. Agricultura Orgánica 2002;3:21.
  • García L, Saenz S. Caracterización de riesgos ambientales y de salud asociados al uso de preservantes tradicionales y alternativos en formulaciones cosméticas de cuidado personal. Ambiente y Desarrollo 2016;20(39):55-68.
  • Perea E. Infecciones del aparato genital femenino: vaginitis, vaginosis y cervicitis. Medicine 2010;10(57):3910-3914.