7 remedios naturales para curar rasguños en la piel

Daniela Castro 25 enero, 2018
Además de acelerar la curación de los rasguños, con estas alternativas naturales también desinfectamos, a la vez que reducimos la posibilidad de que queden cicatrices notorias

Los rasguños o raspones en la piel son heridas superficiales que, a menudo, se originan durante accidentes domésticos o caídas.

No suelen ser graves, y se pueden curar sin tratamiento, pero lo mejor es aplicarles soluciones antisépticas para evitar que se infecten.

Si bien en el mercado hay varios remedios de venta libre que se pueden incluir en el botiquín, de modo opcional podemos recurrir a varias alternativas naturales que cumplen el mismo fin.

De hecho, muchas de estas contienen nutrientes que favorecen el proceso de regeneración celular, evitando que queden marcas o cicatrices notorias.

Teniendo en cuenta que todos estamos expuestos a sufrirlos en algún momento, a continuación queremos compartir las 7 mejores opciones para tratarlos.

¡Apunta!

1. Aloe vera

Gel de aloe vera

Por sus propiedades hidratantes, antimicrobianas y cicatrizantes, el gel de aloe vera se ha destacado en la medicina natural como uno de los mejores remedios para las lesiones de la piel.

Su aplicación externa nutre las áreas afectadas y promueve su curación sin producir ardor ni reacciones alérgicas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Extrae gel de una hoja de aloe vera y aplícalo sobre los rasguños.
  • Deja que actúe 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 veces al día.

Lee también: Mascarillas de aloe vera para cada tipo de piel

2. Zumo de zanahoria

Rico en beta-carotenos, vitamina C y minerales esenciales, el zumo de zanahoria es una excelente solución natural para reparar las agresiones que sufre la piel.

Su uso directo sobre las heridas ayuda a proteger contra el ataque de bacterias y, a su vez, evita que se formen cicatrices visibles.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pasa una zanahoria a través de un extractor de zumos.
  • Tras obtener el líquido, aplícalo sobre las zonas afectadas.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día.

3. Aceite de ricino

aceite-ricino

El aceite de ricino contiene ácidos grasos, vitamina E y aminoácidos que, tras asimilarse, favorecen la regeneración de los tejidos de la piel.

Sus extractos naturales contienen sustancias antimicrobianas y antiinflamatorias que evitan que los rasguños presenten complicaciones por la infección de bacterias.

¿Cómo utilizarlo?

  • Aplica una pequeña cantidad de aceite de ricino sobre la herida y frótalo hasta que se absorba bien.
  • Déjalo actuar sin enjuagar y repite su uso 2 veces al día.

4. Zumo de limón

El clásico remedio antiséptico de la abuela continúa vigente como una solución efectiva para desinfectar las heridas superficiales.

Contiene altas dosis de vitamina C, nutriente que apoya la producción de colágeno para lograr una correcta cicatrización de la piel.

¿Cómo utilizarlo?

  • Frota un poco de zumo de limón sobre el rasguño o raspón.
  • Deja que actúe 10 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Úsalo 2 veces al día.

Nota: La aplicación de limón sobre las heridas produce una fuerte sensación de ardor. No se debe exponer la piel al sol tras su uso porque puede originar manchas.

Visita este artículo: ¿Para qué sirve el zumo de limón caliente?

5. Aceite esencial de lavanda

aceite-lavanda

Las propiedades antibacterianas del aceite esencial de lavanda nos ayudan a desinfectar la piel para evitar que las bacterias generen infecciones sobre las heridas superficiales.

Cuenta con un ligero efecto antiinflamatorio que acelera la recuperación de los tejidos afectados.

¿Cómo utilizarlo?

  • Combina un poco de aceite esencial de lavanda con aceite de oliva y aplícalo sobre la herida.
  • Déjalo absorber sin enjuagar y úsalo 2 veces al día.

Nota: Evita usar el aceite sin diluir porque puede ser un poco agresivo.

6. Caléndula

Por sus extractos naturales con acción antiinflamatoria y antibiótica, la caléndula ha sido uno de los remedios tradicionales para curar heridas, sarpullidos y otras afecciones de la piel.

Sus propiedades ayudan a detener los posibles sangrados y, de paso, promueven la regeneración de las células.

¿Cómo utilizarla?

  • Prepara una infusión de caléndula y emplea el líquido para enjuagar las zonas afectadas.
  • Repite su uso 3 veces al día.

¿Quieres conocer más? Lee: La caléndula y sus beneficios para la salud

7. Agua de hamamelis

hamamelis

Considerado como un astringente y antiséptico natural, el hamamelis es una solución suave para acelerar la curación de los rasguños y heridas leves.

Su aplicación directa limpia la piel y ejerce un ligero efecto antiinflamatorio que reduce la hinchazón causada por golpes o lesiones.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un trozo de algodón con agua de hamamelis y frótalo, con cuidado, sobre la zona afectada.
  • Úsalo 2 o 3 veces al día para obtener mejores resultados.

¿Sufriste o corte o rasguño accidental? Aunque sea algo leve, procura aplicarle alguno de los remedios mencionados para calmarlo y no correr el riesgo de sufrir una infección.

 

 

 

 

 

 

 

Te puede gustar