7 remedios naturales para reducir la hipertensión

Brunilda Zuñiga · 14 junio, 2017
La hipertensión puede resultar muy peligrosa si no se mantiene bajo control, ya que puede derivar en problemas cardiovasculares que pueden incluso poner en riesgo nuestra vida

Reducir la hipertensión es posible utilizando para ello los remedios naturales que te vamos a detallar. La tensión arterial se refiere a la fuerza con la que la sangre golpea las paredes arteriales en cada latido cardíaco. Los valores considerados como normales son de 120 como presión arterial sistólica y 80 como presión arterial diastólica. Cuando estos valores son superiores, llegan a 140/90 o más. Si se dan de manera recurrente, se está ante un caso de hipertensión. Por lo tanto, será necesario tomar medidas para reducirla.

Lo más común es que se deban recurrir a medicamentos y realizar algunos cambios en la dieta y estilo de vida. Sin duda, uno de los mejores remedios naturales para reducir la hipertensión es llevar una dieta equilibrada. Esto significa incluir alimentos que faciliten el correcto bombeo de la sangre y la eliminación de los nocivos. Entre los alimentos recomendados están:

7 remedios naturales para reducir la hipertensión

Reducir la hipertensión es posible gracias a los elementos que te vamos a detallar:

1. Plátano

Plátano y leche

El plátano es conocido por tener:

  • Una gran cantidad de nutrientes.
  • Un efecto energizante para regular el cuerpo después de hacer cualquier rutina deportiva.
  • Alto contenido de potasio que ayuda a regular la tensión arterial.

Por las tres características antes mencionadas, te recomendamos incluir un plátano en tu dieta diaria. Lo ideal es que también reduzcas la cantidad de sodio que consumes. Recuerda que esto implica añadir menos sal a tu dieta pero también consumir menos alimentos procesados.

Ver también: Efectos secundarios de consumir mucha sal

2. Sandía

La sandía ayuda a reducir la hipertensión de manera natural por su capacidad de ensanchar los vasos sanguíneos. Esta cualidad también disminuye los riesgos de padecer accidentes cardiovasculares. La sandía también aporta L-citrulina y L-arginina, dos aminoácidos que fortalecen el tono vascular y regulan la presión arterial.

¿Tu médico te ha dicho que tus niveles de presión arterial son altos pero aún no se ha desarrollado un problema de hipertensión serio Por suerte, estás a tiempo de evitar complicaciones, e incluir una porción de esta fruta puede ser de gran ayuda.

3. Calabaza amarga

Calabaza amarga

La calabaza amarga (Momordica charantia) es una fruta tropical repleta de minerales y vitaminas (A, B5, B6, C y E). Además de ayudar a controlar la diabetes y mejorar la digestión, es útil para cuidar de la salud cardiovascular, porque permite bajar la tensión arterial de una manera sencilla y natural. No obstante, esta fruta debe ser consumida con moderación pues puede tener efectos secundarios como:

  • Arritmias cardíacas
  • Abortos
  • Aumentar los niveles de glucosa

Sin embargo, y previa consulta con el especialista, puede ser una opción a considerar para reducir la hipertensión.

4. Grosella espinosa india

La grosella espinosa india (Phyllanthus emblica) o amla es rica en vitamina C pues tiene 20 veces más vitamina que la naranja. Entre las cualidades de esta vitamina están:

  • Es un poderoso antioxidante que combate el efecto de los radicales libres en el organismo.
  • Reduce los lípidos totales, ya que baja los niveles de colesterol y triglicéridos.

En la medicina ayurvédica es considerada una fruta milagrosa, dada su gran cantidad de propiedades positivas para el cuerpo. Por este motivo, ha sido utilizada desde hace miles de años para propiciar el buen funcionamiento del tracto digestivo y de las arterias..

5. Espinaca

Espinacas

Las espinacas contienen nitratos orgánicos. Cuando estos nitratos hacen contacto con las bacterias de la boca forman óxido nítrico, que tiene propiedades vasodilatadoras. Esto favorece el funcionamiento de las arterias y permite que la sangre fluya de mejor manera, lo que evita el taponamiento por coágulos.

Si consumes una buena porción de espinacas al día, disminuyes las probabilidades de tener un accidente cardiovascular y la hipertensiónUna buena opción es tomar un batido que tenga como base una taza de espinacas. Te sentirás lleno de energía y libre de problemas de hipertensión.

6. Linaza molida

La linaza molida suele utilizarse en la preparación de panes o espolvoreada sobre ensaladas. En los últimos años se ha convertido en un cereal muy utilizado por ser rica en omega 3 y en fibra soluble e insolubleTodo lo anterior la convierte en una gran aliada para:

  • Reducir la hipertensión.
  • Reducir los niveles de colesterol.
  • Mejorar la salud del corazón.

Te recomendamos leer: Incluye linaza en tu dieta diaria y disfruta esos 10 beneficios

7. Avena y salvado de trigo

Avena y salvado de trigo

La avena y el salvado de trigo son dos cereales con altos contenido de fibra soluble. En el caso particular de la avena, tenemos un cereal rico en potasio y calcio. Estos dos nutrientes desempeñan un papel primordial al momento de reducir la hipertensión. La fibra soluble que obtenemos al consumir estos cereales permite:

  • Disminuir los niveles de colesterol malo (LDL) en la sangre
  • Mejora la sensibilidad a la insulina
  • Reduce la hipertensión
  • Ayuda a mantener un peso saludable

Comentarios finales

Reducir la hipertensión es fundamental para evitar serias complicaciones. Por suerte, hacer pequeños cambios hacia un estilo de vida más saludable puede ser todo lo que necesites. Incluye los alimentos que te acabamos de mencionar y una sesión de ejercicio diario y verás que la hipertensión desaparece en poco tiempo.

  • De Luis Román, Daniel, R. Aller, and J. Bustamante. "Aspectos terapéuticos de la dieta en la hipertensión arterial." Nefrología 1.1 (2008): 0.
  • Gamboa, Raúl. "Fisiología de la Hipertensión Arterial esencial." Acta médica peruana 23.2 (2006): 76-82.
  • Sosa-Rosado, José Manuel. "Tratamiento no farmacológico de la hipertensión arterial." Anales de la Facultad de Medicina. Vol. 71. No. 4. UNMSM. Facultad de Medicina, 2010.