7 señales de cáncer cervical que debes tener en cuenta

Aunque los síntomas del cáncer cervical pueden ser similares a los de otras afecciones es muy importante que acudamos al especialista, ya que en estos casos el diagnóstico precoz es fundamental

El cáncer que tiene lugar en el cuello uterino es, a nivel mundial, el tercer tipo de cáncer más común en las mujeres. Entre las que están en la franja de edad entre los 40 y los 55 años es el cáncer más frecuente.

En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre este tipo de cáncer, así como las señales que debes tener en cuenta para detectarlo a tiempo.

¿Qué es?

El cáncer cervical tiene lugar en la parte inferior del útero o cérvix, el cual desemboca en la parte superior de la vagina.

Es un tipo de cáncer de desarrollo lento que puede ser detectado a tiempo con facilidad si las mujeres se realizan de manera periódica una citología vaginal dentro de su visita ginecológica. En caso de sufrir este tipo de cáncer, el ginecólogo podrá observar cómo las células empiezan a crecer de manera descontrolada.

Si la mujer se realiza esta prueba, al menos, de manera anual, lo más probable es que el cáncer se detecte en un estado muy inicial y las probabilidades de curación sean casi del 100%.

Visita este artículo: Los 9 signos de cáncer de pulmón que deberías conocer

El virus del papiloma

La causa principal de la aparición es la infección por el virus del papiloma humano (VPH), el cual ha demostrado estar presente en casi la totalidad de los casos de cáncer cervical.

Este virus se transmite mediante las relaciones sexuales, por lo que el riesgo aumenta con la promiscuidad sexual.

En realidad, la mayoría de estas infecciones se curan de manera natural. No obstante, en algunos casos se reproducen de manera maligna, ocasionando este tipo de cáncer.

El virus del papiloma

Factores de riesgo

Además del VPH, también tenemos que tener en cuenta aquellos factores que aumentan el riesgo de sufrir cáncer de cérvix:

  • Tabaco: Duplica el riesgo respecto a las personas no fumadoras.
  • Edad precoz en el inicio de las relaciones sexuales.
  • Toma habitual de medicamentos, los cuales disminuyen la capacidad del sistema inmunitario para combatirlo. Es el caso, por ejemplo, de las mujeres con VIH o que padecen otros tipos de cáncer.
  • Herpes genital.
  • Uso de anticoncepción oral.

Señales que debemos tener en cuenta

Como hemos comentado con anterioridad, la evolución de este cáncer es lenta y se puede detectar a tiempo si nos realizamos citologías cervicales.

Del mismo modo, los síntomas externos evidentes para quien lo sufre no aparecen hasta que el cáncer ya está más extendido, por lo que debemos estar muy atentas a estas 7 señales que pueden ser indicativas de estar sufriendo este tipo de cáncer:

  • Sangrados leves de aspecto aguado entre menstruaciones o justo después.
  • Menstruaciones más largas y abundantes de lo habitual.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dolor en el pubis.
  • Sangrado después del coito.
  • Aumento injustificado de la secreción vaginal, que puede ser de aspecto pálido, rosado, marrón, acuoso o con sangre. En algunos casos puede tener un olor fuerte y desagradable.
  • Sangrado después de la menopausia.
Señales a tener en cuenta

Síntomas avanzados

En estadios más avanzados, el cáncer cervical puede presentar los siguientes síntomas:

  • Dolor de espalda.
  • Problemas óseos como fracturas o dolor.
  • Cansancio sin motivo.
  • Pérdidas de orina o heces por la vagina.
  • Dolores en las piernas y en la pelvis.
  • Pérdida de peso.
  • Hinchazón en una única pierna.

Lee también: 7 ejercicios recomendados para liberarse del dolor de espalda

¿Qué debemos hacer?

Si detectamos algunas de las señales que pueden indicar un posible cáncer cervical, lo primero que debemos hacer es no alarmarnos, en especial si nos realizamos citologías periódicas, ya que también pueden deberse a otras patologías, como una infección que pueda causar dolor y sangrado.

Qué debemos hacer

Tampoco debemos esperar si estamos sufriendo alguno de estos síntomas, ya que, en todo caso, siempre está indicando un problema de salud que debemos tratar.

Debemos acudir lo antes posible al médico para que nos realice las pruebas necesarias y nos proporcione un diagnóstico.

En caso de resultar positivo, el tratamiento dependerá del tamaño y la forma del tumor, la salud de la mujer y su deseo y posibilidades de tener hijos.

Existen grupos de apoyo que prestan todo tipo de asesoramiento y asistencia a quienes sufren cáncer cervical, así como a sus familiares.

Te puede gustar