7 señales que indican que necesitan someterse a una terapia de pareja

Si amamos a nuestra pareja pero la relación está estancada es importante que pongamos los medios a nuestro alcance, o bien busquemos ayuda profesional, para poder seguir adelante

Todas las relaciones de pareja están destinadas a atravesar una serie de situaciones difíciles que pondrán a prueba el amor y todos esos sentimientos que alguna vez los llevaron a unirse.

Aunque la finalidad de estar con alguien es experimentar la felicidad y sentir apoyo, no se puede negar que hay ciertos momentos en los que todo parece complicarse hasta el punto de sentir que no se puede soportar.

Es cierto que en algunos casos la solución más conveniente y saludable es la separación; sin embargo, cuando aún hay una razón fuerte para estar unidos, todas esas discusiones y sentimientos negativos pueden convertirse en una fuente para el crecimiento y desarrollo de ambos.

Las dificultades de la pareja se pueden solucionar mediante el dialogo y algunas estrategias que reactivan los sentimientos; no obstante, cuando nada parece funcionar, el último recurso al que pueden acudir es una terapia de pareja.

Este tipo de ayudas están orientadas para dos personas que pese a sus dificultades han tomado la decisión de hacer un último intento por permanecer unidos.

Al final se espera que las parejas logren resolver sus diferencias o, por lo menos, tengan la capacidad de cerrar el capítulo sin sentir rencores o culpas.

Existen varias señales que les pueden advertir a las parejas de que necesitan cuanto antes este tipo de ayudas. En esta ocasión compartimos esas 7 situaciones por las que deben considerarlo.

1. Siempre se pelean por lo mismo

Siempre se pelean por lo mismo

Una cosa es discutir ocasionalmente por algo que cayó mal y otra muy distinta es estar generando problemas en torno a la misma cuestión.

Si ambos guardan rencores o no están de acuerdo con algo de lo que ya se ha hablado lo más probable es que terminen atacándose de forma negativa.

Los dos se tendrán que replantear las cosas y comprometerse a tener más control sobre sus impulsos al respecto.

¿Quieres conocer más? Lee: Mi pareja no me entiende

2. Ya no hay buena comunicación

Con el tema de la comunicación pueden ocurrir varias cosas negativas. La primera es que uno o los dos pierdan el respeto y empiecen a utilizar un lenguaje destructivo o de desprecio. La otra es que exista cierto temor a hablar por las posibles reacciones que vaya a tener la pareja.

La cosa es que, si no existe este pilar, ambos terminarán siendo perfectos desconocidos y al final lo único que querrán es estar alejados.

3. No tienen vida sexual activa

No tienen vida sexual activa

El sexo no es lo más importante, pero sí es uno de los ingredientes básicos para mantener viva la relación.

La intimidad debe ser tan esencial como el amor, el respeto y esos otros sentimientos que permiten disfrutar de la compañía de otra persona.

Si ya no están teniendo relaciones sexuales, o alguno de los dos siente que no lo disfruta, tienen que actuar cuanto antes.

4. Se castigan retirando las muestras de cariño

En los momentos de rabia es muy difícil manifestar algún tipo de emoción positiva. Sin embargo, eso no quiere decir que ambos tengan que convertirse en bloques de hielo para demostrar su enojo.

Tras pasar una dificultad, retirar las muestras de cariño es una costumbre bastante dañina para la pareja y puede ocasionar desequilibrios.

5. Llevan vidas separadas

Esto suele ocurrir en muchas parejas cuando llevan demasiado tiempo conviviendo juntos y no han fortalecido sus lazos.

Ya no hacen nada juntos, no se cuentan las cosas y, en general, parece que llevaran una vida separada pero bajo el mismo techo.

6. Fracasan en sus intentos por mejorar

Fracasan en sus intentos por mejorar

Para no tener que recurrir a ayudar como la terapia, muchos hacen sus mayores esfuerzos por mejorar las cosas y regresar a su estabilidad emocional.

Sin embargo, puede haber tres, cinco o más intentos y cualquier dificultad vuelve a desandar todo el camino.

Si las cosas están de este modo, la única opción es solicitar este tipo de apoyo, antes de que la desesperación y la desesperanza acaben con la unión.

No olvides leer: ¿Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos y cómo podemos proporcionarlos?

7. Hay pretensión de cambiar la personalidad del otro

Si todo surge en torno a los defectos de la personalidad del otro, es muy probable que exista ese sentimiento de querer cambiarlo para poder tener la “relación perfecta”.

Se ha de tener claro que lo único que se logra con este tipo de pretensiones es crearse ideas falsas sobre el amor ideal y generar destrucción, tanto con uno mismo como con la pareja.

¿Se sienten identificados? Si es así, lo mejor es que se pongan de acuerdo cuanto antes para solicitar apoyo de un profesional que les pueda ayudar a tomar las mejores decisiones.

Te puede gustar