7 señales que muestran que algo va mal en tu relación

Cuando la relación empieza a tomar un mal rumbo, uno o ambos miembros de la pareja adquieren comportamientos que pueden ser dañinos. ¿Cómo identificarlo? Te lo contamos.

Hay muchas maneras en que te puedes dar cuenta que algo va mal en tu relación. Por más que te cueste aceptarlo, hay conductas y acciones que te muestran de forma clara que las cosas no van por buen rumbo. ¿Te están empezando a surgir dudas?

Es importante tener en cuenta que la relación de pareja atraviesa por diferentes fases, cada una con sus respectivos cambios. Aunque algunos logran mantener esa sensación de enamoramiento con el tiempo, es inevitable atravesar varios conflictos.

La manera en cómo se asumen esos momentos difíciles son los que determinan qué tan fuerte es la unión o hasta dónde está dispuesto a ceder uno para el otro. Entonces, en este punto, se da un momento decisivo para consolidar la relación o acabarla.

Pero antes que nada, es bueno dedicar un poco de tiempo a un balance general de la vida en pareja. Así, tras analizar qué tan deteriorada está la unión, se pueden tomar decisiones más seguras. ¿Cómo saber si algo va mal en tu relación?

1. Ya no hay suficiente cortesía

La cortesía en la pareja tiene que ver con ese trato especial que se da de manera espontánea cuando dos personas se aman. Si uno o ambos involucrados hacen a un lado los buenos modales, las cosas empiezan a tener un ambiente tenso e insoportable.

En ocasiones pierdes la cortesía para manifestar alguna inconformidad hacia esa persona; sin embargo, si es un síntoma recurrente y pasa por encima del respeto, es mejor que lo asumas con más seriedad. ¿Hay razones más profundas detrás de esto? ¡Piénsalo bien!

Puede interesarte saber: La asertividad nos ayuda a ser más felices en pareja

2. No hay buena comunicación

Para que la relación funcione es esencial mantener una buena comunicación, inclusive después de mucho tiempo juntos. Por eso, si este aspecto empieza a fallar es porque algo no va bien en tu relación.

Cuando pierdes esa capacidad para establecer una conversación sana en pareja, muchos otros ámbitos de la relación se ven afectados. De hecho, aunque convivan en un mismo lugar, se produce un distanciamiento entre uno y otro.

3. Hay ridiculizaciones ante terceros

Una pareja que está enamorada deja ver al mundo su complicidad. Pero cuando las cosas cambian de forma radical, algunos empiezan a descalificar al otro, inclusive delante de terceros. ¿Esa persona ha tratado de hacerte quedar en ridículo?

¡Cuidado! Además de ser un indicio de que algo va mal en tu relación, también señala que el otro está empezando a ser tóxico. No ponerle freno lo antes posible te puede conducir a situaciones de conflicto más difíciles.

4. Se acaban los planes conjuntos

En ocasiones ocurre sin que te des cuenta. Empiezas a hacer un montón de planes pero no incluyes a tu pareja. De igual forma, esa persona se ocupa de su tiempo y deja de tenerte en cuenta para cosas que antes eran importantes. ¿Independencia? ¡No lo creo!

Aunque cada uno tiene derecho de tener su propia vida, dejar de tener planes en conjunto es una mala señal. Puede que haya llegado el momento en que comparten un espacio en común, pero sin sentir atracción mutua.

5. Hay desconfianza permanente

Comunicación en una pareja.

Muchas cosas pueden pasar para que pierdas la confianza hacia tu pareja o viceversa; infidelidades o mentiras al descubierto son los motivos principales para que este componente se deteriore. El problema es que nada vuelve a ser como antes y aumentan los celos.

Por eso, sus comportamientos te parecen sospechosos y dejas de sentir tranquilidad. Con el tiempo la situación empeora y pasa a ser un foco de discusión. Sin lugar a dudas, es un indicativo claro de que algo va mal en tu relación.

Descubre: Infidelidad emocional: qué es

6. La intimidad es cada vez más escasa

El ámbito sexual desempeña un rol muy importante en todas las relaciones de pareja. Por lo tanto, cuando los encuentros sexuales disminuyen, algo está fallando. Obviamente debes tener en cuenta que hay situaciones donde la falta de sexo responde a motivos justificables; si no es así, es mejor preocuparse.

7. Las peleas son constantes

Las parejas discuten

Todas las parejas tienen discusiones porque es imposible estar siempre de acuerdo. Pero cuando esas diferencias son motivos para tener peleas constantes, las cosas simplemente van mal. Si te la pasas peleando con tu pareja, quizá debas considerar poner un punto final.

¿Tienes motivos para pensar que algo va mal en tu relación? Si acabas de identificar una o varias señales, quizá debas replantearte si te conviene continuarlo o no. A veces, aunque duela, es mejor decir adiós para evitar situaciones peores.