7 sencillos trucos para limpiar los lugares más inaccesibles de tu casa

A la hora de limpiar lo más importante es la organización. Debemos saber que hay que limpiar de arriba abajo, para evitar que el polvo se disperse por toda la sala

Tener la casa perfectamente limpia a veces no es tarea sencilla. Hay zonas a las que resulta difícil llegar. Así, limpiar los lugares más inaccesibles nos puede llevar un tiempo precioso que nos retrasa en la realización de otras tareas.

Sin embargo, conseguirlo no es misión imposible. Te explicamos algunos trucos muy sencillos para limpiar los lugares más inaccesibles de la casa. No lo dudes y toma nota, son muy eficaces y te harán el trabajo más sencillo.

1. Haz una limpieza húmeda en tus paredes

Mujer limpiando paredes con moho

Usa el material adecuado y no dudes en hacer una limpieza de las paredes cada dos meses. Para hacerlo de manera correcta, lo mejor será que elijas los utensilios adecuados y los impregnes con agua, ya que solo así conseguirás limpiar de verdad.

Y es que, si hay una solución verdaderamente purificadora, esa es el agua, que es capaz de eliminar nada menos que el 90% del polvo. Para ello, bastará con usar un paño húmedo enganchado a un palo, que permita limpiar los lugares más inaccesibles por su altura.

Ver también: 13 ideas geniales para decorar las paredes de tu baño

2. Limpia de arriba hacia abajo

A la hora de limpiar, también se requiere cierta técnica y hay métodos mucho más recomendables que otros. Por ello, lo mejor será que limpies siguiendo la dirección de arriba hacia abajo. De este modo conseguirás que el polvo de una superficie no pase a otro lugar.

Además, podrás evitar que el simple hecho de limpiar se acabe haciendo un proceso interminable. Lograrás resultados de una forma más rápida y efectiva.

3. Cuidado con los filtros y salidas de ventilación

Mujer limpiando un cristal

Es importante que estas áreas estén siempre impecables. Y es que, de lo contrario, por mucho que limpies en otras zonas, tu casa jamás dejará de tener polvo, puesto que aquí se acumula gran cantidad.

En los supermercados y tiendas especializadas conseguirás las herramientas y los productos necesarios para poder limpiar a la perfección las zonas más delicadas y pequeñas. Usa cepillos especiales y artículos de limpieza específicos, eliminarás la suciedad de toda la superficie.

4. Limpia tus alfombras

Las tenemos a nuestros pies, pero limpiarlas puede resultar muy complicado, sobre todo si tienen mucho pelo. El método de limpieza más recomendado es el vapor. Penetra en las fibras e higieniza en profundidad. Hazlo una vez al mes.

Además, tendrás que pasar el aspirador todas las semanas: un gesto rápido que te llevará poco tiempo y evitará que se conviertan en el lugar perfecto para la proliferación de los ácaros.

En el caso de que tengas que comprar ahora tus alfombras, o estés pensando en cambiarlas, elige modelos realizados a base de telas que no sean sintéticas. Estos se caracterizan por atraer una menor cantidad de polvo.

5. Toallitas de bebé: tus grandes aliadas

Las toallitas de bebé pueden ser de gran ayuda a la hora de limpiar. Son útiles para eliminar el polvo de casi cualquier superficie. También para hacer lo propio con el percudido en la ropa. No manchan y el resultado está más que garantizado.

Además, también pueden ser de gran ayuda para limpiar la pantalla de tu ordenador o incluso lámparas. No lo dudes y hazte con ellas si aún no las tienes en casa. Como ves, le darás un uso mucho mayor del que pudiste llegar a pensar.

6. La aspiradora para limpiar los lugares más inaccesibles

Mujer pasando la aspiradora

La aspiradora es uno de los artilugios que no pueden faltar, incluso para limpiar los lugares más inaccesibles. Quizá creas que no es capaz de llegar a todos los sitios, pero con este sencillo truco será mucho más fácil que sí lo consiga.

Pon el cartón de un rollo de papel higiénico al final del tubo. Como se puede doblar fácilmente, podrás introducirlo en huecos y ranuras sin problemas. Ya ves que es muy sencillo para algunos de los lugares más inaccesibles, como pueden ser rejillas de ventilación.

Te recomendamos leer: 5 plantas medicinales para las alergias respiratorias

7. Limpia tus plantas

Macetas en un mueble

Las plantas también hay que limpiarlas si no queremos que se conviertan en un auténtico nido de polvo. Algo que sería fatal para nuestra salud y, sobre todo, para nuestro aparato respiratorio.

Para poder limpiarlas, rocíalas con agua de manera regular. Y, de vez en cuando, limpia muy bien las hojas con un cepillo suave o incluso con un pincel para llegar a esos rincones más escondidos. De este modo tus plantas estarán más sanas y tu hogar, más limpio.