7 síntomas de apendicitis que debes conocer

Carolina Betancourth 20 enero, 2017
Puesto que los síntomas de la apendicitis pueden ser comunes a otras dolencias digestivas, es importante consultar con un especialista para obtener un diagnóstico precoz y que no derive en una peritonitis

El apéndice es un pequeño órgano en forma de tubo que se encuentra unido a la primera parte del intestino grueso. Está ubicado en la parte inferior derecha el abdomen y, hasta el momento, no se conoce cuál es su función en especial. Es importante conocer los síntomas de apendicitis para detectarla cuanto antes.

La apendicitis ocurre cuando algo bloquea esta pequeña bolsa, de modo que aumenta la presión y dificulta el flujo de la sangre hasta ocasionar inflamación.

Puede llegar a ser mortal cuando no se trata de manera oportuna, dado que el órgano revienta y puede diseminar la infección hacia el abdomen. Sin embargo, antes de que esto llegue a suceder, los médicos pueden intervenirlo con una cirugía y reducir el riesgo de sufrir alguna complicación.

Es bastante común entre los 10 y los 30 años, pero puede ocurrir casi en cualquier edad (no obstante, rara vez se da en menores de 2 años).

Los dolores abdominales son su síntoma principal pero, a medida que se desarrolla, se manifiesta con otras señales que permiten sospechar de la enfermedad.

Típicos síntomas de apendicitis

Teniendo en cuenta que su diagnóstico temprano es determinante para evitar afecciones más graves, a continuación queremos compartir en detalle otros síntomas que no se deben pasar por alto. ¡Descúbrelos!

1. Dolor agudo

Dolor abdominal

El dolor ocasionado por la apendicitis suele producirse en la parte inferior derecha del abdomen, en diferentes grados de intensidad.

No obstante, en muchos casos, la primera señal de dolor se percibe cerca del ombligo y, a veces, en la parte baja de la espalda.

Este síntoma tiende a empeorar cuando se mueven las piernas o el abdomen (por ejemplo, al toser o estornudar).

Lee también: 8 alimentos para deshinchar el abdomen

2. Fiebre y escalofríos

Los síntomas de esta enfermedad pueden ser similares a los ocasionados por la infección de un virus estomacal, dado que, además del dolor, se acompaña con fiebre, escalofríos y temblores.

Los médicos advierten de que los cambios alarmantes en la temperatura corporal, junto al dolor abdominal fuerte, deben ser examinados de emergencia para prevenir complicaciones como la peritonitis.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mayoría de los casos se presentan con temperaturas moderadas como de 37,5 ºC y 38 ºC.

3. Mareos, vómitos y pérdida del apetito

Mareos, vómitos y pérdida del apetito

Los mareos, vómitos y pérdida del apetito son tres síntomas que suelen venir juntos cuando se está desarrollando la apendicitis.

Suelen manifestarse en, por lo menos, un 90% de los casos, casi siempre después del inicio del dolor en la parte inferior del abdomen.

El problema es que muchos tienden a ignorar esta enfermedad, dado que todas estas señales son comunes a otros problemas médicos. Por esto, si se producen de manera recurrente a lo largo del día, es esencial acudir al médico para recibir un diagnóstico preciso y rápido.

4. Estreñimiento o diarrea

Tanto el estreñimiento como la diarrea son habituales entre los pacientes que están desarrollando esta enfermedad en su apéndice.

Si bien, como los demás síntomas, pueden ser normales y no necesariamente por un problema grave, lo mejor es analizarlos con un profesional, en especial si vienen acompañados de otras molestias.

5. Gases e inflamación

inflamación-abdominal

Muchos hábitos alimentarios pueden ser los causantes de las continuas acumulaciones de gases intestinales e inflamación.

No obstante, cuando ambas molestias aparecen sin razón aparente, es necesario prestarles mucha atención.

Una inflamación persistente, acompañada con gases y dolores abdominales, puede estar ocasionada por problemas en el apéndice.

6. Pérdida del apetito

Los pacientes que suelen tener una buena alimentación y que, de repente, pierden el apetito, deben consultar con su médico de confianza para verificar por qué no sienten hambre.

La disminución del deseo de comer está relacionada con muchas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la apendicitis y el cáncer de colon.

Aunque, como lo anterior, no siempre es un indicativo de algo grave, lo mejor es no pasarlo por alto bajo ninguna circunstancia.

Visite este artículo: Descubre cómo limpiar el colon de forma natural

7. Dolor de rebote

Chica apendicitis

El dolor de rebote es un síntoma que se produce cuando se presiona la parte inferior derecha del abdomen, justo donde se concentra el dolor.

Es muy importante evitar hacer varias presiones, dado que esto puede generar complicaciones en el apéndice. Por lo tanto, si tras soltar la zona afectada se siente dolor, mejor consulte al médico.

Al sospechar de esta enfermedad es necesario ir de inmediato al especialista, quien será el encargado de realizar los exámenes pertinentes para el diagnóstico.

En caso de comprobarse la inflamación del apéndice, se procederá a realizar un procedimiento quirúrgico que consiste en una pequeña incisión para su extracción.

Además, según el caso, se administrarán medicamentos antibióticos vía intravenosa para evitar el desarrollo de infecciones graves.

Te puede gustar