Nuevas investigaciones sobre el cáncer de ovario

Daniela Castro 13 noviembre, 2017
Dado que los síntomas del cáncer de ovario pueden ser similares a los de otras afecciones siempre es conveniente acudir al ginecólogo para descartar complicaciones y obtener un diagnóstico precoz

El cáncer de ovario es una de las enfermedades crónicas del aparato reproductor femenino que, por su forma de desarrollo, se distingue también como el “asesino silencioso”.

Es el segundo cáncer de tipo ginecológico más común, pero su índice de mortalidad es el más alto debido a la ausencia de síntomas contundentes en sus etapas iniciales.

Se produce cuando las células de este órgano crecen de forma desmedida, originando tumores malignos que pueden extenderse hacia otras partes del cuerpo.

Su causa exacta no está definida, pero hay mayor riesgo de padecerlo si se tienen antecedentes familiares, cambios hormonales bruscos y malos hábitos de vida.

Si bien es necesario realizar exámenes médicos para detectarlo, hay algunas señales que pueden ayudar a sospechar de la enfermedad para facilitar su diagnóstico.

A continuación queremos compartir en detalle las 7 principales para que evites pasarlas por alto en caso de padecerlas.

¡Conócelas!

1. Distensión abdominal

inflamación-abdominal

La distensión abdominal es uno de los síntomas iniciales del cáncer de ovario.

Pese a esto, es una de las señales que más se ignoran, dado que también es habitual en afecciones comunes como las dificultades digestivas y el síndrome premenstrual.

  • Es importante saber que, cuando se da de forma recurrente, es conveniente solicitar exámenes médicos para conocer su origen.
  • El crecimiento excesivo de células cancerígenas produce varias reacciones inflamatorias en el organismo y, entre estas, se destaca la abdominal.

Lee también: 7 trucos ideales para combatir el síndrome premenstrual

2. Cambios en el período menstrual

El análisis de los cambios en el ciclo menstrual también podrían resultar útiles para sospechar de una anormalidad en los ovarios.

  • En primer lugar, se debe tener en cuenta qué tan regular es la regla y, a partir de eso, verificar si hay cambios que se salen de lo normal.
  • Si empiezas a notar que son demasiado irregulares, lo mejor es consultar al ginecólogo para chequear qué los puede estar produciendo.
  • Ten a mano un calendario menstrual para que anotes con más precisión las fechas entre un período y otro.

3. Dolor pélvico

Pelvis

Es un poco alarmante considerar que los dolores pélvicos se deben a un cáncer en el aparato reproductor.

No obstante, es bueno tenerlo en cuenta como una posibilidad, en especial si viene acompañado con otros síntomas irregulares.

  • A menudo, quienes desarrollan cáncer de ovario sienten dolor pélvico o abdominal de forma recurrente, sin una causa aparente.
  • El dolor permanece por varias semanas, casi siempre manifestándose de forma intermitente.

4. Dificultades digestivas

Las mujeres que desarrollan cáncer de ovario no solo empiezan a tener distensiones y sensación de presión en el estómago.

Producto de esta enfermedad se pueden producir otras dificultades digestivas que, a menudo, se confunden con infecciones o patologías de este sistema.

Es importante consultar en caso de:

  • Episodios continuos de estreñimiento crónico
  • Indigestión y cólicos
  • Náuseas y vómitos
  • Cambios en las deposiciones

5. Sensación de saciedad

Pérdida del apetito

Los cambios en la actividad celular de los ovarios suelen venir acompañados con pérdida del apetito y disminución notable del peso corporal.

  • El desarrollo de las células malignas causa secuelas en la actividad digestiva y, producto de esto, la paciente se siente saciada, incluso al ingerir porciones pequeñas de alimentos.
  • Esta situación es bastante peligrosa, pues, en muchos casos, provoca deficiencias nutricionales severas y anemia.

6. Dolor durante el acto sexual

Como ya lo mencionamos, el cáncer de ovario trae consigo reacciones inflamatorias en los tejidos que, en este caso, podrían ser el motivo de dolor durante el coito.

  • Si bien hay muchas razones por las que se puede dar este síntoma, es primordial saber que una de sus posibles causas es esta enfermedad.
  • El dolor se manifiesta recurrentemente al mantener relaciones sexuales y, por lo general, viene acompañado con sequedad vaginal.

Visita este artículo: Causas comunes de la resequedad vaginal

7. Micción urgente e incontrolable

ganas de orinar

Cuando se produce esta enfermedad en el aparato reproductor, es común que se presenten cambios repentinos en los hábitos de micción, incluso volviéndose un acto incontrolable.

  • La inflamación que se produce genera un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, reduciendo la capacidad de la vejiga para retener la orina.
  • Como consecuencia se produce una necesidad constante de ir al baño, incluso con unos pocos minutos de diferencia.
  • Conforme avanza la enfermedad, las pacientes también pueden tener más episodios de cistitis e infecciones urinarias.

¿Identificas estos síntomas? Recuerda que, aunque pueden alertar esta enfermedad, es necesario analizarlos con la ayuda de un profesional, dado que también son habituales en otras afecciones del sistema.

Si presentas factores de riesgo, o alguna otra razón para sospechar, hazte chequeos médicos regulares como preventivo.

 

 

 

Te puede gustar