7 síntomas de que tu cuerpo no está nada bien

Cuando nuestro cuerpo nota algún desequilibrio empieza a enviarnos señales a través de diferentes vías para que le pongamos remedio lo antes posible, por lo que debemos prestar atención

La salud física y mental es fundamental para una buena calidad de vida. Muchas veces por descuido o por temor de ir al médico, dejamos pasar síntomas o advertencias que el cuerpo nos envía para decirnos que no se encuentra del todo bien.

Lo peligroso de este asunto es que puede ser que, cuando nos decidamos a consultar con un especialista, sea muy tarde para tratar el problema y corramos con consecuencias irreversibles.

Ciertamente, la naturaleza es sabia y nuestro cuerpo está en la capacidad de reaccionar ante cualquier estímulo anormal. De una forma u otra, el cuerpo reacciona para enviarnos señales o síntomas que nos advierten que algo no marcha bien.

Claro, no queremos decir con esto que nos haremos maniáticos de la salud, o perfectos hipocondríacos. No obstante, sí es bueno que sepamos algunos síntomas que indican que nuestro cuerpo no está nada bien.

7 síntomas de que tu cuerpo no está nada bien

1. Alteraciones en el peso

Acelerar el metabolismo para perder peso con más facilidad

Muchas personas suelen estar haciendo dieta o ejercicio constantemente para bajar o mantenerse en el peso. Si este no es tu caso y últimamente has estado bajando o aumentando tu peso sin razón aparente, hay que prestar atención a eso.

También, si has bajado demasiado de peso sin haberlo planificado, puede ser un síntoma de que tu cuerpo no se encuentra bien. Puede ser algún desajuste hormonal que esté afectando tu salud, por lo que sería bueno considerar un chequeo con el médico.

¿Quieres conocer más? ¿Cuáles medicamentos nos pueden hacer engordar?

2. Cambios en la orina

Por medio de la orina se eliminan la mayoría de las toxinas de nuestro cuerpo, por lo que, algunos cambios pueden decir mucho sobre el funcionamiento del organismo.

Si tu orina ha dejado de tener el color u olor normal, es recomendable que asistas al médico para que pueda enviarte algunos exámenes que puedan revelar el problema.

Por si no lo sabes, tu orina debe ser de color amarillo claro, con un olor moderado. No dejes pasar mucho tiempo para evaluar si notas algún cambio en tu orina. Tampoco debe doler al momento de la micción.

Es importante tomar abundante agua y si el problema persiste, acudir al médico cuanto antes.

De hecho, la mayoría de los problemas renales son evitables con cambios moderados en la alimentación y los hábitos. No obstante, si desconocemos o minimizamos los síntomas, problemas menores (como la litiasis) pueden convertirse en asuntos de envergadura (como piedras en los riñones).

3. Cambios en las heces

Mujer en el baño

Las heces son los desechos que deben salir de nuestro cuerpo de forma regular y, aunque no sea un tema agradable, debemos estar pendientes del color, la textura y la frecuencia.

Cualquier cambio en las heces puede ser una señal de que tu cuerpo tiene un problema con los procesos fisiológicos.

El bienestar del intestino es fundamental, así que no deberíamos dar por sentado la calidad y frecuencia de nuestras evacuaciones. Después de todo, los procesos de eliminación son claves para una buena salud.

4. Cambios en el aspecto físico

Hay cambios que ignoramos porque pueden parecer asuntos estéticos. Por ejemplo, los cambios en la piel. Este órgano nos protege de cualquier agente externo, pero además, puede señalarnos algún padecimiento de origen interno.

  • Si notas algún cambio en el aspecto de tu piel (sequedad, manchas, rojeces, erupciones, picazón, alergias, eccemas, etc.), debes relacionar ese síntoma con la causa real de dicha afección.
  • También debes tener en cuenta el aspecto de tus uñas, cabello y labios. Cualquier síntoma anormal puede ser alarma de un exceso o déficit de nutrientes, vitaminas o minerales o de algún desequilibrio hormonal.

 5. Malestar general

Dolor de cabeza.

Si  sientes dolores en el cuerpo, dolores de  cabeza, problemas digestivos como diarrea o náuseas, sin que haya ocurrido un evento que lo justifique, acude a un especialista cuanto antes.

De hecho, sufrir mareos constantes y fuertes dolores de cabeza puede ser indicativo de problemas neurológicos.

6. Pesadez o dificultad para descansar

Si últimamente te sientes cansado, con debilidad, te cuesta tomar un descanso y te despiertas más cansado de lo que te acostaste, debes visitar a un médico.

Algunos problemas importantes, como la depresión, la fatiga crónica y la anemia pueden estar enmascarados en lo que tú crees que es un cansancio natural.

¿No lo sabías? Efectos negativos de un mal descanso

7. Problemas de cicatrización

Cicatriz de cesárea.

La piel es un órgano con potente capacidad reparadora. Por ello, al hacernos una pequeña herida o lastimarnos, el tiempo de cicatrización debe ser rápido. Si tardas demasiado, es síntoma de que algo anda mal con tus defensas, coagulación, etc.

Lo más importante es conocer nuestro cuerpo y aprender a leer los síntomas que indican cuando algo no está marchando correctamente.

Los apartados anteriores son una guía, pero nuestro organismo será el que aporte las advertencias correctas. Nuestro deber es prestar atención al respecto.