7 soluciones para evitar que los zapatos te hagan rozaduras

Además de evitar las rozaduras de los zapatos, el aceite de coco también previene las infecciones que puedan darse en las mismas y favorece la cicatrización

Las rozaduras son dolorosas lesiones que, a menudo, se forman en la parte superior de los talones debido a la fricción que sufren los pies con los zapatos.

No son un problema grave ni se prolongan por mucho tiempo, pero pueden causar tanto ardor que es necesario quitar el calzado para poder calmarlo.

Casi siempre se originan mientras los materiales se ablandan y se ajustan a la forma del pie; sin embargo, es necesario cuidarlas, dado que muchas veces tienden a infectarse.

Por fortuna, hay algunas soluciones y medidas preventivas que pueden ayudar a proteger la piel antes de que desarrolle esta herida.

En esta oportunidad queremos dar 7 recomendaciones para que no dudes en aplicarlas la próxima vez que uses calzado nuevo o de materiales duros.

¡Apunta!

1. Usar crema hidratante

crema-hidratante

La aplicación de una capa de crema hidratante tanto en los talones como en el calzado puede evitar la formación de rozaduras y ampollas.

Este producto mantiene la piel lubricada y evita que se den agresiones cuando tiene contacto con el material rígido.

¿Cómo utilizarla?

  • Antes de ponerte los zapatos, aplícales un poco de crema en la zona que hace contacto con el talón.
  • Asimismo, frótala con suaves masajes sobre la piel susceptible de tener estas lesiones.

Ver también: Como eliminar los callos de manos y pies de manera natural

2. Aplicar aloe vera

Las propiedades hidratantes del gel de aloe vera son útiles para proteger la piel contra las agresiones que sufre por algunos tipos de calzado.

Este, a su vez, tiene un efecto antimicrobiano que evita la aparición de infecciones.

¿Cómo utilizarlo?

  • Aplica una cantidad generosa de gel de aloe vera sobre los talones.
  • Frótalo con un suave masaje hasta que se absorba bien.
  • Si la lesión ya apareció, utilízalo 2 veces al día.

3. Aceite de coco

Aceite de coco

En la cosmética natural el aceite de coco se considera una de las mejores cremas humectantes. Aplicado sobre los talones, también reduce el roce de la piel contra algunos zapatos que causan lesiones.

De hecho, es un gran remedio contra cualquier herida superficial, ya que protege contra las infecciones y ayuda a cicatrizar.

¿Cómo utilizarlo?

  • Frota el producto sobre las zonas donde se forman las rozaduras.
  • Si gustas, pon un poco también en la parte interna del calzado para lubricar el material.

4. Polvos de talco

Aunque los conocemos por su capacidad para neutralizar y prevenir malos olores en los pies, los polvos de talco también resulta ser una gran solución para prevenir la formación de rozaduras y ampollas en los talones.

Este absorbe la humedad que se produce por la sudoración, un factor que también influye en la fricción de la piel al usar calzado cerrado.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pon una buena cantidad de polvos de talco en la zona del talón del calzado y sobre la piel.

5. Vaselina

vaselina

La humectación de los pies con vaselina ayuda a mantener la piel suave, libre de células muertas y sin lesiones como las rozaduras.

La textura oleosa de este ingrediente permite deslizar el pie al usar los zapatos y, gracias a esto, evita que esté en continuo contacto con el cuero o los materiales rígidos.

¿Cómo utilizarlo?

  • Toma un poco de vaselina con la yema de los dedos y frótalo sobre los talones y demás partes afectadas.

Te recomendamos leer: 13 usos de la vaselina que no conocías

6. Alcohol

El truco con alcohol funciona para ablandar los zapatos elaborados con cuero o materiales similares que lesionan la piel.

No se recomienda su uso sobre telas porosas, dado que puede provocar manchas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece una bola de papel periódico con alcohol y ponla en el interior del zapato.
  • Déjala actuar varias horas antes de calzarlos.

7. Bolsa de hielo

bolsa-hielo-zapatos

¿Compraste unos zapatos que te quedan un poco estrechos? Como probablemente estos pueden ocasionar rozaduras, lo mejor es tratar de aumentar un poco su tamaño antes de empezar a utilizarlos.

Una simple bolsa con hielo se convertirá en la solución para dilatar un poco el material y, así, hacerlos más confortables.

¿Cómo utilizarla?

  • Llena dos bolsas con agua hasta la mitad y séllalas bien.
  • Introdúcelas en cada zapato, en la zona donde los sientes más ajustados, y mételos al congelador.
  • Cuando se forme una bolsa de hielo, retírala, seca los residuos de agua y usa tus zapatos.

Como puedes notar, hay trucos muy sencillos para evitar que nuestros pies sufran por esas dolorosas lesiones que le causan algunos zapatos.

Elige la opción que más te llame la atención y úsala como preventivo de este problema.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/7-trucos-decirle-adios-al-mal-olor-calzado/”]

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas: