7 soluciones naturales para aliviar las encías inflamadas

Aunque estos remedios pueden ser muy efectivos para reducir las encías inflamadas, no deberemos desechar la idea de acudir al dentista por si el problema fuera de mayor gravedad.

La inflamación de las encías es un problema bucal común que puede desarrollarse por malos hábitos de higiene, una infección bacteriana o algunos tratamientos orales. Este es un síntoma fácil de identificar, dado que a simple vista se pueden observar cambios en el grosor y la coloración. Además, puede venir acompañada de sangrados, dolor al tacto, sensibilidad dental y mal aliento.

La inflamación de las encías está relacionada con una condición conocida como gingivitis, considerada como la primera etapa de una enfermedad periodontal. Esta se produce por la acumulación de sarro, un tipo de desecho que no siempre se elimina durante el cepillado y enjuague.

Por fortuna, existe una amplia variedad de ingredientes naturales cuyas propiedades previenen las complicaciones a la vez que disminuyen la hinchazón. Si bien deben reforzarse con los productos de higiene habituales, su aplicación puede calmar el dolor y acelerar el proceso de recuperación.

¡Pruébalos!

1. Agua tibia con sal para el alivio de las encías

El agua con sal es un enjuague ideal para la salud de tus encías.

La sal tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que disminuyen la presencia de bacterias sobre la zona afectada. Como consecuencia, un enjuague bucal preparado con agua tibia y sal puede brindar una sensación de alivio para las encías sangrantes e inflamadas.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • ½ vaso de agua tibia (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, diluye la cucharadita de sal en el vaso de agua tibia.
  • A continuación, usa el líquido para enjuagarte durante 30 segundos.
  • Evita ingerir el producto, porque ingerir grandes cantidades de sal es nocivo.
  • Úsalo dos o tres veces al día.

2. Bicarbonato con agua oxigenada para prevenir infecciones

Tanto el bicarbonato de sodio como el agua oxigenada se consideran como antibióticos y antimicrobianos y previenen el desarrollo de varios tipos de infecciones. Por tanto, controlan la proliferación bacteriana y disminuyen los síntomas de la gingivitis.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • 6 gotas de agua oxigenada

¿Qué debes hacer?

  • Primeramente, humedece el bicarbonato de sodio con el agua oxigenada.
  • Después, emplea la pasta resultante para cepillarte los dientes.
  • También puedes combinarlos en un poco de agua tibia para usarlo como enjuague bucal.
  • Repite su aplicación dos veces al día. Cepilla con suavidad para no dañar el esmalte dental.

Sigue leyendo: 7 aceites esenciales para tratar el dolor de muelas y mejorar la salud bucal

3. Vinagre de sidra de manzana para un pH adecuado

Realiza enjuagues para tus encías con vinagre de sidra de manzana.

Los ácidos naturales del vinagre de manzana equilibran el pH de la boca y alteran el ambiente que necesitan las bacterias para provocar infecciones. Su uso como enjuague natural controla las encías inflamadas y el mal aliento.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml)
  • ½ vaso de agua tibia (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Comienza por agregar el vinagre de sidra de manzana en el agua tibia y mezcla bien.
  • Seguidamente, enjuágate la boca después del cepillado habitual.
  • Úsalo dos veces al día, todos los días.

4. Limón alcalinizante

Las propiedades alcalinas y antibióticas del jugo de limón también son útiles para hacerle frente a esta condición. Por ello, sus compuestos ácidos eliminan las bacterias dañinas y reducen la inflamación causada por su infección.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón
  • ½ taza de agua tibia (125 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Primero, exprime el jugo de limón y mézclalo con media taza de agua tibia.
  • A continuación, realiza enjuagues durante 20 segundos y expulsa el líquido.
  • Úsalo máximo dos veces al día.

5. Jugo de arándanos para fortalecer el sistema inmune

El zumo de arándanos te ayuda a combatir las infecciones en las encías.

El jugo de arándanos es una bebida rica en antioxidantes que fortalece el sistema inmunitario y reduce la susceptibilidad a las infecciones. Debido a esto, su ingesta controla la hinchazón, disminuye la presencia de gérmenes y controla los sangrados.

Ingredientes

  • ½ taza de arándanos frescos (100 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

¿Qué debes hacer?

  • Primeramente, licúa los arándanos en medio litro de agua.
  • Después, endulza con un poco de miel y consúmelo.
  • Toma dos o tres vasos al día.

6. Tomillo contra el crecimiento bacteriano

La infusión de tomillo es un remedio antiinflamatorio y calmante que controla el dolor causado por la infección en las encías. Su uso como enjuague bucal previene el crecimiento bacteriano y el desarrollo de problemas como la gingivitis y la enfermedad periodontal.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de tomillo (20 g)
  • 1 taza de agua (125 ml)

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, pon a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el tomillo y baja el fuego.
  • Déjalo dos minutos. Luego, retíralo y espera a que repose.
  • Cuando esté apto para su uso, cuela y realiza enjuagues durante 20 o 30 segundos.

Más consejos: Beneficios de la infusión de tomillo

7. Tila para calmar tus encías

Té de tila

El té de tila es una bebida calmante que disminuye la inflamación y el dolor causado por los problemas bucales.

Ingredientes

  • 1 cucharada de tila (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Incorpora la cucharada de tila en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • A continuación, cuela el preparado y usa el líquido para enjuagar la boca tres veces al día.

Ten en cuenta que los efectos de los remedios mencionados pueden variar en cada caso, según el origen de la inflamación.

Si bien su aplicación puede controlar los síntomas, lo más conveniente es consultar al dentista para evitar el desarrollo de problemas más graves.

  • Ben Lagha, A., Dudonné, S., Desjardins, Y., & Grenier, D. (2015). Wild Blueberry (Vaccinium angustifolium Ait.) Polyphenols Target Fusobacterium nucleatum and the Host Inflammatory Response: Potential Innovative Molecules for Treating Periodontal Diseases. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/acs.jafc.5b01525
  • GARLOUGH, D. (2016). Ancient remedies. RDH.
  • Mihele, D., Gîrd, C. E., Pop, A., & Al Borsh, M. A. (2008). Study regarding the antimicrobian and antifungic activity of the volatile oils from the citrus species. Archives of the Balkan Medical Union.
  • Mota, A. C. L. G., de Castro, R. D., de Araújo Oliveira, J., & de Oliveira Lima, E. (2015). Antifungal Activity of Apple Cider Vinegar on Candida Species Involved in Denture Stomatitis. Journal of Prosthodontics. https://doi.org/10.1111/jopr.12207