7 tipos de suturas que todo estudiante debe conocer

La sutura es la técnica más utilizada en cirugía, por lo tanto es muy importante conocer, al menos, estos 7 tipos de las múltiples opciones que hay.

Los tipos de suturas que tenemos a nuestra disposición hoy en día son muy variados. Las técnicas de sutura han ido evolucionando a lo largo de los años. Existen múltiples tipos fabricados a partir de diversos materiales como la seda, el lino, el algodón, poliéster, etc.

Orígenes de la cirugía

A lo largo de la historia de la cirugía los materiales no eran tan sofisticados y no había tantos tipos de suturas. Los cirujanos se han valido de numerosas y diferentes técnicas para cerrar las heridas.

Por ejemplo en Egipto las heridas se curaban con miel y con carne fresca. En Arabia, los médicos utilizaban para la sutura cuerdas de violín fabricadas a partir de intestinos de vaca.

En la India utilizaban un método curioso que consistía en hacer morder a las hormigas gigantes los bordes de la herida que necesitaba cicatrizar. Después les cortaban la cabeza, que quedaban uniendo la herida como si fuese una grapa.

Más adelante, las técnicas se fueron puliendo y se fueron fabricando hilos encerados a partir de despojos animales. Sin embargo, no fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando se diseñaron los primeros hilos absorbibles, siendo esta una característica a tener en cuenta a la hora de clasificar las suturas.

Lee también: El miedo a la cesárea en el parto

Origen de la cirugía.

Características de una sutura

Hablamos de muchos tipos de suturas pero, ¿sabemos que es una sutura exactamente? Pues bien, las suturas son técnicas quirúrgicas que permiten unir los tejidos que han sufrido un corte considerable y fijarlos hasta que cicatricen.

A pesar de haber muchos tipos de suturas, todas comparten una serie de características. Para empezar, podemos hablar del calibre de la sutura, que se refiere al diámetro de la misma. Otra característica es la fuerza tensil, que es la fuerza que puede soportar el hilo.

Otra característica es la capilaridad, que se refiere a la capacidad que tienen los hilos de la sutura para permitir el paso de los líquidos del organismo a lo largo de la línea de sutura. La capilaridad es proporcional a la retención de bacterias, es decir, cuanta más capilaridad tenga una sutura, mayor será el número de bacterias que retenga.

También podemos hablar de la memoria. Esta característica es la tendencia de la sutura a volver a su estado original. Por otra parte tenemos el coeficiente de fricción. Este se refiere al roce que produce la sutura al desplazarse por los tejidos. A mayor fricción, mayor será la seguridad del nudo. Por último está la extensibilidad. Las suturas tienen la capacidad de estirarse ligeramente y recuperar su forma después del nudo.

Clasificación de las suturas

Las suturas se pueden clasificar según su estructura física o según su capacidad de reabsorción. La primera clasificación consiste en una división entre las suturas monofilamento y las suturas multifilamento.

Las monofilamento son aquellas que, como su nombre indica, están formadas por un solo hilo. En cambio las multifilamento están formadas por un trenzado de múltiples filamentos del mismo o de distinto material.

Clasificación de las suturas.

También podemos distinguir las suturas reabsorbibles de las no reabsorbibles en función de la capacidad de reabsorción de los materiales, pero ¿cómo puede un hilo desaparecer del cuerpo así sin más?

Las suturas que son de origen natural se reabsorben porque son atacadas por las enzimas del organismo, que las rompen y facilitan su reabsorción. El problema de éstas es que además de atacar a la sutura, causará una serie de lesiones en los tejidos de alrededor.

En cuanto a las suturas que son de origen sintético, se hidrolizan. Una hidrólisis es una reacción que lleva a cabo el agua al penetrar en la estructura, haciendo que el hilo se disuelva. Esta reacción es menos agresiva para el organismo que el proceso que se lleva a cabo en las suturas de origen natural.

Ver también: ¿Qué es el “Lifting con hilos”?

Tipos de suturas

A pesar de haber un gran número de suturas en el mundo de la medicina, aquí os explicamos 7 tipos de suturas básicos.

Para empezar tenemos la sutura a nudo simple. Esta sutura es la más utilizada en Atención Primaria. Se realiza enrollando el extremo largo de la sutura sobre el porta agujas dándole dos vueltas. A continuación se sujeta el cabo suelto y se tensa el nudo.

La sutura discontinua es una técnica sencilla que se puede aplicar en cualquier lugar sin tener que ejercer un exceso de tensión. Se realizan puntos simples anudados por separad

Otro tipo es la sutura continua, utilizada, sobre todo, en heridas largas y rectas. También se recurre a esta sutura en zonas que necesiten un especial cuidado estético. Primero se debe colocar un primer punto de sutura sin recortar los cabos para poder continuar introduciendo el hilo de forma continua por toda la herida.

Por otro lado tenemos la sutura intradérmica continua, utilizada con el objetivo de eliminar los espacios muertos y disminuir las tensiones existentes entre los puntos cutáneos. Es una sutura muy rápida pero muy poco resistente.

Tipos de suturas.

Continuamos con el punto colchonero, recomendado para zonas de piel laxa, con bordes que tienden a invaginarse o de mucha tensión. La sutura de punto de colchonero puede realizarse tanto en dirección vertical como en horizontal.

La sutura de laceración del cuero cabelludo se recomienda utilizar cuando la herida es lineal. Consiste en la colocación de grapas sobre la herida en el cuero cabelludo. Antes de la colocación de las mismas, se debe rasurar la zona de la herida para que el cabello no interfiera en la cicatrización.

Por último está la sutura de esquina, ideal para heridas triangulares o con esquinas difíciles de reparar. Sin embargo, es necesario que haya suficiente piel en la esquina para poder comenzar a realizar la sutura.