7 tipos de parejas: conoce cuál eres

Según la “teoría del amor” de Sternberg existen 7 tipos de parejas que son el resultado de combinar los 3 elementos básicos: intimidad, pasión y compromiso. Descúbrelas en el siguiente artículo.

El amor es, posiblemente, uno de los temas más complejos y que más quebraderos de cabeza nos traen. Los seres humanos estamos hechos para emparejarnos y compartir nuestra vida con alguien especial, pero lograrlo en la práctica puede llegar a ser muy difícil.

Por ello, la psicología lleva décadas estudiando fenómenos como el amor, la atracción y las relaciones. Aunque se han producido muchos descubrimientos en este campo, uno de los modelos que mejor explica los tipos de parejas es la teoría del amor de Sternberg.

Teoría triangular del amor: en qué consiste

Amor apasionado.

Tras estudiar la forma de comportarse de un buen número de parejas, Sternberg creó un modelo con el que trató de explicar todos los tipos de relaciones existentes, así como las distintas fases por las que éstas van pasando.

Según Sternberg, todos los tipos de parejas pueden clasificarse en función de tres elementos:

  • El primero de ellos es el compromiso. Se trata de la decisión que hace cada miembro de la pareja para luchar por su amor, y continuar dentro de la relación incluso en los malos momentos. Se trata del componente racional de las relaciones de pareja.
  • El segundo elemento que diferencia los tipos de relaciones es la intimidad. Consiste en una serie de sentimientos por parte de ambos miembros de la pareja, que llevan a que las dos personas se sientan cercanas y quieran abrirse ante el otro. Este componente tiene que ver con las emociones y es el encargado de crear un vínculo de afecto y cariño con la pareja, además de sensación de cercanía.
  • Por último, la pasión está relacionada con un deseo de unirse con la otra persona, de tal manera que se generan grandes deseos (tanto sexuales como románticos). Por lo tanto, este componente tiene que ver principalmente con la sexualidad.

Sternberg creía que todas las parejas presentan al menos uno de los elementos, pero en función de cuántos y cuáles de ellos estén presentes en el mismo momento, aparecerán unos tipos de parejas u otros. Contando con todas las combinaciones posibles entre pasión, compromiso e intimidad, Sternberg describió siete tipos de parejas; ello sin contar con un octavo, a veces mencionado, que sería el de falta de amor (cuando no hay elementos presentes).

Para Sternberg, ninguno de los tipos de amor es mejor que otro; la clave -según el investigador- está en encontrar a una personas que sienta exactamente lo mismo que nosotros para poder así crear una relación duradera en la que no haya malentendidos.

Ver también: 7 ejercicios que te ayudarán a hacer el amor sin cansarte

Tipos de parejas según la teoría triangular

Amor caprichoso.

En función de los elementos que estén presentes dentro de la relación, Sternberg hablaba de que existían siete tipos de relación posibles en función del sentimiento que predominase en ellas:

  • Cariño. Se trata de aquellas relaciones en las que el único componente existente es la intimidad. Es algo muy común en las amistades; pero también en algunas parejas puede llegar a producirse. El sentimiento predominante es un vínculo y cercanía con el otro miembro de la relación, pero sin que exista un fuerte deseo sexual ni un compromiso a largo plazo.
  • Amor vacío. El único componente presente en este tipo de relaciones es el compromiso. Suele tratarse de parejas que llevan mucho tiempo juntos, pero en las que tanto la intimidad como la pasión han ido desapareciendo. Aunque ya no se sienten atraídos ni se quieren, sigue existiendo una relación de respeto y fidelidad entre ellos. Si se pierde el compromiso, estas relaciones suelen acabar en divorcio.
  • Encaprichamiento. Es un tipo de relación basada tan solo en la pasión. Sin la existencia de intimidad ni de compromiso, las dos personas se sienten muy atraídas la una por la otra, pero pueden “desenamorarse” de forma bastante rápida. Se suele entender como “amor a primera vista”.
  • Amor romántico. Se trata de relaciones que normalmente acaban de empezar. Están formadas tanto por pasión como por intimidad, pero aún no existe un fuerte componente de compromiso. Más adelante pueden adquirir este elemento o, por el contrario, disolverse cuando se acabe uno de los otros dos.
  • Amor fatuo. Estas relaciones tan peculiares tienen un componente de compromiso, pero este se produce sobre todo debido a la pasión existente. Serían relaciones como “amigos con derecho a roce”; en general, no existe un gran vínculo emocional entre las personas implicadas.
  • Amor sociable. Estas relaciones están formadas por una mezcla de compromiso e intimidad. No existe un gran deseo sexual, pero el cariño es extremadamente fuerte. Suelen producirse en relaciones muy duraderas, cuando la pasión se extingue; o bien, en amistades muy profundas y relaciones con miembros de la familia, en las que no existe el componente romántico ni sexual.
Pareja de enamorados.

  • Amor completo. El último tipo de amor está formado por una mezcla de intimidad, pasión y compromiso. De todos los tipos de parejas, no solo es el más complicado de conseguir, sino también el más difícil de mantener. En general, salvo que exista un esfuerzo consciente por parte de los dos miembros de la pareja, el amor completo suele perder alguno de sus componentes y evolucionar hacia alguno de los otros tipos.