7 tipos de personas envidiosas

Raquel Lemos Rodríguez·
08 Abril, 2020
Se habla de envidia sana y de envidia mala pero, ¿realmente existe una diferencia palpable a la hora de referirse a las personas envidiosas? Averígualo en este artículo.

Las personas envidiosas son aquellas que tienen un deseo de tener o hacer lo que ha logrado la otra persona. Esto les hace sentir mal, aunque, en ocasiones se tome como impulso para conseguir las propias metas.

Es importante alejarse de este tipo de personas, ya que suelen ser tóxicas. Lo único que buscan es ver cómo fracasan los demás, en lugar de apoyarles y alegrarse por sus éxitos, pues no son propios.

Tipos de personas envidiosas

Hay varios tipos de personas envidiosas. Es normal que el ser humano, en determinadas ocasiones, sienta un poco de envidia con respecto a otras personas. Esto, por lo general, suele ser momentáneo, y puede desviarse hacia la denominada envidia sana.

Poseer “envidia sana” es la manera positiva de anhelar lo que tiene el otro. Es una forma sensata y madura de aceptar que, si bien no tenemos lo mismo que ellos, nos alegramos de su felicidad y esta nos sirve como motor.

En cambio, la envidia se considera negativa cuando, además de desear lo que consigue el otro, pretende hacerle algún tipo de daño. Ya sea manipulando, criticando o utilizando algún mecanismo para que los demás no se sientan merecedores de su éxito.

Según este estudio realizado por el Dr. Cecilio Paniagua, esto podría deberse a conductas sufridas en la infancia relacionadas con el sentimiento de inferioridad y rivalidad durante su desarrollo psicológico.

envidia

Dentro de este tipo de envidia negativa, existen 7 tipos de personas envidiosas que es recomendable identificar. Seguramente algunas te suenen e incluso les pongas cara:

1. La sádica-sarcástica

Este tipo de persona se lo toma todo con mucho humor, pero se delata cuando emite sonrisas sarcásticas que son el preludio de una gran bomba.

Intentan camuflar lo negativo con lo positivo, así te dicen frases tales como “gracias, pero me podrías haber preguntado cuál era mi bebida favorita antes de traerme una”.

2. La bala directa

Es aquella que no duda en lanzarte su dardo, directamente, con un comentario relacionado con tu físico, como puede ser “¡menudo culo has echado!”. Suelen ser personas inseguras de sí mismas y de su cuerpo, necesitan hacerte sentir mal y que así no disfrutes ni estés conforme con lo que tienes.

Debes leer: La gente feliz no habla mal de los demás

3. La que supura negatividad

Este tipo de envidiosos no cesan de decir una palabra negativa tras otra. Por ejemplo, si dices que has encontrado trabajo te dirán que nunca lograrás un contrato indefinido, que te echarán a la mínima oportunidad, etcétera. En definitiva, logran deprimirte, sobre todo cuando tú te encuentras lleno de felicidad.

 

mujer-en-tablero-de-dardos

4. La dulce asesina

La dulce asesina es una de las personas envidiosas más peligrosas. Empieza despacio, haciendo mella en tu autoestima con sus comentarios, hasta acabar destrozándote por completo.

De esta manera, si tú le dices que se vista rápido, ella lo hará despacio para que llegues tarde a donde tengas que ir. En definitiva, es sutil y te hace daño sin que te lo esperes.

5. La entrometida

La persona entrometida vive husmeando allí donde no debería, en la vida de todo el mundo. Al principio quizás no la percibas como una persona entrometida, sino como alguien que tan solo quiere ayudar. No obstante, con el tiempo te darás cuenta de que lo único que busca es entrometerse en tu vida.

No te puedes perder: Quien tiene luz propia incomoda al que está en la oscuridad

6. La ególatra

La persona ególatra siempre trata de superarte, especialmente en público, a través de comparaciones. Si tu perro es grande, el de ella lo será más, si tu habitación es luminosa, la suya irradiará luminosidad. No están satisfechas con lo que tienen y quieren aparentar lo contrario. Eso sí, son muy seductoras a la par que mentirosas, un arma de doble filo.

Hombre-mirandose-al-espejo

7. La que acecha

No está en tu contra, pero tampoco a tu favor. Simplemente se encuentra apartada, ausente, observando todos tus movimientos. De esta manera, cuando te pasa algo malo te suelta un “¿ves?, te lo dije”. Tan solo esperan, de forma silenciosa, para atacar en el momento preciso.

¿Por qué me tienen envidia?

Si has identificado o a alguna de las personas mencionadas, quizás te preguntes porqué te puede tener alguien envidia; por qué te quieren hacer daño si tú vives tu vida sin meterte en la de los demás. La respuesta es simple: no están contentas con su vida y lejos de arreglar esto, se meten en la tuya.

Es importante saber alejarse de estas personas, ya que solo traen dolores de cabeza. No puedes hacer que cambien de parecer, pues solo ellas deberán darse cuenta en el momento preciso de que la envidia no es el camino.

Es un sentimiento tóxico, algo que se debería erradicar porque mina, frustra y no permite avanzar. Es el consuelo de aquellos que no saben aceptarse tal y como son, y proyectan en los demás el daño que una vez ellos sufrieron.

Eres más fuerte que las personas envidiosas

envidia

No olvides, bajo ningún concepto, que eres más fuerte que esta clase de personas. Su mejor arma es también su mayor debilidad, puesto que la envidia hiere al que la padece.

Así, lo único que debe inspirarte un envidioso, es lástima. Ellos van a sufrir mucho más que tú, puesto que siempre habrá algo que anhelen y envidien. No dejes que entren en tu vida y te corroan, no tienes por qué ser el saco de boxeo de nadie.

  • Klein, M. (1957). Envidia y gratitud. In Obras Completas de Melanie Klein.

  • Duhart, D. (2006). Exclusión, Poder y Relaciones Sociales. Revista Mad. https://doi.org/10.5354/0718-0527.2006.14199.

  • Della Corte, E. (2014). La envidia en el trabajo: entre la competencia y la destrucción Microfísica de la envidia*. Revista Latinoamericana de Estudios Sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad.

  • Paniagua, Cecilio. (2002). Psicología de la envidia. http://www.dendramedica.es/revista/v1n1/psicologia_de_la_envidia.pdf