7 tipos de pescado que podrían resultar perjudiciales para la salud

Carolina Betancourth 25 septiembre, 2015
Si bien está considerado como un manjar, en muchas ocasiones el caviar no es de calidad y ha sido cultivado en aguas contaminadas, por lo que puede provocarnos intoxicaciones

El pescado es uno de los alimentos más saludables que se pueden incorporar en la dieta. Está comprobado que es fuente de ácidos grasos esenciales, proteínas y compuestos antioxidantes que ayudan a mejorar la salud cardiovascular, el estado de la piel y el cuerpo en general.

En los últimos años el consumo de este alimento ha incrementado de forma significativa, en especial por representar una de las mayores fuentes de omega 3.

Pero, por desgracia, la industria no está 100% comprometida con la salud de los consumidores y desde hace algunos años se vienen distribuyendo algunos tipos de pescados que pueden resultar perjudiciales para la salud al estar contaminados con mercurio, antibióticos u otras sustancias químicas nocivas.

Ahora la pregunta que muchos se hacen es…  ¿Cuáles son esos pescados que es mejor no comer?

Pues bien, teniendo en cuenta que lo que menos queremos es poner en riesgo la salud con el consumo de este alimento, en esta ocasión vamos a compartir esos 7 tipos de pescado que es mejor no elegir.

1. Atún rojo

Pescado-azul

El atún rojo tiene una concentración de mercurio que puede ser nociva al ser ingerida. Y esto, ¿cómo es posible?

Al igual que otras especies marinas, el atún rojo retiene cantidades significativas de este tóxico a través de las presas de las que se alimentan.

El mercurio es ingerido por esta especie en su alimentación y, posteriormente, puede llegar al cuerpo humado mediante su consumo.

Ver también: Beneficios del atún fresco

2. Blanquillo o panga

Este tipo de pez es uno de los que se deben evitar por completo por cuestiones de seguridad. En los últimos años ha ganado popularidad en muchos mercados, pero detrás de la frescura que aparenta esconde secretos que el consumidor ni se alcanza a imaginar.

También conocido con el nombre de pangasius o panga, su cultivo se lleva a cabo el río Mekong, uno de los más contaminados del planeta.

En varias oportunidades se ha demostrado que son alimentados con peces muertos, restos de huesos y un tipo de harina que no es precisamente de la mejor calidad.

3. Bagre

pescados-y-mariscos

Si el bagre es de origen vietnamita podría ser un gran riesgo su consumo. ¿Por qué? En Vietnam utilizan antibióticos que en muchos países del mundo están prohibidos por el riesgo que implican para la salud humana.

Ese tipo de sustancias quedan retenidas en el pescado y, posteriormente, al ser ingeridas por los humanos, podrían provocar efectos secundarios.

4. Tiburón

El tiburón se está sirviendo en muchos restaurantes del mundo como un costoso y exótico plato, sin que muchos sean conscientes del daño que implica.

Al consumir este pez se está apoyando la pesca ilegal de tiburones que ya ha generado un daño ambiental importante.

Pero además, también puede resultar perjudicial para la salud ya que este suele alimentarse de peces más pequeños que contienen cantidades importantes de mercurio.

5. Caviar

Es uno de los más costosos y buscados en el mercado; no obstante, por la fama que ha ganado también ha disminuido su calidad al ser cultivado en aguas contaminadas.

Si el origen del caviar es desconocido lo mejor es evitarlo para no sufrir intoxicaciones u otras consecuencias posteriores.

Te recomendamos leer: 5 pescados que debes evitar

6. Pez globo

Conocido como “la delicia culinaria más peligrosa del mundo” el pez globo se convirtió en un plato exótico en Japón y otros países del mundo donde han podido cazar la especie.

Lo que se supo hace poco es que en el interior de este pez se esconde uno de los venenos más peligrosos y letales llamado tetradotoxina.

Dicha sustancia se encuentra presente en su mayoría en el hígado, ovarios y piel, por lo que su preparación es altamente compleja y peligrosa.

El veneno se mantiene incluso después de su cocción y, aunque se le eliminen los órganos mencionados, no garantiza total seguridad para la salud.

La tetradotoxina tiene la capacidad de interrumpir el circuito automático de los reflejos musculares, entre ellos, los músculos intercostales y el diafragma, llevando a la víctima a morir por asfixia.

7. Salmón de cría

Los ácidos grasos Omega 3 y 6 se encuentran en altas concentraciones en los pescados.

Criados en “granjas de salmón”, esta variedad del popular pez reside en pequeños y apretados estanques cargados de bacterias y parásitos que pueden contaminarlo con facilidad.

Además su alimentación no suele ser la más higiénica y adecuada, por lo que al ser consumido puede tener efectos negativos en el organismo.

Te puede gustar