7 tips para activar naturalmente una tiroides debilitada

Elena Martínez 23 octubre, 2016
Si presentamos síntomas de tiroides debilitada pero no llegamos a sufrir hipotiroidismo es conveniente que fortalezcamos la glándula de manera natural, por ejemplo, a través de la alimentación, para evitar problemas futuros

Hay muchas personas que no están diagnosticadas de hipotiroidismo pero cuya tiroides está debilitada. Esto nos ocasiona algunos trastornos de salud a los que nos cuesta encontrar solución, como nerviosismo, cansancio o ronquera.

En este artículo compartimos 7 tips para activar la tiroides con remedios naturales.

¿Tienes la tiroides debilitada?

Si no te has hecho analíticas para comprobar el estado de tu tiroides, debes conocer cuáles son los síntomas más habituales del hipotiroidismo o tiroides debilitada:

  • Cambios de peso y dificultad para perder peso.
  • Sequedad de piel y cabello y uñas frágiles.
  • Cambios de humor.
  • Cansancio.
  • Ronquera.
  • Nerviosismo o ansiedad.
  • Estreñimiento.
  • Sensación constante de frío.

Hay un síntoma muy característico de la predisposición a padecer una debilidad de tiroides, que es una falta de vello en la parte externa de las cejas.

Si sufrimos varios de estos síntomas es posible que necesitemos activar nuestra tiroides con los siguientes consejos.

No olvides leer: Acaba con el estreñimiento con estos 5 hábitos matinales

1. Remineralízate con algas

Algas

El nutriente principal que necesitamos para activar la función de la tiroides es un mineral: el yodo. Para obtenerlo de manera natural, sin riesgo de excedernos, lo más saludable es incorporar a nuestra dieta alimentos como las algas.

La mejor alga para incluir en nuestra alimentación es la kelp o kombu que, además, es excelente para cocinar guisos y legumbres.

Debe cocerla durante, al menos, 20 minutos, ya que es bastante dura.

Existen suplementos a base de algas como el fucus. No obstante, no recomendamos consumirlas sin la supervisión de un médico.

2. Haz ejercicio de intensidad media

Las personas con la tiroides debilitada suelen sentir cansancio y frío por culpa de un metabolismo basal demasiado lento.

Para activarlo y estimular al organismo en general, lo más efectivo es el ejercicio de intensidad media, dos o tres veces por semana. 

El ejercicio demasiado suave no nos va a aportar los resultados que necesitamos, por lo que recomendamos deportes cortos pero intensos, que nos hagan sudar y respirar con profundidad.

3. Dúchate con agua fría

Toma una ducha de agua fría

El agua fría es otro método para potenciar la función de la tiroides de manera natural, ya que supone un estímulo importante para el cuerpo, sobre todo en personas frioleras. 

Haremos el cambio de manera gradual. Las primeras veces nos ducharemos como siempre, pero terminaremos con unos segundos de agua fría, desde los pies y en movimientos ascendentes.

También podemos alternar ambas temperaturas en una misma ducha.

4. Elige alimentos sin procesar

Uno de los factores que más perjudican a la tiroides son los productos procesados, precocinados o de producción industrial. Esto se debe a los métodos de elaboración, a la mala calidad de los ingredientes y a la cantidad de aditivos que incluyen.

En cambio, los más beneficiosos son los alimentos naturales y ecológicos que podemos comer crudos o bien cocinar en casa.

Deberíamos consumir jugos de frutas y verduras, ensaladas, germinados, semillas y frutos secos, legumbres, etc.

5. Evita los tóxicos en tu entorno

Los tóxicos debilitan el sistema inmunitario en algunas partes del cuerpo (entre ellas, la tiroides).

Además de en los alimentos que hemos comentado, también los encontramos en los productos de higiene y cosmética, las ondas electromagnéticas de los aparatos tecnológicos, el tabaco, la contaminación del agua y el aire, etc.

Intentaremos llevar una vida lo más natural posible, eligiendo productos naturales y saliendo de las ciudades siempre que podamos.

6. Descubre el picante

Chiles

Añadir especias picantes a nuestra alimentación también puede resultar muy beneficioso, en especial el jengibre y la pimienta de Cayena.

Empezaremos por cantidades muy pequeñas en guisos o infusiones, para acostumbrar al estómago, e iremos aumentando la dosis de manera muy progresiva.

Estas especias nos ayudarán a activar la tiroides, perder peso y entrar en calor con más facilidad.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo utilizar jengibre para cuidar y relajar los pies

7. Toma conciencia de la garganta

La tiroides se ubica en el centro del cuello, en la garganta, y es una parte del cuerpo relacionada con la voz. De hecho, desde una perspectiva emocional, se relaciona con nuestra capacidad para expresar lo que sentimos.

Para regular la tiroides podemos realizar una relajación o meditación vocalizando la vocal “e”, vinculada al chakra de la garganta, a la vez que nos imaginamos en el cuello un círculo de luz girando en el sentido de las agujas del reloj.

Te puede gustar