7 tips para aliviar la tortícolis de manera rápida y natural

Si bien el calor localizado es una de las terapias más conocidas para aliviar la tortícolis, nuestra alimentación también es fundamental para resolver el problema de manera satisfactoria y rápida

A todos nos ha pasado alguna vez que hemos empezado el día con una molesta tortícolis que nos ha impedido realizar nuestras actividades con normalidad.

Este problema suele conllevar, además, dolor de cabeza, mareos o dificultad para concentrarnos.

Descubre en este artículo los principales tips para aliviar la tortícolis con remedios sencillos y naturales, pero de una eficacia sorprendente.

Todas las causas de la tortícolis

tortícolis

La tortícolis puede estar relacionada con diferentes factores:

  • Estrés, preocupaciones y tensiones emocionales.
  • Rigidez muscular y tendencia a las inflamaciones.
  • Sedentarismo o ejercicio brusco.
  • Alimentación acidificante y déficits nutricionales.
  • Falta de hidratación.
  • Cambios de temperatura repentinos.

Cuando suceden varios de estos factores a la vez, somos más susceptibles de sufrir tortícolis. Por lo tanto, para superarla tendremos que buscar soluciones para los puntos de esta lista que la puedan estar provocando.

Lee también: Cómo nos afecta el estrés laboral

1. Cada día 8 vasos de agua

Según la medicina tradicional china, cuando un dolor o inflamación se sitúan en la zona del cuello y las cervicales existe una relación con el funcionamiento de los riñones. 

Aunque esta causa es difícil de confirmar para cualquier persona, a no ser que padezca problemas renales crónicos, la mejor solución consiste en proponernos beber más agua durante el día.

Si una mañana nos levantamos con tortícolis, empezaremos el día tomando dos vasos de agua, en ayunas, media hora antes de desayunar. Durante la mañana beberemos tres vasos y otros tres durante la tarde.

2. Añadir cúrcuma a la comida

bebida con cúrcuma

La cúrcuma es una especia medicinal que tiene propiedades excelentes para combatir cualquier tipo de inflamación, además de ayudarnos a calmar el dolor, por lo que es un remedio muy adecuado para la tortícolis.

Podemos tomarla como suplemento, en cápsulas o comprimidos, cuando estemos en plena crisis, o bien añadirla cada día a nuestros platos.

Su sabor no es muy fuerte y nos ayuda a dar un atractivo color amarillo a nuestros guisos, arroces, pastas, sopas y caldos. La podemos añadir incluso a los postres, como natillas, flanes, helados, bizcochos o galletas.

3. Elegir alimentos alcalinos

Hoy en día, nuestra alimentación tiende a ser acidificante porque abusamos de alimentos como los azúcares, las harinas refinadas, la carne roja, los embutidos, el queso y los fritos.

Esta acción acidificante es, además, inflamatoria, por lo que empeora cualquier problema muscular que tengamos.

Para combatir esta tendencia debemos apostar por una dieta opuesta, es decir, alcalinizante, que lograremos con los siguientes alimentos:

  • Frutas y verduras, tanto crudas como cocinadas.
  • Cereales integrales.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • Huevo.
  • Pescado.
  • Semillas, crudas y germinadas.
  • Algas.
  • Setas.

4. Aplicar calor local

Un remedio casi inmediato y muy agradable consiste en aplicarnos calor sobre la zona afectada. Podemos hacerlo por diferentes medios:

  • Tejidos de lana o similares.
  • Una esterilla eléctrica.
  • El chorro de agua caliente de la ducha.
  • Masaje.
  • Bolsas de tela con semillas que se pueden calentar en el microondas.

Nos aplicaremos calor durante media hora, una o dos veces al día.

5. Crema de árnica

Cómo elaborar un bálsamo de árnica para calmar los dolores musculares

Si optamos por un masaje, tanto si nos lo hacemos nosotros mismos como si nos lo puede realizar otra persona, podemos usar un producto natural con efectos antiinflamatorios, como por ejemplo las cremas, geles o aceites a base de árnica.

Esta flor es un remedio habitual entre los deportistas que quieren proteger y aliviar los músculos y las articulaciones que se ven sometidas a mucho esfuerzo.

6. Un suplemento de magnesio

El magnesio es uno de los suplementos más efectivos para los dolores musculares.

De hecho, cuando a nuestro organismo le falta este mineral, uno de los síntomas principales es la afectación muscular, en forma de debilidad, fatiga, calambres, inflamación y dolores.

Podemos tomar un suplemento de magnesio de manera regular si tenemos tendencia a padecer tortícolis u otros dolores musculares, o bien tenerlo disponible en casa para consumirlo en momentos de crisis, varias veces al día.

Visita este artículo: 3 batidos ricos en magnesio para cuidar de tu salud: ¡Espectaculares!

7. Resolver el disgusto

La tortícolis también se puede vincular, de manera más psicológica, con algún disgusto que hayamos padecido. Esto podemos confirmarlo de manera sencilla si en los dos días anteriores a sufrirla hemos vivido alguna situación que nos ha causado una impresión negativa.

Es importante tener siempre en cuenta la parte emocional para prevenir los trastornos que solemos sufrir de manera habitual y también para superarlos con más rapidez.

Te puede gustar