7 tips para tener unos labios suaves y voluminosos

Al igual que es importante hidratar y exfoliar los labios, debemos procurar no utilizar productos con ingredientes químicos que puedan perjudicar nuestra salud. Siempre será mejor optar por alternativas naturales

Para tener unos labios suaves, hidratados y voluminosos solamente tenemos que seguir unos sencillos pasos cada día.

El resultado se hará visible desde el primer momento, sin el riesgo o el costo que implican la mayoría de los tratamientos de belleza.

Descubre en este artículo cuáles son los 7 tips fundamentales para tener unos labios suaves, grandes y bonitos de manera natural.

Labios suaves y voluminosos

Consigue unos labios deliciosos con estos sencillos tips que podrás llevar a cabo tú misma en tu rutina diaria:

1. Pintalabios naturales

Pintalabios naturales

¿Sabías que una gran cantidad de marcas usan ingredientes en sus pintalabios que no solamente pueden dañarlos, sino también perjudicar a nuestra salud a largo plazo?

El principal ingrediente bajo sospecha es el plomo, un metal que cumple la función de mantener el color en los labios, pero que también podría acumularse en nuestro organismo al estar en contacto directo y permanente con la boca.

Evita cualquier tipo de sustancia tóxica en tus labios y opta por cosméticos naturales, con ingredientes vegetales que les aporten un extra de nutrientes.

Lee también: 5 tips y remedios para curar los labios quemados

2. Exfólialos con azúcar y coco

Para mantener los labios suaves debemos facilitar la eliminación de las células muertas de piel que se acumulan en su superficie.

La manera más sencilla y natural de exfoliarlos es mediante ingredientes naturales que nos permitan hacer un suave masaje con una textura arenosa. El resultado es inmediato y muy agradable.

Ingredientes

¿Qué debes hacer?

  • Combina ambos ingredientes hasta formar una pasta arenosa.
  • Con este exfoliante instantáneo nos masajearemos los labios y la piel alrededor de la boca durante 1 minuto, para después aclarar con agua y secar.

3. Automasaje labial

Automasaje labial

Si aprendemos a masajearnos los labios activaremos la circulación en esta zona y conseguiremos unos labios suaves, voluminosos y rojos.

Podemos usar un poco de aceite o crema hidratante, que extenderemos por la mitad inferior de la cara.

  • El masaje consiste en extender la mano y hacer movimientos horizontales, empezando por el lado opuesto (mejilla) y terminando en el mismo lado de la mano.

Como si nos limpiáramos la boca de manera exagerada.

Podemos hacerlo varias veces alternando ambas manos, en diferentes momentos del día.

4. No los aprietes

Algunas personas han comprobado que, con el paso de los años, los labios se les han vuelto más finos y rígidos.

Una de la posibles causas es la tensión que tenemos en la mandíbula, que nos hace apretar toda la zona maxilar, incluidos los labios.

Con los años, los labios se contraen, como sucedería con cualquier contractura muscular.

Para evitar que esto suceda podemos hacer un sencillo ejercicio cada día, con el cual nuestros labios ganarán volumen:

  • Meteremos los labios hacia dentro y los apretaremos durante 10 segundos.
  • A continuación haremos el gesto a la inversa. Sacaremos los labios todo lo que podamos y los dejaremos así otros 10 segundos.
  • Repetiremos varias veces.

Visita este artículo: Cómo evitar la flacidez en el rostro con 6 ejercicios faciales

5. Cepíllalos junto con tus dientes

Cepíllalos junto con tus dientes

Cada vez que nos cepillamos los dientes es un buen momento para pasar el cepillo de manera suave por los labios, sin apretar.

De este modo conseguimos unos labios suaves al instante y también activamos la circulación, lo cual nos ayuda a que se vean más bonitos.

Recomendamos evitar hacerlo con demasiada frecuencia si tenemos los labios cortados o sensibles.

6. Agua fría

El agua fría aplicada sobre cualquier parte del cuerpo tiene la virtud de contraer los vasos sanguíneos. Al recuperar la temperatura, los vasos se dilatan de nuevo.

Este estímulo, si lo realizamos de manera habitual, favorece el riego sanguíneo y le proporciona un aspecto saludable de la piel.

Por ese motivo conviene aplicarnos el agua fría no solamente en los labios, sino en todo el rostro, al menos, al levantarnos y al acostarnos.

7. Bálsamo labial casero

Bálsamo labial casero

Preparar nuestro propio bálsamo labial es una tarea sencilla y divertida que podemos realizar en casa. De este modo podemos elegir los ingredientes naturales a nuestros gusto, el sabor y el aroma.

La base suele ser la cera de abeja, la manteca de cacao y el aceite de coco, y después podemos añadir aceites vegetales y esenciales para conseguir bálsamos deliciosos.

El bálsamo labial nos ayuda a proteger los labios de los cambios climáticos y a mantenerlos hidratados y cuidados todo el día, así como a darles un aspecto muy bonito.