7 tips para mejorar la armonía en casa

Para lograr un hogar acogedor y favorecer la armonía en casa no hacen falta grandes cambios. Basta con tener en cuenta una serie de consejos que nos ayudarán a conseguirlo

Hay hogares que, sin saber muy bien por qué, desprenden energía positiva, resultan acogedores e invitan a estar ahí. La armonía en casa depende de muchas cosas que quizás no te habías planteado y que te las detallamos en este artículo.

Descubre los tips fundamentales para lograr un hogar armonioso y agradable.

¿Cómo conseguir la armonía en casa?

Este artículo está dedicado a todas aquellas personas que quieren lograr armonía en casa, tanto si se trata de un nuevo hogar como si quieren transformarlo en un lugar más acogedor.

La clave principal, es evidente, está en las personas que viven en ella y en la relación que las une.

No obstante, hay algunos factores que también influyen y que podemos modificar para crear un espacio mucho más equilibrado y placentero.

No olvides leer: Cómo crear un hogar armonioso

1. Llénala de luz natural

Llénala de luz natural

Una de las cuestiones que más influyen en el aspecto armonioso de un hogar es la luz natural, la cual afecta directamente y de manera positiva a nuestro sistema nervioso.

Si no tenemos la fortuna de recibir luz natural podemos optar por bombillas de amplio espectro, que son las que emiten una luz más similar a la natural, e intentar tener los espacios despejados y de colores claros.

Las lámparas de sal también son un elemento luminoso que da mucha calidez a rincones oscuros y fríos de la casa.

2. Incorpora plantas y elementos naturales

El verde es un color equilibrante que no puede faltar para lograr la armonía en casa, en especial si vivimos en la ciudad.

Hay plantas de interior que, además, tienen excelentes propiedades limpiadoras del aire, mejores que cualquier purificador eléctrico, como por ejemplo el potus.

También recomendamos el uso de materiales naturales como la madera, el cristal, el hierro o la piedra.

3. Opta por la simplicidad y el orden

Opta por la simplicidad y el orden

Parece una obviedad, porque lo habitual es que las madres critiquen la falta de orden y la acumulación de cosas en las habitaciones. Sin embargo, no es solamente una cuestión estética.

Una casa ordenada y despejada es mucho más armoniosa, acogedora y relajante.

Para lograrlo, en primer lugar, debemos hacer una criba de lo que realmente necesitamos, para deshacernos del resto. Este es un paso difícil pero imprescindible.

En segundo lugar, guardaremos lo que no usemos a corto plazo en armarios, trasteros, altillos o cajas.

4. Cuidado con los espejos

Según el Feng Shui, los espejos son muy beneficiosos si los colocamos en el lugar adecuado. Nos ayudan a agrandar espacios pequeños y estrechos y a dar luminosidad a espacios oscuros. En general, deben reflejar siempre algo bonito y agradable.

No obstante, debemos evitarlos en el dormitorio, sobre todo si los podemos ver desde la cama, así como justo en la entrada si reflejan la puerta principal.

Tampoco son recomendables los espejos demasiado pequeños que reflejan solamente una parte de nuestro cuerpo.

5. El aroma es importante

El aroma es importante

Cada hogar tiene un olor que lo caracteriza, y suele ser la mezcla de diferentes aromas de la casa. No debemos excedernos con el uso de ambientadores, y mucho menos si son de fragancias sintéticas.

Es preferible optar por aromatizadores naturales a base de aceites esenciales, inciensos, resinas, etc.

¿Quieres conocer más? Lee: Los beneficios que aportan las flores: inspiradoras y aromatizantes

6. Ventila a diario

Mucho más importante que el aroma que elijamos es el hecho de acostumbrarnos a ventilar las estancias a diario, durante un rato cada mañana. Este sencillo gesto nos permite renovar el aire de la casa, prevenir la humedad, regular la temperatura, evitar malos olores, etc.

Aunque hay casas que ya tienen sistemas específicos de ventilación, el modo clásico consiste en abrir dos puertas o ventanas que estén en extremos opuestos de la casa.

7. Elige bien los colores

Por elegir los colores de manera correcta nos referimos, en primer lugar, a las paredes, pero también al mobiliario, cortinas y elementos decorativos en general. También en esto debemos encontrar el punto justo para lograr la armonía en casa.

  • El blanco, el color neutro, es muy adecuado para espacios en los que queremos potenciar la luminosidad.
  • En casas frías añadiremos toques de color anaranjados, amarillos y rojos.
  • En casas calurosas optaremos por blancos, azules y violetas.
  • El verde lo podemos aportar, como hemos dicho, con plantas naturales.
  • Algunos detalles de colores negros o metalizados aportarán elegancia y sofisticación a las estancias.
Te puede gustar