7 tips para moldear la figura de manera natural

Para moldear la figura es fundamental combinar una dieta equilibrada con ejercicio físico. Así conseguiremos un cuerpo tonificado y sano, además de mejorar nuestra postura y nuestra autoestima

¿Qué entendemos por moldear la figura? Lograr un cuerpo esbelto pero con curvas, fuerte y saludable, con una forma bonita, redondeada y tonificada.

Para conseguirlo, deberemos actuar desde dentro y desde fuera.

Descubre en este artículo los 7 tips más efectivos para moldear la figura de manera natural y mejora la silueta de una vez por todas.

Moldear la figura no es perder peso

Moldear la figura no es adelgazar

Tenemos la idea equivocada de que tener un buen cuerpo significa bajar de peso.

No obstante, existe una tendencia creciente hacia moldear la figura de una manera más saludable, con el objetivo de tener una silueta con curvas que transmita salud y energía.

Se buscan cuerpos femeninos con formas, que no tiendan a la delgadez excesiva pero tampoco al sobrepeso, fruto de una alimentación equilibrada y ejercicio físico constante.

Ver también: ¿Sabías que puedes adelgazar con el arroz con leche?

La silueta perfecta

La silueta perfecta es diferente en cada persona, ya que depende de la propia constitución. Se trata de lograr la mejor versión de nosotros mismos. 

En estos tips ofrecemos consejos para conseguir un cuerpo bonito, redondeado y tonificado, para convertir la grasa en músculo a la vez que nos sentimos fuertes y ligeras.

1. Aprender a comer

Aprender a comer

Aprender a comer no significa reducir las calorías o las grasas. Más bien debemos seguir algunos consejos inteligentes que harán efecto en nuestra figura:

  • Tener una relación saludable con la comida, sin culpas ni remordimientos, e intentando comer de manera sana y placentera.
  • No llenarnos en las comidas, sino quedarnos al 80%. Esto nos ayudará a tener una cintura más estrecha.
  • Masticar bien los alimentos.
  • Beber mucha agua fuera de las comidas.
  • Elegir alimentos naturales en lugar de productos procesados.
  • Nuestra dieta debe incluir grasas saludables como el aguacate, los frutos secos, las semillas, el pescado azul, el huevo y el aceite de oliva y de coco.

2. Mejorar nuestro estado interior

El estado en que nos encontremos a nivel emocional y psicológico también se va a reflejar en nuestro aspecto físico.

Por este motivo debemos regular el sistema nervioso, en especial si sufrimos trastornos como la ansiedad, la irritabilidad, el estrés o el insomnio.

Podemos recurrir a las plantas medicinales, a las terapias relajantes como el yoga y al ejercicio más intenso, lo cual también nos producirá una relajación posterior.

También podemos probar la terapia con homeopatía y flores de Bach.

3. Cuidar el equilibrio hormonal

Las hormonas pueden modificar nuestra silueta cuando están desequilibradas y causar acumulaciones de grasa en zonas como los muslos, la cintura o el pecho.

Si sufrimos algún trastorno hormonal, como menstruaciones dolorosas o irregulares, o bien quistes, es posible que debamos recurrir a algún tratamiento natural.

Esto también nos ayudará a moldear la figura.

Algunos de los remedios más habituales son:

  • El aceite de onagra
  • La salvia
  • El sauzgatillo
  • El ñame silvestre
  • La maca

4. Combatir la retención de líquidos

La retención de líquidos puede deformar nuestro cuerpo por la acumulación de agua en zonas como las piernas, el vientre o la cara.

Para combatirla seguiremos los siguientes consejos:

  • Reducir el consumo de sal y evitar siempre la sal de mesa. Es mejor la sal marina o sal del Himalaya.
  • Beber agua y jugos caseros de frutas y vegetales a lo largo del día.
  • Tomar infusiones a base de cola de caballo, bardana y diente de león.

5. Tonificar y fortalecer

Tonificar y fortalecer

El ejercicio físico es imprescindible para sustituir la grasa por musculatura y para dar forma a las partes del cuerpo que queramos redondear.

Con el deporte podemos conseguir, por ejemplo, una cadera más ancha o unos glúteos más voluminosos, además de tonificar el cuerpo en general.

El ejercicio más adecuado es el de alta intensidad por intervarlos, como el crossfit

6. No olvidarnos de la postura

Una mala postura puede deformar nuestra columna y nuestro cuerpo en general.

Si tenemos problemas posturales podemos realizar algún tipo de terapia correctora como pilates, antigimnasia, shiatsu, etc., además de prestar atención a cómo nos sentamos, cómo caminamos, cómo nos mantenemos de pie, etc.

Te recomendamos leer: Trucos para mejorar tu postura y evitar el dolor crónico

7. Hacer estiramientos cada día

Los estiramientos nos ayudarán a mejorar la postura y también a potenciar los efectos del deporte que hagamos. Además, si estamos flexibles nos sentiremos con más energía y vitalidad.

Debemos priorizar siempre los estiramientos de espalda o de aquellas partes del cuerpo en las que tengamos molestias o dolores.