Ayudas naturales para la mala circulación

Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
2 febrero, 2018
Para mejorar la circulación, es muy importante evitar el sedentarismo, comer sano y, ante todo, tener en cuenta las indicaciones del médico. 

No podemos disfrutar de una salud óptima si tenemos una mala circulación. Y es que, cuando la sangre no llega de forma adecuada a todos los órganos, sistemas y células, el organismo se resiente.

No hay que olvidar que, gracias al recorrido de la sangre y sus respectivos nutrientes, minerales, calor y oxígeno, los distintos sistemas pueden mantenerse en funcionamiento.

Una buena circulación fomenta el desarrollo celular y el funcionamiento de los órganos. La mala circulación, en cambio, puede afectar la salud de órganos como el cerebro, corazón, hígado, riñones y extremidades.

Cuando los vasos sanguíneos pierden elasticidad, se presentan los problemas de circulación. Entre los factores que encontramos detrás de la mala circulación de la sangre, destacan:

  • Tabaquismo.
  • Sedentarismo.
  • Poca fibra en la dieta.
  • Niveles altos de colesterol.
  • No tomar suficiente agua.
  • Consumir sal y sodio en exceso.

Síntomas de mala circulación

Muchas son las señales que puede enviar nuestro organismo ante la mala circulación. Aunque pudieran asemejarse a otros diagnósticos, es importante que prestes atención a estos síntomas:

  • Fatiga.
  • Edema.
  • Piel seca.
  • Mareos.
  • Celulitis.
  • Dolor de cabeza.
  • Aletargamiento.
  • Pérdida de cabello.
  • Manos y pies fríos.
  • Piernas hinchadas.
  • Calambres nocturnos.
  • Ritmo cardíaco irregular.
  • Sensaciones de hormigueo en determinadas partes del cuerpo.

Te puede interesar: 7 exfoliantes corporales para piel seca

Ayudas naturales para la mala circulación

Mantener una dieta balanceada y, en general, un estilo de vida saludable, influirá positivamente en la salud de nuestro sistema circulatorio. Ahora bien, existen ciertos alimentos en concreto que pueden resultar un buen apoyo. Eso sí, no consisten en una cura como tal, sino en pequeñas ayudas para el buen funcionamiento de nuestro organismo. 

Cúrcuma

curcuma-remedio

Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la cúrcuma la convierten en un condimento fantástico para incluir en las comidas y así para ayudar a mejorar la circulación sanguínea. Esta reduce el proceso de formación de coágulos y la acumulación de placa en las arterias.

Té verde

El té verde es rico en antioxidantes que relajan las arterias y mejoran la circulación. Se asocia con un incremento en los niveles de óxido nítrico y se considera un potente vasodilatador que aumenta el flujo de sangre.

Chocolate

Chocolate-negro

El chocolate negro ayuda a mejorar el flujo de sangre en las piernas, ya que dilata las arterias. Su aporte de cacao ayuda a favorecer el flujo sanguíneo. Come un pequeño pedazo de chocolate negro al día para optimizar la circulación. Asegúrate de escoger el chocolate negro con un mínimo de 70 % de cacao.

Té de jengibre

El jengibre ayuda a que el cuerpo entre rápidamente en calor, lo cual deriva en una buena circulación sanguínea. Se considera que su consumo regular previene los coágulos de sangre y reduce el peligro de enfermedades del corazón y la aterosclerosis.

Descubre: 13 razones para usar jengibre a diario

Recuerda

Un estilo de vida saludable será la clave para combatir la mala circulación. Las ayudas naturales mencionadas pueden incluirse dentro de la dieta, siempre y cuando se tenga presente que no se trata de curas milagrosas, sino un apoyo adicional.

Es importante adoptar un buen plan de ejercicio y mantenerlo a diario. Recuerda que el sedentarismo solo conseguirá agravar los problemas y perjudicar la calidad de vida.