7 tratamientos naturales para la circulación

Para mejorar la circulación, es muy importante evitar el sedentarismo, comer sano y, ante todo, tener en cuenta las indicaciones del médico. 

No podemos disfrutar de una salud óptima si tenemos una mala circulación. Y es que, cuando la sangre no llega de forma adecuada a todos los órganos, sistemas y células, el organismo se resiente.

No hay que olvidar que, gracias al recorrido de la sangre y sus respectivos nutrientes, minerales, calor y oxígeno, los distintos sistemas pueden mantenerse en funcionamiento.

Una buena circulación fomenta el desarrollo celular y el funcionamiento de los órganos. La mala circulación, en cambio, puede afectar la salud de órganos como el cerebro, corazón, hígado, riñones y extremidades.

Cuando los vasos sanguíneos pierden elasticidad, se presentan los problemas de circulación. Entre los factores que encontramos detrás de la mala circulación de la sangre, destacan:

  • Tabaquismo.
  • Sedentarismo.
  • Poca fibra en la dieta.
  • Niveles altos de colesterol.
  • No tomar suficiente agua.
  • Consumir sal y sodio en exceso.

Síntomas de mala circulación

Muchas son las señales que puede enviar nuestro organismo ante la mala circulación. Aunque pudieran asemejarse a otros diagnósticos, es importante que prestes atención a estos síntomas:

  • Fatiga.
  • Edema.
  • Piel seca.
  • Mareos.
  • Celulitis.
  • Dolor de cabeza.
  • Aletargamiento.
  • Pérdida de cabello.
  • Manos y pies fríos.
  • Piernas hinchadas.
  • Calambres nocturnos.
  • Ritmo cardíaco irregular.
  • Sensaciones de hormigueo en determinadas partes del cuerpo.

Te puede interesar: 7 exfoliantes corporales para piel seca

Tratamientos que ayudan de una forma natural

Seguir una dieta sana y practicar actividad física regularmente influyen de forma positiva en nuestra circulación. No obstante, no son los únicos aliados, la medicina natural también aporta ciertos beneficios.

1. Suplemento de cúrcuma

curcuma-remedio

Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la cúrcuma la convierten en un condimento fantástico para ayudar a mejorar la circulación sanguínea. Esta reduce el proceso de formación de coágulos y la acumulación de placa en las arterias.

Ingredientes

  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo (2,5 g).
  • 1 cucharadita de miel (5 g).
  • 1 vaso de leche (250 ml).

Preparación

  • Agrega un cucharadita de cúrcuma en polvo y una pizca de miel en un vaso de leche caliente.
  • Tómala una o dos veces al día.

2. Insumo de cayena

La cayena contiene capsaicina, un compuesto químico que ayuda a aumentar el flujo sanguíneo. Fortalece las arterias y los pilíferos.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 cucharada de melaza (20 g).
  • ½ cucharadita de pimienta de cayena en polvo (2,5 g).
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana orgánico (20 ml).

Preparación

  • Añade la pimienta de cayena en polvo, el vinagre de sidra de manzana y la melaza en el vaso de agua.
  • Mezcla bien y tómala dos veces al día, todos los días.

3. Aceite de coco caliente

Aceite de coco virgen y caliente

El aceite de coco es muy ventajoso para mejorar de la circulación de la sangre. Tiene grasas saludables y triglicéridos de cadena media que calman la inflamación de las arterias.

Consume de dos a tres cucharadas de aceite de coco virgen extra a diario (de 20 a 30 g). También puedes usar el aceite de coco caliente para masajear tus manos y piernas.

4. Infusión de té verde

El té verde es rico en antioxidantes que relajan las arterias y mejoran la circulación. Se asocia con un incremento en los niveles de óxido nítrico y se considera un potente vasodilatador que aumenta el flujo de sangre.

Ingredientes

  • Miel (al gusto).
  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 cucharada de té verde (10 g) o, en su defecto, 1 saquito.

Preparación

  • Añade la cucharada de té verde en una taza de agua caliente y deja que infusione durante 5 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, cuela y añade la miel.
  • Puedes tomar de 2 a 3 tazas al día.

5. Un trozo de chocolate diario

Chocolate-negro

El chocolate negro mejora el flujo de sangre en las piernas, ya que dilata las arterias. Su aporte de cacao ayuda a favorecer el flujo sanguíneo. Come un pequeño pedazo de chocolate negro al día para optimizar la circulación. Asegúrate de escoger el chocolate negro con un mínimo de 70 % de cacao.

6. Té de jengibre

El jengibre ayuda a que el cuerpo entre rápidamente en calor, lo cual deriva en una buena circulación sanguínea. Su consumo regular previene los coágulos de sangre y reduce el peligro de enfermedades del corazón y la aterosclerosis.

Ingredientes

  • Miel (al gusto).
  • 2 vasos de agua (500 ml).
  • 1 cucharada y media de jengibre rallado (15 g).

Preparación

  • Añade el jengibre y el agua en un cazo y lleva a ebullición.
  • Deja que hierva durante 10 minutos y filtra.
  • Añade miel y bebe dos o tres veces al día. También puedes masticar las rodajas de jengibre fresco.

Descubre: 13 razones para usar jengibre a diario

7. Un ajo al día

dientes-ajo

El ajo tiene propiedades antitrombóticas que evitan la formación de coágulos en la sangre y ayudan a mejorar el flujo sanguíneo. Esto se debe a sus contenidos de aliina, así como a sus componentes sulfurosos.

A pesar de que hay opiniones divididas al respecto, muchas personas aseguran que el ajo es un buen alimento para la prevención de la acumulación de placa en las arterias y reducción del riesgo de la aterosclerosis. Fomenta la circulación sanguínea, reduce la presión arterial y previene la agregación de plaquetas en la sangre.

Recuerda

Está claro que no podemos tener una salud adecuada si la distribución de la sangre no llega adecuadamente a todos los órganos, sistemas y células de nuestro cuerpo.

Además de aplicar algunos de estos tratamientos naturales, adopta también un plan de ejercicios y una alimentación equilibrada que complemente sus resultados. No olvides que debes consultar siempre con tu médico antes de recurrir a los remedios naturales para evitar reacciones adversas.