7 trucos para combatir la degeneración macular

Okairy Zuñiga · 18 marzo, 2017 · Última actualización: 5 marzo, 2019 5 marzo, 2019
Aunque no lo relacionemos, prevenir la degeneración macular y proteger nuestra visión debemos cuidar nuestra dieta y evitar hábitos perjudiciales, como el alcohol o el tabaco

No existe un método milagroso para combatir la degeneración macular. Sin embargo, hay algunos hábitos y remedios de origen natural que pueden ayudar a hacerle frente a esta condición. ¿Aún no los conoces? En esta oportunidad queremos repasar algunos de los más destacados.

La degeneración macular se encuentra directamente relacionada con la vejez y es la principal causa de pérdida de la visión en personas mayores de 60 añosEste problema se caracteriza por el deterioro de la agudeza visual central, la cual es necesaria para detallar los objetos.

La importancia de esto se debe a que de esta visión dependen actividades cotidianas como leer o conducirPor suerte, existen diversos trucos para combatir y retardar el avance de esta enfermedad, complementando los consejos médicos.

Los mejores trucos para combatir la degeneración macular

Hasta la fecha no hay una cura para detener la degeneración macular; sin embargo, algunos cuidados y remedios pueden ayudar a disminuir su progresión. Su aplicación puede ayudar a mejorar la función ocular, brindando protección contra los agentes que resultan perjudiciales.

1. Infusión de ginkgo biloba

Té de ginkgo biloba

El ginkgo biloba es un árbol proveniente de China y es conocido también como albaricoque plateado. Se utiliza para combatir los trastornos asociados al envejecimiento y por sus efectos diuréticos y antioxidantes.

Por lo anterior, resulta ideal como complemento para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares o trastornos neurológicos ligados al déficit de circulación sanguínea, y para combatir la degeneración macular. Para aprovechar sus beneficios podemos preparar una infusión.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de hojas secas de ginkgo biloba (10 g)

Preparación

  • Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade la cucharada de ginkgo biloba.
  • Deja que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, retira del fuego, cuela y bebe.

Ver también: Propiedades del Ginkgo Biloba

2. Infusión de arándanos

El arándano es una planta muy antigua y de origen desconocido. Crece de forma silvestre en zonas frescas del hemisferio norte y tiene propiedades astringentes y antidiarreicas

La planta del arándano funciona como hipoglucemiante gracias a la acción de sus antioxidantes. Por ello es útil en el tratamiento de la diabetes tipo II y en la prevención de los trastornos visuales asociados, como la retinopatía diabética.

Además, esta planta es un gran antiséptico y ayuda a prevenir infecciones urinarias. Sus propiedades antioxidantes contribuyen a frenar el estrés oxidativo, minimizando el envejecimiento prematuro. Disfrútala en infusión. 

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de hojas secas de arándano (10 g)

Preparación

  • En una olla calienta el agua.
  • En cuanto hierva, añade 1 cucharada de hojas secas y trituradas de arándanos.
  • Deja que infusione a fuego lento durante 5 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar.
  • Puedes tomarlo 3 veces al día para obtener todos sus beneficios.

3. Agua de ginseng siberiano

Ginseng siberiano

Es una planta perteneciente a la familia de las Araliaceas y se le conoce por ser un excelente remedio natural para mejorar la memoria y combatir la degeneración macular.  Se cree, incluso, que aumenta la longevidad.

No obstante, su uso durante largos periodos de tiempo está contraindicado pues suele provocar insomnio, taquicardia y ansiedad.

Ingredientes

  • 1 litro de agua
  • 1 cucharada de ginseng siberiano (10 g)

Preparación

  • Añade el agua y el ginseng siberiano en una olla y caliéntala. Debes mantenerlo a fuego lento hasta que hierva.
  • Luego, la infusión debe macerar durante 12 horas.
  • Pasado el tiempo indicado cuela e inicia el consumo.
  • Para optimizar sus beneficios puedes tomar 2 a 3 tazas al día por un máximo de 3 meses.

4. No te olvides de las revisiones médicas

Es muy importante acudir al oftalmólogo, al menos, una vez al año, especialmente después de los 50 años. Pero incluso si no has llegado a esta edad, debes acudir al especialista ante los primeros síntomas de la degeneración macular:

  • Dificultad para reconocer caras y ver la televisión.
  • Los objetos suelen percibirse rectos, doblados u ondulados.

5. Cuidado ocular

5 errores en el cuidado de los ojos que puedes estar cometiendo

  • El uso de gafas con protección UV influye directamente en la prevención de la degeneración macular pues los rayos solares son altamente nocivos para la visión.
  • En caso de tener el hábito de realizar lecturas nocturnas o ver televisión es importante usar lámparas que proporcionen una adecuada iluminación.

El avance de la enfermedad puede retrasarse con una correcta higiene ocular.  Quienes utilizan lentes de contacto deben lavarlas con regularidad para evitar que productos contaminantes ingresen en la región ocular y nunca debes irse a dormir sin retirarlos antes.

Te recomendamos leer: 7 alimentos que mejoran tu salud ocular

6. Cuidado personal

  • La prevención de esta enfermedad incluye limitar o evitar hábitos el alcohol o tabaco.
  • También es importante llevar una vida sana practicando actividad física complementada con una dieta balanceada, pues el sobrepeso incide en la aparición de la degeneración macular.
  • El sobrepeso también contribuye en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes tipo II o la hipertensión arterial.

7. Nutrición para combatir la degeneración macular

La dieta para las personas que buscan combatir la degeneración macular debe ser rica en los siguientes nutrientes:

  • Zinc. Puede encontrarse en el maní, chocolate, cacao en polvo, cordero y ostras.
  • Vitamina C. Presente en el kiwi, espinaca, tomates, guayaba, toronja, pimientos verdes y coles de Bruselas.
  • Vitamina E. Se encuentra en los aceites vegetales, como los aceites de germen de trigo, girasol y soja, además de las espinacas y el brócoli.
  • Beta-caroteno, que está presente en el pimiento rojo, la patata dulce y la calabaza.
  • Luteína y zeaxantina. Pueden encontrarse en espinacas, nabos, coles, guisantes verdes, maíz, brócoli, lechuga y huevos.

La degeneración macular no implica forzosamente la ceguera

Aunque llevar una vida sana es vital para prevenir esta enfermedad, es importante aclarar que padecerla no implica una pérdida de visión absoluta.

Aunque sí se presenta un deterioro en la visión y afecta las actividades cotidianas básicas como leer o conducir, con la ayuda de medicamentos, terapias y los cambios en la dieta y estilo de vida puedes continuar tu vida sin enfrentar mayores obstáculos.

  • Coleman, H. R., Chan, C. C., Ferris, F. L., & Chew, E. Y. (2008). Age-related macular degeneration. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(08)61759-6
  • Dziwenka, M., & Coppock, R. W. (2016). Ginkgo biloba. In Nutraceuticals: Efficacy, Safety and Toxicity. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-802147-7.00049-8
  • Norberto, S., Silva, S., Meireles, M., Faria, A., Pintado, M., & Calhau, C. (2013). Blueberry anthocyanins in health promotion: A metabolic overview. Journal of Functional Foods. https://doi.org/10.1016/j.jff.2013.08.015
  • Cicero, A. F. G., Derosa, G., Brillante, R., Bernardi, R., Nascetti, S., & Gaddi, A. (2004). Effects of Siberian ginseng (Eleutherococcus senticosus Maxim.) on elderly quality of life: A randomized clinical trial. Archives of Gerontology and Geriatrics. https://doi.org/10.1016/j.archger.2004.04.012
  • Curcio, C. A., Medeiros, N. E., & Millican, C. L. (1996). Photoreceptor loss in age-related macular degeneration. Investigative Ophthalmology and Visual Science. https://doi.org/10.1021/ja00197a033
  • Sajilata, M. G., Singhal, R. S., & Kamat, M. Y. (2008). Pigment Zeaxanthin — A Review. Comprehensive Reviews In Food Science And Food Safety. https://doi.org/10.1111/j.1541-4337.2007.00028.x
  • Johnson, E. J. (2014). Role of lutein and zeaxanthin in visual and cognitive function throughout the lifespan. Nutrition Reviews. https://doi.org/10.1111/nure.12133