7 trucos para quitar el óxido con ingredientes caseros

Katherine Flórez 2 mayo, 2016
Si bien todos son igual de prácticos para eliminar el óxido, según el tiempo del que dispongas o lo oxidado que esté el objeto, puedes optar por uno u otro remedio de los que aquí te presentamos.

Es común que algunas piezas de metal comiencen a oxidarse conforme pasa el tiempo. Su uso continuo, la exposición a la humedad y la falta de cuidados hacen que poco a poco se deterioren y reduzcan su vida útil. ¿Cómo podemos hacer para quitar el óxido?

En términos generales, el moho u óxido es el resultado de la oxidación que sufre el hierro cuando hace contacto con el agua. Esto genera un daño notable en la pieza y, algunas veces, hay personas que pueden sufrir una serie de reacciones alérgicas al hacer contacto.

Por suerte, no es necesario desecharlas, ya que algunos trucos nos permiten limpiarlas para quitarles esta sustancia y dejarlas como nuevas. En primer lugar, es importante identificar su presencia en los objetos de la casa; cuanto más rápido se elimine, menos oportunidad tendrá de extenderse y corroer toda la pieza.

Si comprobaste este problema, intenta probar con algunos métodos caseros antes de recurrir a los productos químicos que venden en el mercado. En este artículo, te compartimos los siete más efectivos para que los pongas en práctica con todos los objetos que sea necesario. ¡Toma nota!

Ingredientes caseros para quitar el óxido

1. Bicarbonato de sodio

bicarbonato

El bicarbonato de sodio es uno de los mejores productos para limpiar muchos de los elementos de nuestro hogar. Sus cualidades antimicrobianas y abrasivas ayudan a quitar el óxido mientras se recupera el estado normal de la pieza metálica.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un poco de bicarbonato de sodio con agua y aplícalo sobre los objetos dañados por la oxidación.
  • Frótalo con un cepillo de dientes, o bien, con una esponja que no lo vaya a rayar.

Lee también: 7 formas de utilizar bicarbonato de sodio como remedio natural

2. Vinagre de manzana

Los ácidos del vinagre de manzana actúan de forma eficaz contra el moho que se va acumulando en las piezas de hierro. Su aplicación es muy sencilla:

  • Vierte vinagre de manzana en un recipiente, y asegúrate de cubrir el objeto que quieres limpiar.
  • Déjalo en remojo toda la noche y, al día siguiente, frótalo con la ayuda de un cepillo o una esponja abrasiva.
  • Si notas que la herrumbre continúa incrustada, déjalo en remojo un par de noches más.

3. Limón

Limón y bicarbonato de sodio

El ácido cítrico del limón y sus aceites esenciales sirven para quitar el óxido y las manchas que este genera, incluso en la ropa. A continuación, las instrucciones para sacarle rédito:

  • Rocía un poco de sal sobre la zona que desees tratar y frótale una buena cantidad de jugo de limón.
  • Si se trata de una prenda, sumérgela en un cubo con abundante agua caliente y rodajas de limón fresco.

4. Melaza

La melaza es ese extracto de la caña de azúcar, que suele utilizarse para endulzar y elaborar varios remedios naturales. Si deseas usarla para quitar el óxido, sigue estos pasos:

  • Disuelve un cuarto de taza de melaza (85 g) en dos litros de agua.
  • Remoja el objeto toda la noche y lávalo al día siguiente.
  • Repite el mismo proceso si el óxido no desaparece con la primera aplicación.

5. Patata cruda

Patata cruda

El ácido oxálico que contiene la patata es un agente muy eficaz en la eliminación del moho. Su aplicación sobre los objetos o prendas dañadas ayuda a repararlas casi de inmediato. El modo de uso es el siguiente:

  • Pela una patata, rállala bien y frótala sobre las zonas afectadas.
  • Si quieres mejores resultados, puedes potenciar sus efectos con un poco de bicarbonato de sodio o vinagre.

6. Fuego

Algunos objetos metálicos se pueden someter a altas temperaturas sin que eso los deforme o les genere daños.Si es el caso de tus elementos oxidados, prueba este método de calentamiento para restaurarlos.

  • Tras asegurarte de que tu objeto no tiene piezas plásticas o pinturas inflamables, somételo al calor hasta que esté casi rojo.
  • Al sacarlo, dale unos golpes sobre un objeto contundente o una herramienta que no le cambie su forma.
  • Mantén las manos protegidas para no correr el riesgo de sufrir quemaduras.

Te puede interesar: Conoce la manera más sencilla de quitar manchas de sudor de la ropa blanca

7. Papel de aluminio

Usos-del-papel-aluminio

Un simple trozo de papel de aluminio puede ser útil para quitar el óxido de muchos elementos de hierro o acero. Si intentas con este truco, sigue las siguientes indicaciones:

  • Corta en varios trozos el papel de aluminio, más o menos de tres centímetros cuadrados, y sumérgelos en agua.
  • Frota el papel de aluminio sobre el hierro oxidado y cámbialo cada que sea necesario.
  • Desde el primer momento, notarás que el moho se reduce y el objeto recupera su brillo.

Como puedes notar, no tienes que recurrir a productos químicos costosos y perjudiciales para decirle adiós a este molesto problema. Prueba los trucos aquí citados y sé más amigable con el ambiente al reparar los objetos de tu casa.

Te puede gustar